Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Latinoamérica » Argentina » El 52% de los argentinos considera a la homosexualidad una enfermedad

El 52% de los argentinos considera a la homosexualidad una enfermedad

Buenos Aires – (El Dia)

Así surge de un trabajo elaborado por el Conicet. Más del 60% apoya el aborto en determinadas circunstancias

En un grupo de diez argentinos, cinco están algo de acuerdo o muy de acuerdo en que la homosexualidad es una enfermedad. Eso, al menos, es lo que reveló la primera encuesta sobre las creencias de los argentinos, realizada por el Conicet y cuatro universidades nacionales entre 2403 personas mayores de 18 años de todo el suelo nacional. Si bien el trabajo se centró básicamente en las costumbres religiosas de nuestro país y sus datos principales fueron dados a conocer el año pasado, también abordó cuestiones que, acaso por no estar en la agenda legislativa de 2009, no fueron muy difundidas en su momento pero que ahora, en pleno debate por la ley de matrimonio gay, se actualizan y cobran un nuevo sentido. ¿Cree que la homosexualidad es una enfermedad?, fue una de las preguntas. Y hubo otras: ¿las escuelas tienen que ofrecer educación sexual? ¿Se debería legalizar el aborto?

La investigación fue fruto del trabajo conjunto del Conicet y de las universidades de Buenos Aires, Rosario, Cuyo y la de Santiago del Estero. Financiada por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, se enmarcó en un proyecto de investigación que, en líneas generales, se propuso analizar las relaciones entre religión y estructura social en la Argentina del siglo XXI. Además de revelar que el 91% de los argentinos cree en Dios, el estudio del Conicet sondeó también las opiniones de los entrevistados sobre cuestiones controvertidas, como el aborto, la educación sexual en las aulas y el uso de anticonceptivos.

En relación a la homosexualidad, el 31,8% de los encuestados dijo estar “muy de acuerdo” en que es una enfermedad y el 15,9% “algo de acuerdo”. Sólo el 43,6% se mostró en desacuerdo con esta idea.

Al tanto de estos datos, desde la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) se apunta que lo que ha perdido legitimidad es el discurso discriminatorio pero no la discriminación. Según explican, “ahora se aceptan formas mercantilizadas, como la aparición de un travesti en la televisión, pero en la realidad las travestis siguen siendo perseguidas. No hay que confundir aceptación con discriminación. La aceptación apunta a individuos; la no discriminación es una postura política y cultural hacia grandes colectivos. Nosotros luchamos por la no discriminación”. César Cigliutti, presidente de la CHA, refuerza esta idea: “Hoy la homofobia está mal vista socialmente; cuando empezamos, hace 20 años, solamente los homosexuales defendíamos nuestros derechos”.

En sintonía con esta mirada, y acaso contrariando la opinión mayoritaria que según el trabajo del Conicet se tiene sobre la homosexualidad en nuestro país, investigadores en ciencias sociales de Argentina, Canadá, Brasil, México y Perú, entre otros países, celebraron recientemente a través de un documento que el Congreso argentino esté debatiendo el matrimonio entre personas del mismo sexo. En ese documento también reclamaron que las mujeres tengan derecho al aborto legal. En uno de sus pasajes, el texto detalla: “nuestra democracia en permanente construcción exige su reparación urgente, como lo ha hecho hace dos siglos con la abolición de la esclavitud, hace seis décadas con el voto femenino, y en esta transición, por ejemplo, con el divorcio vincular y la patria potestad compartida. No hay más esclavos, no hay más sufragio exclusivamente masculino, no hay privilegios legales para los varones respecto de las mujeres, puesto que con ciudadanos y ciudadanas jurídicamente considerados de segunda, no hay democracia que merezca tal nombre ni hay pleno estado de derecho”.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment