Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Ricky Martin alza su voz contra los crímenes de odio

Ricky Martin alza su voz contra los crímenes de odio

San Jose – (Primera Hora)

Ricky Martin contra los crimenes de odio

Ricky Martin, luchando contra los crímenes de odio

El cantante puertorriqueño Ricky Martin hizo un llamado a aceptar la diversidad de los seres humanos para, entre otras cosas, poner fin a los crímenes de odio.

La aspiración máxima, al aniquilar la discriminación por raza, género, nacionalidad, religión, etnia, discapacidad, orientación sexual o afiliación política, es lograr la paz, según contó Martin en la columna titulada Aceptar publicada hoy, sábado, en el periódico El Nuevo Día.

En su escrito, el cantante plantea su necesidad de “gritar” la importancia de aceptar a los demás como son y denunciar las injusticias. Ahora que es padre de los gemelos Valentino y Mateo, y por el trabajo que realiza en su Fundación Ricky Martin, está más conectado con las causas que procuran el respeto entre las personas y la igualdad.

“En estas semanas he leído en la prensa muchos artículos que me estremecieron y desafortunadamente se trata de hechos que suceden en todas partes del mundo y en repetidas ocasiones. Hablo de la discriminación ya sea por raza, género, nacionalidad, religión, etnia, discapacidad, orientación sexual o afiliación política. Me parece imposible creer que finalizando la primera década del siglo XXI sigamos lidiando con escenarios tan violentos provocados por la falta de respeto hacia los derechos de los demás a ser diferentes. Como seres  humanos  a veces nos resulta más fácil ignorar el dolor y decir: ‘Esto no tiene que ver con nosotros’, pero hoy siento que es imposible”, manifestó Martin.

El artista boricua enfocó de inmediato en uno de los resultados más violentos de la discriminación: los crímenes de odio.

“Las muertes de James Byrd, como la de Matthew Shepard, Jorge Steven López, Marcelo Lucero y Luis Ramírez, entre tantas otras víctimas de crímenes violentos ‘de odio’ deben ser inaceptables para todos los seres humanos; porque todos somos seres humanos”, señaló.

James Byrd y Matthew Shepard, como el puertorriqueño Jorge Steven López, fueron asesinados por ser homosexuales, mientras los mexicanos Marcelo Lucero y Luis Ramírez encontraron la muerte a causa de su nacionalidad.

Los primeros dos casos provocaron legislación. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó el pasado 28 de octubre el “Matthew Shepard and James Byrd Jr. Hate Crimes Prevention Act”, que persigue que los estados cumplan con su deber de investigar crímenes que aparentan estar motivados por odio contra algún marginado.

Entonces, Ricky Martin urgió a aceptar, más que a tolerar, la diversidad de los seres humanos.

“Está en nosotros cambiar el paradigma, por eso cuando escucho como algunos medios se aferran a la palabra ‘tolerancia’ cuando se trata de casos como éstos, me pregunto por qué, en lugar de hablar de que ‘necesitamos tolerar la diversidad’ no decimos ‘necesitamos aceptar la diversidad’. Aceptar la diversidad es el primer y más importante paso que podemos tomar para eliminar los crímenes de odio y para unir la Humanidad. Si aceptamos, la Humanidad se une. Y si la Humanidad se une, la igualdad de los derechos humanos se convierte en realidad. Si la igualdad de los derechos humanos se vuelve una realidad, la paz está a nuestro alcance”, puntualizó.

Aceptar*

Como defensor y activista de los derechos humanos, he sido  testigo de innumerables milagros y he visto la extraordinaria capacidad que tenemos los seres humanos de cicatrizar. He visto tanto a gobernantes como a ciudadanos privados  intentando cambiar políticas públicas y enfrentando batallas de amor que desembocan en acciones positivas para nuestra sociedad.

También he visto  cómo niños y niñas en distintas  partes del mundo han podido librarse de las garras de la esclavitud de una nueva era, estampas de sufrimiento que me arrebataron la inocencia, pese a querer  aferrarme a ella.

Pero esos momentos de desconexión fueron hace muchos años y gracias al trabajo que hago con mi fundación, tengo la fortuna de poder decir que he reconectado con ese “niño” que existe dentro de mí y continúo aprendiendo de él, ahora más que nunca, cuando tengo la dicha de ser padre de dos criaturas a quienes espero criar enseñándoles que en el amor y el respeto se cimienta el futuro de la Humanidad.

Y aunque ando  siempre por la vida  intentado aferrarme  a las cosas positivas que ésta me regala y hago todo lo que puedo para mantener una actitud optimista, hay momentos en que tengo que reaccionar. Llámenme romántico o persona no realista. Tal vez se trata de un mecanismo de defensa. O quizás se debe a que  soy alguien que quiere romper con la cadena de pensamientos destructivos que tanto poder otorga a  lo negativo y fácilmente envenenan el alma. En estas semanas he leído en la prensa muchos artículos que me estremecieron y desafortunadamente se trata de hechos que suceden en todas partes del mundo y en repetidas ocasiones.

Hablo de la discriminación ya sea por raza, género, nacionalidad, religión, etnia, discapacidad, orientación sexual o afiliación política. Me parece imposible creer que finalizando la primera década del siglo XXI sigamos lidiando con escenarios tan violentos provocados por la falta de respeto hacia los derechos de los demás a ser diferentes. Como seres  humanos  a veces nos resulta más fácil ignorar el dolor y decir: “Esto no tiene que ver con nosotros,” pero hoy siento que es imposible.

Por eso les escribo, porque una de las cosas más importantes que he aprendido, es gritar al mundo y hacerlos conscientes para enfrentar las injusticias. Como  defensor de los derechos humanos, mi meta es ayudar en la búsqueda de soluciones a esas injusticias por lo que les pregunto:  “¿Qué pasa, mi mundo? Y estoy seguro de que cada quien tiene su propia respuesta; pero al final, la respuesta colectiva parece dirigirse a lo mismo: “Queremos la paz”. Porque cuando creemos en la paz no hay espacio para la complacencia.

Las muertes de James Byrd, como la de Matthew Shepard, Jorge Steven López, Marcelo Lucero y Luis Ramírez, entre tantas otras víctimas de crímenes violentos “de odio” deben ser inaceptables para todos los seres humanos; porque todos somos seres humanos. Está en nosotros cambiar el paradigma, por eso cuando escucho como algunos medios se aferran a la palabra “tolerancia” cuando se trata de casos como éstos, me pregunto por qué, en lugar de hablar de que “necesitamos tolerar la diversidad” no decimos “necesitamos aceptar la diversidad”.

Una de las definiciones de tolerancia es “la capacidad para sobrellevar el dolor y las dificultades”. Otra es “el acto de permitir que algo suceda”. Para mí ninguna de estas definiciones incluye la aceptación.

Qué creen entonces, si en vez de decir: “necesitamos tolerar la diversidad” decimos, “necesitamos aceptar la diversidad”.

Aceptar la diversidad es el primer y más importante paso que podemos tomar para eliminar los crímenes de odio y para unir la Humanidad.

Si aceptamos, la Humanidad se une. Y si la Humanidad se une, la igualdad de los derechos humanos se convierte en realidad. Si la igualdad de los derechos humanos se vuelve una realidad, la paz está a nuestro alcance.

* Ricky Martin (Activista de derechos humanos y cantante)

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment