Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Suplementos » Espectaculos » Un almuerzo caliente en lo de Mirtha

Un almuerzo caliente en lo de Mirtha

Buenos Aires – (Pagina 12)

Rachid almorzó con Mirtha

“¡Qué tema, eh! ¡Qué tema!”, dijo Mirtha Legrand para arrancar ayer su almuerzo, acompañada de tres personas a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo y tres en contra. De un lado: la senadora de Coalición Cívica María Eugenia Estenssoro, el diseñador Roberto Piazza y la titular de la Federación de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (Falgbt), María Rachid. Del otro: el senador radical José Cano, el psiquiatra Alberto Rivas Posse y asesor legislativo de la Conferencia Episcopal, Guillermo Cartasso. De entrada, espinacas, queso de cabra y tomates secos; de segundo plato, unos raviolones con crema de hongos que se enfriaron cuando se calentó el debate.

“La verdad que sí, es un tema que hace tiempo que tendríamos que haber discutido, que es legitimar ante la sociedad, de una manera digna y respetuosa, a las personas homosexuales porque siempre han sido discriminadas, no solamente legalmente, sino también socialmente”, dijo Estenssoro. Su colega radical se quejó “de la falta de voluntad política para analizar otros temas que sí generan discriminación a sectores más importantes de la sociedad argentina, como tener 14 millones de pobres, cuatro millones de jubilados que cobran haberes por debajo de la canasta básica”.

En lo único que coincidieron ambos senadores fue en criticar al Gobierno por su “oportunismo político” ante el proyecto que “podría haber sido sancionado durante los seis años que tuvieron mayoría en el Senado”. Fue entonces que Rachid aclaró que no es un proyecto K, que también es militado por otros partidos. ¿Esto no es un enfrentamiento del Gobierno con la Iglesia?, acotó Legrand. Y Rachid explicó: “Esto no es contra la Iglesia, a nosotros nos parece legítimo que expresen su opinión sobre la familia, lo que no nos parece bien es que la impongan por fuerza de ley”.

Legrand quiso saber las ventajas del proyecto en lo que respecta a los hijos de las parejas homosexuales. “Si una pareja heterosexual recurre al banco de semen, ambos les transmiten obra social, bienes y pensión a los niños. En el caso de las lesbianas, no”, explicó Rachid. El senador Cano dijo que el proyecto de unión civil que firmó garantiza eso. “No es cierto”, remarcó Rachid. “Pero es lo mismo en las parejas heterosexuales de hecho”, dijo el senador sin negar lo dicho por la militante, que lo puso entre las cuerdas: “No, porque ellos se pueden casar”. “Pero no se casan, hay parejas heterosexuales que eligen no casarse y pueden usar la unión civil.” “No se casan porque eligen no hacerlo, nosotros no podemos elegir, no podemos trasmitirles derechos a nuestro niños”, le espetó Rachid.

La señora de los almuerzos sugirió que se haga un plebiscito. Le respondió la senadora Estenssoro: “Los derechos humanos no se plebiscitan, se garantizan”. Recién habían pasado 10 minutos cuando comenzó a hablar Cartasso y “copó la mesa”, como reconoció después Legrand. Primero dijo que la Iglesia luchaba por “el imperio del amor, la paz, la justicia y la igualdad” y se quejó del ex presidente Néstor Kirchner, quien tildó de “oscurantistas” las posturas de la Iglesia sobre el tema.

“Kirchner ha teñido la última época de un enfrentamiento entre los argentinos”, dijo el abogado y Rachid, que estaba sentada al lado, le recordó las palabras del arzobispo porteño, Jorge Bergoglio. “Hablar de la ‘guerra de Dios’ no es algo demasiado pacífico que digamos”, dijo. “Yo me pregunto: ¿éste es un derecho o una pretensión legislativa?”, continuó Cartasso y afirmó que el proyecto de matrimonio igualitario viola el principio de igualdad, que los homosexuales son distintos y merecen leyes distintas. “Lo mismo decían durante el apartheid en Sudáfrica”, recordó Rachid.

Mirtha quiso saber qué opinaba Piazza: “Me he retrotraído a sentir, yo y muchos pares míos, una discriminación absoluta. He vuelto a escuchar las palabras que me decía mi padre de manera cruel y espantosa”, dijo. El psiquiatra, el único que probó todos los platos, habló último para intentar fundamentar biológicamente los roles de madre y padre en nombre de la “salud mental” del chico. Rachid le señaló que la Asociación Argentina de Psiquatría adhiere a la ley “y dice que estos roles en realidad son funciones que pueden cumplir padres, madres, tíos o abuelos, que su desarrollo no depende de la genitalidad”.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment