Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Suplementos » Espectaculos » Entre la ópera y la canción autorreferencial

Entre la ópera y la canción autorreferencial

Buenos Aires – (La Nacion)

Rufus Wainwright

El sexto CD de Rufus Wainwright, con edición local

Entre la ópera y el dolor más radical, canciones para Lulu. Y que no importe quién es Lulu, no a nosotros al menos, pero sí saber que en ese estado, entre el estreno de Prima Donna y la muerte de su madre, Rufus Wainwright grabó All Days Are Nights: Songs for Lulu , su sexto álbum, el primero en editarse en la Argentina.

Aquí, esta rara avis que vive entre mundos, el niño prodigio de estirpe musical (es hijo de dos íconos del folk, el norteamericano Loudon Wainwright III y la canadiense Kate McGarrigle, y con ella y su tía ya salía de gira, actuando, a los 13 años), ahora crecido, limita todo al piano y a la voz. Con ellos desnuda amores y desamores propios y ajenos.

Aquí conviven temas propios con tres sonetos de William Shakespeare: el 43, el de las sombras y los sueños; el 20, del rostro femenino, y el 10, del amor y el odio). Entre los propios brilla con luz propia (con luz crepuscular, tal como señala el nombre del álbum), “Martha”, drama familiar compartido con todos. “Martha, te llama tu hermano, es tiempo de ir al Norte a ver a mamá. Las cosas están empeorando”, canta y cuenta, y suma a su hermana también cantante en el cuento de la espera agónica de la muerte de la madre.

En el disco también se puede escuchar, casi sobre el final “Les Feux D´Artifice T´Appellent”, una de las arias de Prima Donna, la ópera que escribió (letra y música) sobre una soprano madura que prepara su regreso, y que dispararan loas declaraciones de Maria Callas en una entrevista. Prima Donna había sido en primer lugar encargada por la Metropolitan Opera de Nueva York, pero cuando Rufus decidió que sería en francés, perdieron repentinamente interés. El festival internacional de Manchester tomó la posta y fue estrenada allí hace unos dos años.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment