Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Latinoamérica » Paraguay » Impulsan en Paraguay el matrimonio igualitario

Impulsan en Paraguay el matrimonio igualitario

Asuncion – (Ultima Hora)

La organización SomosGay dice contar con el compromiso de dos legisladores, que se harán cargo de la presentación en octubre de un proyecto de ley a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo.
No será necesario enmendar la Constitución Nacional, como condición sine qua non para presentar un proyecto de ley por el que se permita el matrimonio entre personas del mismo sexo, con iguales derechos y obligaciones que un matrimonio heterosexual, asegura Simón Cazal, director ejecutivo de SomosGay.

Un equipo compuesto por una abogada y tres abogados trabajan en la elaboración del proyecto de ley, que planteará simple y llanamente la modificación del Código Civil, derogando entre otros artículos, el número 140 que prohíbe taxativamente que personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio. Así explicó Cazal que dice contarán para la acción con el respaldo de la Asociación Internacional Gay Lésbica y, particularmente, con organizaciones fraternas de la Argentina y el Brasil.

“No estoy seguro de que se apruebe la ley. De todos modos, el objetivo a corto plazo es que se presente el proyecto y que se discuta. Si vamos a hablar de igualdad, la unión entre personas del mismo sexo se tiene que llamar de la misma manera, que una entre heterosexuales”, alega.

El argumento de que antes de promover algo así, debe enmendarse la Constitución Nacional que reconoce al matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, Cazal sostiene que no es así.

“Abogados constitucionalistas nos dicen que hay un principio que prevalece sobre otros y es la igualdad ante la ley. Nuestra Carta Magna lo recoge en el mismo preámbulo y en los artículos 46 y 47, entre otros, garantizando la igualdad ante las leyes”, destaca.

Es más, señala, la Constitución obliga al Estado a reconocer y a proteger la unión entre el hombre y la mujer, “pero no prohíbe en otro sitio ni define que la única unión que se reconoce sea esa. Obliga al Estado a proteger a la familia heterosexual, pero no prohíbe proteger a otros modelos familiares”, sostiene.

ARGUMENTO. Los proyectistas que se hallan escribiendo los fundamentos de la propuesta, a presentarse en octubre, echarán mano a ese principio constitucional, que también se encuentra en varios tratados de derechos humanos firmados y ratificados por el Paraguay. Tanto estos como la Constitución están por encima de una ley, destaca.

“Queremos presentar un proyecto parecido al que se convirtió en ley en la Argentina, por lo que se tocarán también temas como la pareja estable (concubinato), sucesión, herencia y adopciones”, aclara.

Para sus asesores y para él en estos momentos existe una cuestión puntual y es que la ley “no está siendo igual para todos los ciudadanos y ciudadanas, en tanto que las obligaciones sí”. Explica que él y otros ciudadanos pagan impuestos y servicios como todos los ciudadanos. “Estoy obligado a cumplir las mismas leyes que todos, pero estas no me están amparando de la misma manera que a los demás, en varios aspectos”, sostiene. Entre ellos, para casarse y formar una familia, explica.

Tal como está concebido el Código Civil paraguayo, parece que “los gays y las lesbianas somos seres inferiores, no somos iguales en derecho. Eso sí es discriminativo; frente a la ley no puede haber diferencias”, insiste.

A su modo de ver, los homosexuales y lesbianas, en su lucha por la igualdad de derechos en todos los planos, no pretenden imponer a nadie que sean como ellos. “Eso es lo que hacen los heterosexuales: nos están exigiendo que seamos como ellos para tener derechos. Eso es espantoso”, cuestiona.

A Cazal no le extraña la posición de los obispos en contra del matrimonio igualitario ni la de diversas otras confesiones. Sin embargo, el Estado paraguayo es laico, recuerda. De ahí que más allá de si personas del mismo sexo puedan o no casarse, surge el tema de hasta dónde una religión tiene derecho a imponer al resto de los ciudadanos su manera de ver y de pensar.

Para Simón Cazal, no se puede legislar sobre prejuicios religiosos ni sobre fantasías, que teme podría ocurrir con el proyecto que presentarán.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment