Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Latinoamérica » Argentina » Diez parejas que irán a la justicia

Diez parejas que irán a la justicia

Por Bruno Bimbi – (Critica)

En España sí. Daniel Lavella y Marcelo Cantó quieren que su matrimonio sea reconocido en Argentina.

“Nos queremos casar porque queremos festejar nuestro amor, porque somos tradicionales y porque queremos compartir nuestra vida y nuestros derechos. Por todo eso, vamos a presentar un amparo”, dice Vanesa Ferrario, 28 años, productora de medios audiovisuales. Hace cuatro años y medio conoció a Lis Tealdi –la misma edad, cocinera profesional–, se enamoraron y en seis meses ya estaban viviendo bajo el mismo techo, en Córdoba capital.

A pesar del revés de la suspensión del casamiento entre Alex Freyre y José María Di Bello, Vanesa y Lis están dispuestas a acudir a la Justicia para reclamar su derecho al matrimonio civil. No son las únicas.

Marcelo y Miguel son pareja hace trece años y viven en Río Turbio, Santa Cruz. Miguel es docente y Marcelo trabaja como administrativo en una escuela. “Éste es un pueblo pequeño. La mayoría de nuestros amigos son heterosexuales, pero casi todo el pueblo sabe que somos una pareja de hombres. Eso no nos impide vivir con tranquilidad, somos muy respetados, quizá gracias a que vivimos sin ocultarnos”, explica Marcelo. Y agrega: “Estar casados nos permitiría proteger la pareja en situaciones en las que, de otro modo, estaríamos desamparados. Queremos tener los mismos derechos que el resto de los ciudadanos”.

En el barrio porteño de San Cristóbal, Sergio García, 45 años, y Raúl Nadich, 62, llevan siete años en pareja y en 2006 hicieron la unión civil, pero saben que con eso no alcanza. “Yo tengo tres hijos biológicos, de modo que sólo podría dejarle a Raúl el 20% de mis bienes”, explica Sergio, empleado ferroviario. Raúl es asistente gerontológico. “Vamos a presentar nuestro amparo”, aseguran.

Norma Castillo, 67 años, presidenta del primer Centro de Jubilados para Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans de la Argentina, reclamará a la justicia su derecho a casarse con quien desde hace 30 años es su mujer, Ramona Arévalo. Cuando hicieron la unión civil, todo el barrio de Parque Chas las acompañó al Registro Civil. Fue una fiesta inolvidable. Ahora quieren casarse con todas las de la ley.

Daniel Lavella y Marcelo Cantó llevan juntos siete años y están legalmente casados desde hace tres. Viven en España, donde el matrimonio gay es legal desde 2005, pero quieren pedir que su matrimonio sea reconocido en la Argentina. “Tenemos bienes y una empresa allí, que quedarían protegidos para la pareja con el reconocimiento de nuestro matrimonio”, explica Marcelo.

Cintia Pili, travesti, 34 años, no puede casarse con su novio, Diego Luna, ya que el Registro Civil la considera un hombre. Cintia es de Balcarce, Buenos Aires, y hace ocho años que convive con Diego. “Con mucho sacrificio nos compramos nuestra casa y somos muy felices. Queremos casarnos, más allá de que un papel no diferencia nuestro amor, porque nos importa tener el mismo derecho que todas las personas de este país, compartir la obra social y que el día que falte alguno de los dos, el otro no quede en la calle”, explica.

Julio y Juan, 18 años ambos, no viven juntos, pero hace un año que son pareja. Julio está terminando la secundaria y Juan está en el CBC. “A veces nos imaginamos cómo sería nuestro casamiento y nos gusta la idea de que todas las parejas presentemos amparos. Es simple, nos amamos y no vemos por qué nos niegan un derecho que cualquier persona debe tener: es discriminatorio”, dice Julio.

Javier Ulloa, de 20, y Roberto Suárez, de 23, son pareja hace un año y medio. Viven en Santiago del Estero. Javier es profesor de inglés; Roberto estudia diseño gráfico. La idea de casarse ya está en sus planes: “Es algo que soñamos hace rato y el Estado tiene la obligación de darnos el marco legal para que podamos hacerlo”, explican.

En Rosario, Martín Peretti Scioli, 36 años, y Oscar Marvich, 32, ya presentaron su recurso de amparo para casarse. Lo hicieron en febrero del año pasado, pero el fallo de primera instancia fue en contra. Ahora esperan que la Cámara se pronuncie y de ser necesario llegarán hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Martín es diseñador gráfico y dirige el portal AG Magazine. Oscar es contador público y trabaja en una pyme.

Vecinas de Villa Mercedes, San Luis, Mariela y Elena conviven hace siete años. Mariela, 32 años, es abogada; Elena, 33, es periodista. “Trabajamos, pagamos impuestos y cumplimos con la sociedad como cualquier otro. No gozar de los mismos derechos nos coloca en una situación de inferioridad”, dice Elena.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment