Centro de Noticias Buenos Aires, Argentina.
| RSS

Por Pepa Palau – (SentidoG.com)

Hombres peludos en un solo álbum

Ositos, peludos, hombres de pelo en pecho, ¡llamalos como quieras!  Hoy por hoy son un fetiche más dentro de la rica oferta sexual de los porno sites.  Pero hubo un tiempo en donde los velludos eran lo más.

Digamos que hasta mediados de los años ’80, todo actor porno que se preciara de tal debía acreditar una buena dosis de “pilosidad” en su cuerpo.  Pero esta tendencia no se registraba únicamente en la industria del cine adulto.  Todos los hombres del mundo lucían sus camisas desabrochadas hasta el tercer o cuarto botón, para dejar desbordar un bosque capilar rubio, castaño o morocho.  El pelo era un rasgo indiscutible de virilidad.  ¡Cuánto más peludo, más macho, más deseado, y más top!

Y luego el mundo cambió. Los hombres peludos fueron relegados a un pequeño nicho, y los lampiños, los depilados, ahora tienen el tupé de exhibir sus músculos envueltos en pieles despejadas, limpias, sedosas. “La moda ha ordenado durante las dos últimas décadas una cultura estética brillante, sin manchas, y se aseguró de que el pelo del cuerpo masculino fuera visto en público como algo desdeñoso”, afirman desde la editorial alemana Bruno Gmünder, especializada en colecciones fotográficas de temática gay.

Bruno Gmünder ha lanzado recientemente “Hair”, una antología con más de 260 páginas, compuesta por retratos de hombres peludos, realizados por 48 artistas (fotógrafos y dibujantes), entre los que se cuentan a Tom de Finlandia, Bisontes Fred, Tom Bianchi, Jeff Palmer, Joe Oppedisano y Dylan Rosser, cada uno de ellos con éxitos de ventas en fotografías de desnudos masculinos.

“Hair” promete un abordaje multifacético e integral de la masculinidad redescubierta en estos cuerpos naturalmente velludos. ¡Por fin se hizo justicia!