Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Suplementos » Espectaculos » Rufus Wainwright admira a Lady Gaga

Rufus Wainwright admira a Lady Gaga

Barcelona – (Agencias)

Rufus Wainwright

Se levanta el telón. Rufus Wainwright sólo en el escenario junto a su piano, el que lleva tocando desde los seis años. Es la última propuesta de este polifacético artista al que resulta muy difícil ponerle una etiqueta, ¿barroco- pop? ¿ópera-pop? Valoren ustedes mismos.

Desde ‘Rufus Wainwright’ (1998) su primer disco ha ido depurando su estilo hasta llegar a un sonido que ya podemos definir como ‘made in Rufus’. Si su deseo era ser aceptado por las masas, según confesó en la promoción de ‘Want two’ (2004), difícilmente lo habrá conseguido con este álbum ‘All days are night: Songs for Lulu’. No por su calidad, pero sí por un estilo profundo, ligeramente melancólico y sin ‘atrezzos’ musicales. “Es un homenaje familiar a mi madre, recientemente fallecida, y a mi hermana Martha a la que admiro profundamente y a quien dedico un tema en este disco”.

De hecho, su familia ha estado muy presente en todas sus canciones (‘Beauty Mark, Little sister’…) y ya son épicos sus shows navideños de los que asegura “seguiremos la tradición en las próximas fiestas”.

Pero ‘All days are night: Songs for Lulu’ es una caja de sorpresas en la que tiene cabida una oda a Nueva York, “la ciudad de los sueños, es mi ciudad, en realidad, es mi hogar, ahora mi familia está allí, y la familia se ha convertido en algo muy importante para mi”. También hay espacio para hacer un guiño a los fans con el tema ‘Zebulon’, que se decidió a incluirlo porque “es una canción que tocaba desde hace años en los conciertos y es muy efectista en el disco” y un hueco para recordar su paso por el Metropolitan de Nueva York -‘Les feux d´artifice t´appelant’- con la ópera Prima Donna que supuso uno de los pocos varapalos que se ha llevado de la crítica.

A la hora de quedarse con algo, lo tiene claro: “Quiero que la gente recuerda este trabajo como algo íntimo y diferente”.  Y es que, Rufus Wainwright es un artista polifacético pero, sobre todo,  inagotable. Tras el anuncio, en 2008, del encargo de crear su ópera ‘Prima Donna’ para el Metropolitan Opera de Nueva York nos hizo pensar que haría un parón en su carrera, pues en poco poco tiempo había lanzando también tres discos – ‘Release the Stars’, el homenaje a Judy Garland y el directo ‘Milwakee at Last’- llega a principios de 2010 ‘All Days Are Nights: Songs for Lulu’- ¿Cansado? “Sí, estoy cansado. Ha sido un año duro con la muerte de mi madre pero soy joven y hay que aprovechar el momento y la creatividad”.

A Rufus se le puede escuchar en el disco de Marlango, poniendo los coros a uno de los temas del grupo de Leonor Watling y nos habla de esta experiencia. “Pocas veces he realizado un trabajo tan sencillo de hacer”, asegura, porque “sólo tenía que ponerle voz a unas frases del estribillo”. Aunque es la primera colaboración, nunca ha ocultado sus pasiones por diferentes artistas españoles: “Me encanta Camarón de la Isla\”.

¿Cuál es la próxima parada de Rufus Wainwright? ¿Una reinvención al estilo Madonna? “Bueno no descarto hacer algo optimista, para las pistas de baile”. ¿Nos lo prometes? “Hecho”, afirma a Qué.es. No sabemos si Lady GaGa será un referente pero asegura sentir admiración, aunque lo pone entre comillas. “Es una artista en su montaje, su puesta en escena, sus coreografías, su fuerza pero vocalmente…” ¿La englobarías en el fenómeno ‘fast food’ musical en el que estamos inmersos? “No lo sé, pero lo que sí es cierto es que vivimos en una época en la que se está perdiendo la artesanía musical”.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment