Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Política y activismo » Exitosa Marcha del Orgullo LGTB por las calles de Cordoba

Exitosa Marcha del Orgullo LGTB por las calles de Cordoba

Cordoba – (Dia a Dia)

 

cba1.JPG

 

“Puto el que lee esto”, tituló alguna vez Roberto Fontanarrosa, con el objetivo único de “desafiar al lector y comprometerlo”. Y para entender lo que ocurrió ayer en las calles de centro, para comprender el tremendo desafío que lanzaron al aire más de 600 personas, es necesario estar profundamente comprometido: con la tolerancia, con el respeto al otro y con el amor, en cualquiera de las formas que se presente. 

Minutos después de las 17, eran más de 600 las personas reunidas en el Parque Las Heras, listas para integrar la marcha por el Orgullo de la Diversidad Sexual. Diferentes  entre sí, con distintos gustos, pero unidos por la necesidad de hacer visibles sus amores, sus alegrías y sus reclamos. Lesbianas, travestis, transexuales, bisexuales y homosexuales marcharon hasta la Plaza de la Intendencia bailando, riendo, exigiendo que se los mire y que se los escuche: porque existen.

“Salimos a la calle para celebrar que somos personas, que existimos, que somos diferentes. Ni enfermos ni pervertidos, diferentes”, explicó con catedrática parsimonia Fabiana Tron, activista lésbica, enfundada en una remera estampada con la frase “Potencia Tortillera”.

La colorida multitud marchó por la avenida General Paz, encolumnada detrás de banderas que rezaban “Casamiento Civil y Adopción Plena” y “Aprobación de la Ley de Identidad de Género”.

 

cba3.JPG

 

La movilización contó con su propia fuerza de seguridad: dos travestis y un gay que detenían el tránsito enfundados en micro uniformes de la Policía de Córdoba, quienes se robaron todas las miradas, los flashes y los bocinazos de los taxistas alborotados, y fueron saludados amablemente por los verdaderos uniformados. Mientras otros manifestantes cortan rutas o destrozan la ciudad, ellos bailan y saludan, dando una lección de civismo.

Marcharon desafiantes para que los veamos,  para que sepamos que merecen tener los mismos derechos que los demás, que quieren casarse, que les corresponde heredar y compartir el beneficio de una obra social, que desean que su documento de identidad refleje su verdadera identidad, que necesitan caminar por la calle de la mano de la persona que eligen, o salir vestidos como mejor se sientan, sin que la Policía los reprima y la “gente bien” los mire mal. Marcharon para comprometernos.

La realidad de estos manifestantes está plagada de adversidades, pero su futuro es prometedor. Una reciente encuesta nacional, encargada por la Presidencia de Nación y realizada por la consultora Analogías, asegura que el respaldo de los cordobeses a la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo es del 60 por ciento, mientras que a nivel nacional el consenso es del 66%, una diferencia exigua para la sociedad conservadora que parecemos ser.

Varios señores vestidos de señoras sacudían sus polleras al ritmo de las palmas y los redoblantes batuqueros cuando, de repente, una madre con sus dos hijitas de la mano atravesaron la colorida multitud. Teresita González explicó: “Paré el auto para enseñarles a mis hijas, de 7 y 11 años, que nunca hay que discriminar a nadie”. El futuro puede ser diferente.

 

 

Noticias Relacionada

El orgullo gay marchó por La Plata Jornada por la Integración y La Diversidad en San Luis

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment