Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Latinoamérica » Argentina » Juristas debatieron sobre matrimonio gay en sesión previa al dictamen

Juristas debatieron sobre matrimonio gay en sesión previa al dictamen

Buenos Aires – (Pagina 12)

El ex ministro de Justicia de Menem Rodolfo Barra dijo que para que haya matrimonio gay “se requiere una reforma constitucional”. La jurista Nelly Minyersky exhortó a “no tener la misma mirada que hace cien años”.

En su última velada porteña antes del dictamen, la comisión del Senado que debate la modificación de la ley de matrimonio contó con pequeñas sorpresas. No sólo el ex ministro menemista con pasado nazi Rodolfo Barra se acercó para aportar su opinión y, de paso, referirse tangencial y negativamente al derecho al aborto. También hicieron lo propio otros portavoces del fundamentalismo católico enrolados en el derecho y la medicina. En un mar de voces que referían tradiciones, supuestos estudios científicos y “desórdenes psicosexuales”, sólo la abogada Nelly Minyersky (ver aparte) fue capaz de referir que la sociedad con el tiempo cambia y que las perspectivas propias también pueden y deben hacerlo a ese ritmo. “No podemos tener la misma mirada hoy que hace 50, 100 años”, planteó, flanqueada de un lado por la senadora Liliana Teresita Negre de Alonso y, del otro, por un altar con virgen, niño y velas instaladísimo en el Salón “de las provincias”, es decir, el corazón del edificio del Senado.

“La introducción del matrimonio homosexual requiere una reforma constitucional”, afirmó sin hesitaciones el ex ministro Barra. Al presentar al funcionario que debió renunciar al conocerse su militancia en la agrupación integrista y nazi Tacuara, Negre recordó muy especialmente el hecho de que había asesorado a la presidencia sobre “el derecho a la vida”, en tiempos de Menem y la política de acercamiento íntimo al Vaticano. Barra aseguró que no sólo el Código Civil no preveía el matrimonio entre personas del mismo sexo, sino que además “a nuestros padres fundadores (que redactaron la Constitución nacional de 1863) ni se les pasaba por la cabeza la posibilidad del matrimonio homosexual”, obviando en ambos casos cualquier referencia a las modificaciones posteriores. Sin referir posiciones religiosas ni filosóficas (como sí intentó hacerlo un presbítero, Julio Raúl Méndez, poco después), Barra remató con una contrademanda sorpresiva: “Es tan explosivamente trascendente (el cambio) que debe ser contenido en la Constitución, para que no queden dudas de su validez”.

Quizá por ser la última reunión previa a un dictamen (que, según las organizaciones sociales que promueven el proyecto, sería de mayoría), unos seis senadores, incluida Negre, escucharon las exposiciones. De hecho, la jujeña Liliana Fellner aprovechó la presencia de la médica Analía Pastore, que acababa de lanzar un bombardeo de cifras y estudios supuestamente científicos acerca de los males que acechan a niños y niñas que carecen de padre o madre: “Me ha dejado sumamente preocupada”, confesó. “Hay madres y padres heterosexuales que crían a sus hijos en soledad. ¿Estos hijos de ninguna forma pueden ser sanos porque no tienen papá o mamá? Porque algunos hemos tenido que criarlos solos o solas.” La pediatra, algo intimidada, sólo atinó a sostener que “la ausencia de padre o madre tiene consecuencias en los niños”, porque lo ideal es que “los niños sean criados en hogares consolidados y constituidos por sus padres biológicos, papá y mamá”.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment