Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Política y activismo » Solapada pelea en el Senado por el matrimonio gay

Solapada pelea en el Senado por el matrimonio gay

Por Gustavo Ybarra – (La Nacion)

La euforia mundialista mantiene en silencio la fuerte disputa que se vive en el Senado en torno al proyecto de matrimonio entre personas del mismo sexo, que preocupa al kirchnerismo por la fuerte resistencia que la iniciativa provoca entres sus propias filas, lo que pone en riesgo la sanción de la ley que ansía la Casa Rosada.

A todo ello, hay que sumar que ayer, durante una recorrida por la provincia de Santa Fe, el vicepresidente Julio Cobos se expresó públicamente, por primera vez, en favor de la unión civil (una figura más acotada que la del matrimonio, que no prevé la adopción).

Varios despachos de la Cámara alta vienen siendo escenario de fuertes presiones por parte del oficialismo para tratar de conseguir los votos que permitan aprobar la norma el 14 del mes próximo, fecha acordada entre la UCR y el Frente para la Victoria para discutir el proyecto en el recinto.

En realidad, la tarea de presión oficialista apunta a “invitar” a varios de sus senadores díscolos a que no asistan o se ausenten del recinto a la hora de la votación, única forma de que el texto aprobado por los diputados pueda convertirse en ley y que no llegue a un posible desempate en el que todo quedaría, nuevamente, en manos de Cobos.

Así de difícil está la situación para el jefe de la bancada del Frente para la Victoria, Miguel Angel Pichetto (Río Negro), en el que persiste un núcleo duro, encabezado por los sanjuaninos César Gioja y Marina Riofrío, que no quiere saber nada con consagrar el matrimonio para las parejas homosexuales.

Al operativo de presión se han sumado las organizaciones que apoyan la iniciativa, que rechazan que el proyecto, aprobado en Diputados, sufra algún tipo de modificación y tratan de hacer escuchar su voz en cada una de las tribunas que la Comisión de Legislación General ha habilitado para discutirlo.

Este último fenómeno provocó la suspicacia de varios senadores, sobre todo a raíz de la presencia de María Rachid, presidenta de la Federación de Gay, Lesbianas, Bisexuales y Trans en cada ciudad del interior que visitó la Comisión para realizar audiencias públicas.

Sospechan que los traslados de Rachid son financiados por el Gobierno, al que acusan de impulsar el debate del matrimonio homosexual como una suerte de “cortina de humo” para mantener al Senado alejado de temas indeseables para la Casa Rosada.

Más allá de que en el oficialismo tratan de mostrarse confiados en que el proyecto será sancionado, el primer escollo para el matrimonio homosexual está en la propia Comisión de Legislación General.

Al menos diez de sus 15 miembros rechazaron el proyecto aprobado en Diputados.

Este escenario podría derivar en un dictamen de mayoría con graves modificaciones al texto que sancionó la Cámara baja en la madrugada del 5 del mes pasado.

De hecho, muchos de los miembros de la Comisión ya anticiparon su decisión de impulsar proyectos alternativos. Hasta ahora, sólo la oficialista Adriana Bortolozzi (Formosa) presentó la iniciativa de “unión concubinaria o unión sexual afectiva estable”.

Por lo pronto, el sector más crítico apoyaría la unión civil, que permitiría a los homosexuales consagrar ante la ley su relación pero sin acceder a la totalidad de derechos que otorga el matrimonio, entre ellos el de la adopción.

En el oficialismo sostiene que impulsarán un dictamen con el texto aprobado por la Cámara baja que sería sometido a votación en el recinto si no prospera el de mayoría. Esto implicaría el trabajo extra de forzar dos votaciones: una para rechazar la unión civil y otra para sancionar el matrimonio.

Según una compulsa de La Nacion por parte de los miembros de la Comisión sólo cinco están a favor: los oficialistas Pedro Guastavino (Entre Ríos), Nicolás Fernández (Santa Cruz) y Marcelo Fuentes (Neuquén); la rionegrina María José Bongiorno (Frente Grande) y el cordobés Luis Juez (Frente Cívico).

En contra, votarían los radicales Mario Cimadevilla (Chubut), Ramón Mestre (Córdoba), José Cano (Tucumán) y José Roldán (Corrientes), los oficialistas Guillermo Jenefes (Jujuy), Adolfo Bermejo (Mendoza), Sergio Mansilla (Tucumán) y Adriana Bortolozzi (Formosa) y las peronistas disidentes Liliana Negre (San Luis), presidenta de la Comisión, y Sonia Escudero (Salta).

El voto desempate

“Estoy de acuerdo con la unión civil: da los mismos derechos [a los gays] y protege los derechos del niño”. Julio Cobos, Vicepresidente de la Nación

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment