Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Suplementos » Espectaculos » Adiós al actor porno gay Chad Noel

Adiós al actor porno gay Chad Noel

Por Ariel Alvarez – (SOY)

Chad Noel

La reciente muerte del actor porno gay Chad Noel reflota la intensa batalla que mantienen desde hace años la millonaria industria del cine XXX con los organismos de salud de los Estados Unidos por el uso de preservativos en los rodajes.

Sabemos por su obituario que tenía 25 años, que era adoptado, que con su sonrisa era capaz de lograr lo que sea, que era el mejor compañero que uno podía tener en la secundaria, y que se llamaba Chad Eli Noel.

Por su carrera sabemos que era una estrella del cine porno, que según el film también se llamaba Donny Precio, Kyle Young o Craven Cox, que el barebacking era lo suyo, y que su belleza era del tipo twink (palabra en inglés que define al joven que transita sus primeros 20, y que tienen poco o nada de vello corporal). Su muerte, el pasado 17 de marzo, a causa de complicaciones relacionadas con el VIH, es otro de los episodios ocurridos en los últimos años que pone nuevamente en el centro de la controversia a la industria del entretenimiento para adultos.

Chad Noel era nativo de la ciudad de Laramie, Wyoming (Estados Unidos) y saltó rápidamente a la fama dentro del cine hardcore cuando en el año 2004 protagonizó para los estudios Cobra la película Every Poolboy’s Dream, junto al por aquel entonces menor de edad Brent Corrigan. El se estrenó el mismo año en que la actriz Lara Roxx daba a conocer que había contraído VIH y culpaba a las normas sanitarias de la industria del porno por no garantizar su seguridad. Fue el momento más agitado de la batalla entre los legisladores del estado de California y la industria triple X. Los organismos de Salud Pública, temerosos de que se “desatara un contagio masivo”, apuntaban contra el barebacking (literalmente: montar a pelo), un eufemismo que define a las prácticas sexuales en las que no se utiliza preservativo. Se pretendía un mayor control por parte del Estado sobre la industria, y se llegó al punto de prohibir las producciones de este tipo durante 60 días. La industria pornográfica por su parte hablaba de libertad de empresa y de expresión, y manifestaba tener los sistemas de control adecuados como para no necesitar de la intervención estatal.

Desde entonces no se registraron más casos de VIH positivo entre los trabajadores del porno hasta que el año pasado la Fundación de Salud Médica de la Industria para Adultos (Aimhf) reportó el contagio de una actriz, sin revelar su identidad ni la de su empleador. Cada mes, alrededor de 1200 actores y actrices concurren a esta Fundación para realizarse las pruebas y obtener el certificado que les permite seguir trabajando. Luego de la noticia del nuevo contagio, el Departamento de Salud y Seguridad Ocupacional de California comenzó una investigación, acusando al centro médico de ocultar otros casos de VIH positivo. El objetivo era determinar si la Aimhf estaba violando las leyes de salud estatal.

Mientras todo esto ocurría, Chad seguía con su ascendente carrera en los estudios Helix (una productora de videos porno-twink que se dedica exclusivamente a filmar películas en las cuales no se utiliza preservativo), y allí realizó sus últimos trabajos. Como tantos otros actores y actrices, Chad usó este tipo particular de películas (muy exitosas, por cierto) como una especie de atajo para llegar rápidamente al reconocimiento del público. Y es que no existe oferta sin demanda y es por eso que los films barebacking son los que en estos momentos más dinero dejan a la industria estadounidense de películas pornográficas. Una industria que produce hasta 12 mil millones de dólares por año. Una industria que, pese a que asegura tener todo bajo control, paga el doble del cachet a los actores y actrices debido al “riesgo que corren al filmar este tipo de producciones”. Si bien es obvio que no se puede afirmar que por su trabajo fue que Chad Noel contrajo la enfermedad, su muerte es el último capítulo de un debate en curso sobre el barebacking, no sólo el que vemos en las películas sino también el que se práctica en la vida real.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment