Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Latinoamérica » Argentina » Feministas argentinas en resistencia

Feministas argentinas en resistencia

Paraná – (AIM)

Paraná – (Kaos en la Red)

Feministas en Paraná

Violeta por todos lados. Verde y violeta. Multicolor. Todas, distintas pero parecidas en sus sentires libertarios y con las mismas opresiones; todas luchando cada día por la reapropiación de sus cuerpos, de sus elecciones sexuales, por sus ideales… todas, más de 25 mil mujeres contra el patriarcado.

Este fin de semana, en la ciudad de Paraná, estuvieron reunidas más de 25.000 mujeres: trabajadoras urbanas y rurales, estudiantes, artistas, militantes, lesbianas, heterosexuales, transexuales, feministas, jóvenes y adultas que estuvieron discutiendo y pensando acciones por el derecho al acceso a la educación sexual, al aborto legal, seguro y gratuito; por el derecho al placer y la libre elección de su sexualidad; contra los diversos tipos de violencia hacia las mujeres.

Como cada año, este encuentro fue auto organizado por las mujeres de zona donde se realiza, lo que supone un arduo trabajo de planificación y coordinación entre muchas mujeres de distintas agrupaciones de todo el país.

Desde 1986, estos Encuentros Nacionales de Mujeres apuntan fuertemente a construir consensos, a partir de la diversidad luchando con alegría y tezón. De estas forma, todos los parques de la ciudad se vieron colmados de muchachas que participaron de distintos talleres, visitaron ferias, escucharon y bailaron con musica en vivo.

El sábado a la tarde, luego de la apertura donde se encontraron las distintas delegaciones, comenzó el espacio de discusión de los talleres en torno a más de 50 temáticas, entre ellas: feminismo, sexualidad, identidad, familia, trabajo, prostitución, migraciones, derechos sexuales y reproductivos, salud. Se desarrollaron en distintas escuelas de la ciudad y los más concurridos fueron mujeres y violencia, trata de personas y estrategias por el acceso al aborto legal, seguro y gratuito.

Particularmente, en el taller sobre trata de personas se apuntó a develar la complicidad estatal en el encubrimiento de las redes ilegales a través de la policía, los jueces y el poder político; así como también se hizo eje en el sistema patriarcal que concibe a los cuerpos de las mujeres como objetos para el placer de los hombres.

La campaña por el derecho al aborto, seguro y gratuito integrada por decenas de organizaciones sociales y de mujeres, realizó el sábado a la tarde un festival musical en el Parque 1º de Mayo, donde se presentaron Actitud Maria Marta, Itati Barrionuevo, Karla Lara, Condenadas Al Éxito.

Además, se dio a conocer públicamente el libro “Todo lo que querés saber sobre cómo hacerse un aborto con pastillas”, producido por la línea de asesoramiento “Más Información, Menos Riesgos”. Se han vendido ya, a un precio simbólico, cientos de ejemplares en el marco del Encuentro.

A contramano de la lucha de las mujeres por decidir por sus propios cuerpos, la iglesia católica volvió a hacerse presente en los espacios donde se discutía e informaba sobre la interrupción voluntaria del embarazo, intentando obturar el debate y la construcción de consensos para profundizar las estrategias que posibiliten la legalización.

Por segundo año consecutivo, las experiencias latinoamericanas estuvieron presentes. Mujeres de Honduras, Venezuela, Colombia, Paraguay, Brasil fueron invitadas por el Alba de Movimientos Sociales capítulo Argentina, la COMPA y Feministas Inconvenientes para compartir sus experiencias de lucha y planificar ejes de acción continentales contra el capitalismo y sistema patriarcal.

Bajo la consigna “Soberanía sobre nuestros cuerpos, pueblos, territorios”, se realizó una charla abierta donde el eje central fue la militarización del continente que, si bien encuentra diferencias en los distintos países, en todos está relacionado con el saqueo de los bienes naturales y la ocupación y control del territorio por parte de intereses norteamericanos.

Allí una integrante de la Marcha Mundial de las Mujeres de Brasil (MMM) sostuvo que “la lucha contra la militarización es también la lucha contra el machismo y el patriarcado porque son las mujeres las que más sufren las consecuencias de la instalación de las bases militares y la presencia militar en nuestros países”. Hizo hincapié fundamentalmente en las violaciones, secuestros de mujeres, feminicidios, desplazamientos y en la configuración de redes de tratas vinculadas a las fuerzas militares.

La Asamblea de Mujeres Por la Paz de Colombia denunció el asesinato y la persecución a militantes sociales contra la guerra y la criminalización de la senadora Piedad Córdoba por haber denunciado la ilegalidad de la presencia de bases norteamericanas en ese país. Por su parte, mujeres del Movimiento de Pobladores y Pobladoras (MPV) de Venezuela expresaron que la “militarización no son solo las bases, tiene que ver también con la presencia de armas en nuestros barrios”.

Karla Lara, cantautora y militante de Feministas en Resistencia de Honduras, denunció el aumento en la violencia hacia las mujeres desde el Golpe de Estado que desplazó a José Manuel Zelaya, así como la censura mediática y la criminalización contra luchadores y luchadoras contra la dictadura.

Este encuentro con luchadoras Latinoamérica continuará durante toda la semana en otras partes del país (ver cronograma de actividades)

El ENM propone, durante el domingo, dos momentos de plenaria de las mujeres, que conjugan acción en la calle y placer: la marcha que recorre la ciudad levantando las reivindicaciones consensuadas en los talleres y la peña de cierre, donde se conjugan las experiencias artísticas de mujeres del país.

La movilización encolumnó cientos de banderas de organizaciones sociales, partidos políticos, colectivas de mujeres, agrupaciones feministas y de lesbianas. El violeta que identifica a la lucha de las mujeres y al feminismo fue el color predominante, junto con el verde de los pañuelos de la Campaña por el Derecho al Aborto.

La marcha, colorida, ruidosa, alegre, recorrió el centro de Paraná desde la Plaza Alberdi hasta la casa de gobierno, para exigir la legalización del aborto. “Saquen sus rosarios de sus ovarios, saquen sus misales de los hospitales”, fueron algunos de los cánticos que aludieron a la responsabilidad de la iglesia católica en el sostenimiento de una moral patriarcal e hipócrita que pregona mujeres dóciles y destinadas a la reproducción. En este sentido, una parte significativa de las organizaciones y militantes realizó un escrache frente a la catedral de Paraná para exigir la separación de la Iglesia y el Estado y la no intervención de la religión en las decisiones de las mujeres.

El Comunicado final

“Nuestros cuerpos son memoria de más de cinco siglos de conquista y colonización. Nuestros cuerpos son memoria de todos los genocidios, de todas las violencias con que se impusieron, en Nuestra América, simultáneamente, capitalismo, racismo y patriarcado”, dice el comiento del documento como reseña de su contenido.

“Nuestros cuerpos fueron violados por el conquistador, fueron esclavizados, fueron despojados de identidad, fueron sobre-explotados, en triples jornadas de trabajo y sometimiento.

Nuestros cuerpos fueron y son disciplinados compulsivamente, fueron y son domesticados, fueron y son negados como lugar de deseo, fueron y son expropiados, en ejercicio de la normatividad heterosexual”.

El documento enumera luego a mujeres destacadas de la historia americana, desde el punto de vista de las feministas. “Bartolina Sisa. Micaela Bastidas. La India Juliana. Juana Azurduy. Flora Tristán. Dolores Cacuango. Manuela Sáenz. Tania. Azucena Villaflor, son sólo algunos de los nombres que lograron sortear las mallas que invisibilizan el lugar de las mujeres en la creación de la historia”.

Pasando a la actualidad, las feministas reclaman “el esclarecimiento del asesinato de Silvia Suppo, testigo en los juicios contra los crímenes de lesa humanidad”.

“Aquí estamos las desaparecidas por las redes de prostitución y trata. Las muertas en abortos clandestinos. Las asesinadas por ser mujeres, lesbianas, travestis. Las víctimas de violencia en los hogares, en una sociedad que hizo de los feticidios una marca disciplinadota.

Aquí estamos, con Natalia Gaitán, todas las lesbianas asesinadas, golpeadas, violentadas por la heteronormatividad que custodia la familia patriarcal”.

Aquí estamos, con Nadia Echazú, todas las travestis muertas tempranamente por las políticas que nos excluyen y reprimen, empujando como única alternativa la prostitución. Aquí estamos las travestis asesinadas por el miedo que provocan nuestros cuerpos disidentes”.

Las feministas se consideran “mujeres, lesbianas, travestis” que no se someten a lo que caracterizan como “el fundamentalismo de las jerarquías eclesiales, que pretenden erigirse en el imperio moral que hace y deshace nuestras vidas. Nos insubordinamos ante su cínica moral, que bendice a los genocidas y dictadores, que niega el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, condenando a miles de mujeres a morir en abortos clandestinos”.

Entre sus reclamos, están: “el derecho a la información, el acceso a métodos anticonceptivos, y al misoprostol, y la sanción de una ley que garantice el aborto legal, seguro y gratuito”.

Entre sus adversarios identificados, las feministas reconocen: al capitalismo y al patriarcado y denuncian “la mercantilización de nuestros cuerpos”, contra la cual afirman haberse organizado para luchar “para que la tierra no sea mercancía, para que el agua no sea mercancía, para que la educación, la salud, el trabajo, no sean mercancía, y también para sustraer a nuestros cuerpos del mercado”.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment