Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Latinoamérica » Argentina » Detenidas transexuales inician huelga de hambre

Detenidas transexuales inician huelga de hambre

Buenos Aires – (SentidoG.com)

Dos personas trans se encuentran aisladas en la Unidad Penitenciaria N° 40 de Lomas de Zamora desde hace 30 días. Allí las alojaron el 17 de agosto, después de denunciar a agentes penitenciarios por violaciones sexuales, abusos y malos tratos. Pese a estar ordenado el traslado al pabellón trans de una cárcel federal, el mismo no se verifica manteniéndoselas en un régimen de total aislamiento. Ante ello el 13 del corriente mes iniciaron una huelga de hambre para obtener condiciones dignas de detención.

En la Provincia de Buenos Aires sólo existen dos pabellones que alojan travestis o personas trans, en la Unidad N º 32 de Florencia Varela y en la Unidad N º 2 de Sierra Chica, ambas unidades destinadas a alojar varones.

La titular del Juzgado de Ejecución Nº 1 de Mercedes hizo lugar a la acción de hábeas corpus por una de las detenidas,  considerando que se agravaron ilegalmente las condiciones de detención. La Dra. Otermín requirió al jefe del SPB y al jefe del SPF celeridad en las gestiones a fin de otorgarle cupo en la Unidad N º 1 de Ezeiza.

El Juzgado de Ejecución Federal Nº 3, a cuya disposición se encuentra la otra chica trans en huelga de hambre, aún no dictó resolución en el  hábeas corpus y denuncia interpuestos.

El Director de Asistencia del Penal de la Unidad 40, Sr. Pedro Zeolla, se manifestó muy preocupado ante el Comité contra la Tortura porque dicha Unidad no está preparada para alojar a personas trans, motivo por el cual las detenidas permanecen bajo un régimen de aislamiento hace más de un mes.

Antecedentes del caso

La presentación judicial está patrocinada por el Comité Contra la Tortura de la Comisión Provincial por la Memoria y cuenta con el aval de más de 20 organizaciones.

Estas organizaciones tomaron conocimiento de los hechos a través de una carta enviada por las víctimas donde denuncian acciones de violencia sexual, psicológica y traslados arbitrarios dispuestos por agentes penitenciarios bonaerenses hacia un grupo de travestis y trans detenidas. En la carta se manifiesta que seis chicas que se encontraban alojadas en la Unidad N º 32 de Florencio Varela , fueron trasladadas arbitrariamente a la Unidad N º 2 de Sierra Chica como represalia por no haber accedido a los pedidos efectuados por el Jefe del Penal de la Unidad N º 32  “a tener sexo con él, y con su personal y por querer destapar muchas cosas que se tapan en dicha unidad como la venta de estupefacientes, cocaína, marihuana, pastillas (sic)…”. Para justificar el traslado, las autoridades habrían alegado “cuestiones de mala convivencia”, para encubrir una represalia encubierta por no haber accedido a los pedidos.

El Comité contra la Tortura y las organizaciones sociales, presentaron un hábeas corpus y solicitaron que se les realice un estudio de VIH por el peligro de contagio al sufrir reiteradas violaciones sexuales -sin profilaxis- por agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense. Aún se está a la espera de los resultados de los análisis.  El Comité formuló no sólo la denuncia penal, sino ante el Ministerio de Justicia para que se delimiten las responsabilidades de los agentes penitenciarios.

Las denunciantes describen una situación integral de violaciones a sus derechos. Para no ser trasladadas y así mantener el contacto con sus familiares, se les exigía “tener sexo con el personal penitenciario o distribuir drogas en toda la unidad (sic)”, porque de lo contrario las trasladarían a otros penales. Denuncian que otras travestis alojadas en la Unidad N º 32 de Florencia Varela  sufrieron “tortura psicológica y física por parte del señor Rojas, manoseos y cambio de sexo por conducta, por trabajo y por miedo, cuando no quiso seguir canjeando con este señor la trasladó a Sierra Chica” ; y que  “sufren aberraciones, manoseos y prácticas sexuales de parte del servicio”.

Señalan que en la Unidad N º 2 de Sierra Chica conviven en el Pabellón Nº 10 con  hombres allí alojados, encontrándose custodiadas por el personal masculino de seguridad  “y que están recibiendo torturas físicas y psicológicas de parte del servicio penitenciario (…)”, y solicitan: ” por favor, hagan algo”.

Indican, también, la falta de atención médica y adecuada dieta para los enfermos de VIH-SIDA.  Dice textualmente una de las firmantes de la carta: “La comida que provee el penal es la comida para un animal. Soy una persona portadora de VIH y no recibo atención médica, este penal no cuenta con un infectólogo, no recibo la medicación que tengo que tomar por mi problema de salud no recibo la dieta que tendría que tener y como estoy tan lejos de mi familia no pueden venir a verme. Son lo único que tengo y ellos me ayudaban  para tener una mejor alimentación. Estoy cayendo en un pozo depresivo y tengo miedo por mi enfermedad, necesito la contención de mi familia y amigos”.

Dos de las denunciantes, se encuentran aisladas, en huelga de hambre y a la espera del traslado al Pabellón trans de la Unidad N º 1 de Ezeiza para superar el oprobio y vejamen.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment