Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Latinoamérica » Argentina » Auspiciosa mejoría de niño que nació intersexual

Auspiciosa mejoría de niño que nació intersexual

Villa María – (El Diario de Villa Maria)

Tiene 2 años y no coincidía su sexo genital con el cromosómico y psicológico. La intervención quirúrgica duró cinco horas y los médicos no percibieron dinero por su trabajo

Pablo Lucarelli ya realizó varias intervenciones quirúrgicas de similar trascendencia. En la otra foto Guillermo Abramián, quien puso a disposición la Clínica de Especialidades

Un bebé que nació intersexual fue intervenido quirúrgicamente el miércoles en la Clínica de Especialidades de Villa María, por un equipo de cuatro cirujanos y dos anestesiólogos y se convirtió en el segundo caso en la ciudad.

El pequeño tiene 2 años y cinco meses y fue inscripto civilmente como nena, teniendo una anomalía en los genitales.

El médico Pablo Lucarelli indicó ayer a la prensa que “el sexo se asigna de tres formas”: una es el genético (cromosoma 46xx en el caso de la mujer, y cromosoma 46xy en el caso masculino), otra es el genital (pene y escroto en el varón) y otra el psicológico o social, que establece el patrón psicológico del niño (cómo se comporta).

En este caso, se interpretó que era una niña y se le asignó tal sexo civilmente, pero luego se “identificó que los genitales tenían cierta rareza”, explicó el facultativo.

El pequeño tiene dos testículos dentro de la cavidad abdominal y genitales femeneizados, es decir, es “un varón con genitales parecidos al de niña” y se descartó déficit hormonal.

Ahora, con la cirugía genitoplastia masculinizante, se produjo una reconstrucción y dieron forma de genitales de varón.

La operación tendrá una segunda etapa, a desarrollarse dentro de entre tres y seis meses y que abarca el descenso testicular.

Un hecho que se presta al debate

Lucarelli junto a Guillermo Abramián comentó que “Orinaba como una nena y tiene personalidad masculina”, detalló ante las preguntas.

El profesional advirtió que la reasignación del sexo no se decide de un día para el otro y que se impone analizar el comportamiento social, qué piensan los padres y lo que esperan.

Un equipo multidisciplinario participó de la trascendente circunstancia.

“Se aconseja reconstruir antes del año, pero hay que ver qué tipo de estado intersexual tiene, si tiene genitales de los dos sexos al mismo tiempo, etcétera”, apuntó.

Luego, subrayó que “genéticamente estamos asignados a ser mujer, el cromosoma y es el que designa la masculinidad y es más compleja la genitalidad del hombre, actuando diversas sustancias que dan el cromosoma y”.

De acuerdo a lo explicado, uno de cada diez mil nacidos vivo es intersexual, pero este tipo de casos se da en uno de cada veinte mil y depende de razas, etnias y países.
El cuadro siempre se presta a debate y “hasta hoy se cuestiona y se plantea por qué no decide la misma persona”, pero -advirtió Lucarelli- “el tema es cómo criarlo, cómo se llama, cómo se viste y participa de la vida social”.

“Una vez que uno estudia y se ve cómo se desarrolla y comporta la persona se determina un sexo, que es lo ideal porque tiene que tener un nombre y apellido”, señaló.

Luego, recordó que hay casos en que la persona a la que se le reasignó el sexo decidió regresar a su estado original.

“Es un tema de mesa de debate, hay que pensarlo bien. En el particular, vino estudiado desde Córdoba, donde prácticamente se le indicó la cirugía, sólo que por cuestiones reglamentarias no se le hacía”, describió.

La intervención fue practicada luego de la autorización que otorgó la jueza de Menores de Villa María, Cecilia Fernández. Ahora, al masculinizar al pequeño haciendo coincidir el sexo genital con el cromosómico y social, se le efectuará el cambio del DNI, el documento nacional de identidad.

Segundo caso

Este es el segundo caso en la ciudad, revelaron ayer los profesionales. El año pasado se había intervenido a un bebé de un año, el que ha evolucionado muy bien.

Si bien se aclaró que la operación no presenta riesgo de vida, técnicamente “tiene su complejidad” y pueden existir complicaciones.

Lucarelli señaló que es traumático para los padres.

El profesional recibió el caso tras ser contactado por el doctor Carlos Gagliano y agradeció la predisposición de la clínica, ante el cuadro que se vivencia en el Hospital Regional Pasteur, por los quirófanos sin funcionar.

“El hospital aportó el material descartable y Abramián prestó todas las instalaciones”, para llevar a cabo la operación.

La familia del paciente no presenta cobertura social y la operación no tuvo costo. Se recalcó que los médicos no cobraron por la misma.

Una intervención de esta naturaleza cuesta no menos de 7 mil dólares.
El impacto psicológico del niño “se verá con el tiempo”, aunque Lucarelli remarcó que “en los casos propios y de colegas he visto una evolución buena”.

El niño tendrá erecciones y orinará como varón, claramente, cuando en la actualidad lo hacía como nena. Puede llegar a ser infértil por una patología de testículos.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment