Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » El heteroexcéntrico mundo de Ricardo Fort

El heteroexcéntrico mundo de Ricardo Fort

Por Pepa Palau – (SentidoG.com)

El heteroexcéntrico mundo de Ricardo Fort

A quien pudiera interesarle el tema, a estas alturas ya no deberían quedarle dudas acerca de la heterosexualidad de Ricardo. También debería haber entendido que los millonarios se relacionan de manera diferente que el resto de los mortales, y más si hay tanto chocolate en su vida, que puede terminar empalagándolos, al extremo de la repugnancia. Entonces, no confundamos los tantos. Una cosa es el hetero tipo, clase media, chongo básico, y otra es el hetero que perdió la cuenta de sus millones y no le ha quedado otro camino que rodearse de excentricidades.

¿Y qué otra cosa es, si no una excentricidad, el reality que busca una novia para Mr. Fort? Ahora bien, que de ahí pueda resultar que la Mrs. Fort termine siendo una señora travesti como Electra, de ninguna manera afectaría la heterosexualidad del ricachón; a lo sumo sería una nueva excentricidad. Y bastante segura que se encuentra la participante, por cierto: “Yo tengo un secreto que a Ricardo le va a gustar mucho”, ha declarado recientemente.

Excéntrico también es el ritual de la seguridad que requiere el multichocolatero para su desplazamiento. Y esto no debe ser tomando en broma, ya que preservar la vida de alguien no es un tema menor. Ya lo dijo el propio Fort: “no son personajes que no hablan para que la gente se muera de risa“. Zapatero a su zapato, la estrella es él y no su seguridad. Ya se habrá visto el triste final de Tito, cuando robó un poco más de cámara de lo que le correspondía a su función. Pero a no confundir: que Ricky haya clamado “o Tito o yo” ante las cámaras de Showmatch, no debe interpretarse con un ataque de histérico divismo gay. Se trata de un hetero que ubica a sus empleados de una manera excéntrica.

Como sea, los malos entendidos con Tito ya quedaron atrás y ahora la estrella contrató a Luismi, su nuevo guardia. A propósito, ¿se preguntaron alguna vez en donde se postulan los guardaespaldas para conseguir trabajo? Uno se imagina que si en algún momento los necesitara y pudiera costearlos los buscaría en ZonaJobs, Laborum.com, Bumeran, ¡qué se yo! Pero lo que uno jamás se imaginaría es que Fort lo hiciera en Inside, un boliche gay en el que Luismi es stripper y finaliza sus shows con sólo un par de borcegos, en donde cobra sus propinas. Pero, cuidado, esto no significa que Ricardo sea habitué de esos lugares; tan sólo es un ejemplo de su manera, cómo decirlo, ¡excéntrica! de buscar empleados.

Lo que está clarísimo es que una vez que consiguió a sus guardaespaldas, y éstos le responden como él lo requiere, los defenderá sin tapujos. Vaya como ejemplo la osadía de Matías Alé en el último “Bailando…”, que se arrojó sobre Luismi para festejar. Ni un segundo dejó pasar Fort para desatar la furia que el acto le provocó. “Mi seguridad son mi seguridad”, gritó a viva voz, “Leo [Luismi] es un seguridad mío que Matías no lo conoce, ni es amigo de él, ni cruzó una palabra con él, como para que se le tire encima como se le tiró.” Un verdadero horror. Y, ojo al piojo, que esto no se interprete como un ataque de celos, eh?! Se trata simplemente de una forma un tanto excéntrica de ejercer la autoridad y, por supuesto, la heterosexualidad.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment