Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Internacional » Norteamérica » Pionero en matrimonios gay quiere tener la primera boda en Washington D.C.

Pionero en matrimonios gay quiere tener la primera boda en Washington D.C.

Washington – (AP)

Craig Dean se casó con su novio Patrick Gill en 1993

Craig Dean se casó con su novio Patrick Gill en 1993 acompañado por miles de personas y otras parejas gay en Washington D.C., la ciudad a la que demandó después de que les negó una licencia de matrimonio legal.

Dean, de entonces 29 años, y Gill, de 26, se convirtieron en celebridades con su demanda contra la ciudad. Los entrevistaron en CNN y en el diario Washington Post, e incluso Oprah Winfrey los invitó a su programa.

Después de cinco años en juicio perdieron su demanda. Pero el mes pasado las cosas cambiaron en Washington y aquello que se les negó está a punto de convertirse en ley: los matrimonios entre homosexuales.

Dean, vive ahora en Carolina del Sur y dirige una agencia de talento para oradores gays y lesbianas. Lloró cuando leyó las noticias.

“Me deben mi licencia de matrimonio”, dijo.

La ley debe ser revisada en el Congreso, que tiene la última decisión sobre las leyes en el distrito. Pero lo más probable es que los legisladores no intervengan, así que las parejas homosexuales podrán casarse en Washington para marzo. Este será el sexto lugar en el país donde los matrimonios gay sean permitidos. Dean, a pesar de los tristes recuerdos de la derrota en su caso, quiere ser el primero en ejercer su derecho.

En 1990 Dean se acababa de graduar de la facultad de derecho en la Universidad de Georgetown cuando pidió su licencia para casarse con Gill, que trabajaba en el departamento de caballeros de la tienda Macy’s vendiendo plumas y sombrillas.

Tan sólo el hecho de pedir la licencia hizo que muchos grupos gay se molestaran. Algunos pensaban que la pareja pedía demasiado y tenían miedo a ser reprimidos. El director ejecutivo de Lambda Legal Defense Fund Tom Stoddard dijo entonces que Washington era “posiblemente la peor jurisdicción en el país” para tratar de legalizar el matrimonio entre las parejas del mismo sexo. Stoddard, que fue un importante defensor de la causa murió de sida en 1997.

Dean estaba convencido de que no había absolutamente nada en la ley que prohibiera los matrimonios entre homosexuales. La demanda de la pareja contra la ciudad duró cinco años y al final un panel de tres jueces de la Cortede Apelaciones de D.C. dictó que no podían casarse. Las leyes de la ciudad nunca estuvieron destinadas a permitir que las parejas homosexuales se casen, escribió el juez John Ferren, que todavía trabaja en la corte.

Para Dean, la derrota fue personal, para su novio fue devastadora. Gill tenía sida y la presión del caso afectó su salud dijo Dean.

“Realmente se sostenía con las esperanzas de que pudiéramos ganar”, dijo Dean. “Después de que perdimos se dejó ir”.

Gill murió en junio de 1997 dos años después del fallo en su contra.

“Si se volvió legal o no, era mi esposo”, dijo Dean. “Ante todo eso era un matrimonio por la forma en la que vivimos nuestras vidas”.

Dean conoció a su pareja actual, John Blevins, hace unos meses en una cita a ciegas. En Navidad, Blevins puso un anillo en la media de Dean y le preguntó “¿Me harías el honor de casarte conmigo?”.

“Sí acepto”, dijo Dean, siempre y cuando sea una boda legal en Washington.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment