Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » La Vendimia Gay coronó a su reina y a su rey

La Vendimia Gay coronó a su reina y a su rey

Mendoza – (Los Andes)

La Vendimia Gay se llenó de color, brillo y mucha música

El ya tradicional festejo coronó anoche en el Bustelo a su reina y a su rey. El guión no convenció, pero los artistas en escena y una banda tributo a Queen se llevaron los aplausos.

La Fiesta Nacional de la Vendimia Gay, denominada “Vendimia para todos”, tuvo su décima quinta edición esta madrugada. Más de 4000 personas se dieron cita en el auditorio Ángel Bustelo para festejar, bailar y divertirse en una noche cargada de color y música.

Con la producción general de Gabriel Canci, el espectáculo fue también la excusa para elegir a la nueva Reina Nacional de la Vendimia Gay, título que recayó en Camila Sáez, una alta morocha de 29 años. Pero Camila I no reinará sola en esta oportunidad, ya que, por primera vez, se consagró al Rey. Leandro Fiore (23), rubio de ojos marrones, fue el favorito del jurado.

El inicio

Desde muy temprano la gente se fue acercando al Bustelo. Las colas para entrar al lugar eran largas (las entradas costaron $60 las generales y $150 el vip, si se adquirían anticipadas) y sorprendió ver la gran cantidad de matrimonios de todas las edades que quisieron formar parte de esta nueva edición de la Fiesta Gay.

Así, cuando el reloj marcaba las 12 (el inicio estaba planteado para una hora antes) salió a escena Dios Salve a la Reina, una de las mejores bandas tributo a Queen. Con un repertorio con los mejores hits de la banda británica, entre los que destacaron “A kind of magic”, “Somebody to love” y “Radio Ga Ga”, este grupo rosarino puso a bailar hasta a los más tímidos, siendo de lo mejor de la noche.

Casi 45 minutos duró el concierto de Dios salve a la Reina y fue el momento para que la Turca (travesti mendocino) y el notero del programa porteño “Intrusos”, Daniel Ambrosino, dieran la bienvenida al público y presentara a las 12 candidatas (todas travestis) y a los 7 postulantes al trono vendimial gay.

Los desfiles

Como un concurso de “misses o misters”, tanto chicas como chicos hicieron gritar a la audiencia en la primera pasada que fue en trajes de baños. Para ellas, las mallas fueron enterizas de diferentes colores y cada candidata demostró un gran dominio de la pasarela.
Para ellos, el vestuario fue más sugestivo ya que sólo los acompañó un pantaloncito tipo boxer de color plateado.

El segundo desfile ya mostró a los candidatos a ambos títulos con trajes de noches. Las chicas lucieron envidiables cuerpos- “que lomo tienen algunas”, se pudo escuchar de parte de algunas mujeres en las tribunas- enfundados en ajustadísimos vestidos de color rojo. Los varones lucieron elegantes smokings que hicieron suspirar a mujeres y varones.

El guión “vendimial”

Cuando las agujas del reloj marcaron la 1.25 de la madrugada, dio inicio el espectáculo que contó con la actuación de más de 120 artistas en escena. Éstos- junto con el vestuario y la técnología de última generación- fueron lo más destacado de la historia que se recreó sobre el escenario, ya que la misma no contó con un hilo conductor y la gente no entendió bien lo que se quiso representar.

El guión tuvo como protagonista a un peregrino sin destino alguno, sin ninguna razón en la vida que de repente ve un arco iris (signo de la bandera que representa a la comunidad gay). Los colores de este le dieron algún tipo de esperanza, pero a los pocos segundos se desvanecieron.
A partir de allí y para encontrar de nuevo una luz que le diera sentido a su vida, el peregrino fue pasando por diferentes lugares, culturas y se fue encontrando también con varios personajes.

Un faraón (que le ofrecía riquezas y poder), un indio, el propio Gabriel Canci actuando, cantando y tratando de persuadir al confundido caminante de que los celos son malos, fueron las excusas perfectas para que los artistas recrearan bailes de tango, musicales de Broadway, música española y electrónica, y un homenaje a Michael Jackson.

Una vez que el peregrino creyó encontrar su destino (en Mendoza y con el trabajo de la tierra), volvió a caer en la desesperación porque tres brujas destruyeron su felicidad- como el granizo cuando afecta a las cosechas- y para levantarse, la voz en off sugirió: “tengo que escuchar a mis mayores”. Ante esta frase y la sorpresa del público presente, se empezó a entonar el Himno Nacional Argentino y apareció en escena un actor representando al General San Martín, en clara alusión a los festejos del Bicentenario.

Después de mucho andar, el protagonista encontró la luz blanca que representaba el porvenir y la felicidad que tanto quería.

La elección

No fue del todo organizado este momento de la “Vendimia para todos” ya que en el mismo voto, el jurado tenía que dejar su impronta tanto por la Reina como por el Rey. De esta forma la conductora de la noche cantaba de una manera poco entendible los sufragios (además sin la presencia de las chicas y chicos candidatos en el escenario).

Terminado el recuento, el segundo lugar entre las chicas quedó para una de las más ovacionadas del público que fue la candidata número 1, Valeria Licciardi. En tanto la nueva majestad fue coronada por la Reina Nacional de la Vendimia oficial 2009, Candela Carrasco.

El segundo lugar entre los varones fue para el chico que llevaba el número 6, Gabriel Ariza, que fue quien más hizo suspirar a la platea femenina y masculina.

La noche la cerró el DJ Zeta Bossio, que hizó vibrar con su música a quienes se quedaron a bailar.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment