Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Suplementos » Espectaculos » Premios Hugo al teatro musical: Colores de una fiesta especial

Premios Hugo al teatro musical: Colores de una fiesta especial

Por Rafa Tano – (SentidoG.com)

Entregaron los Premios Hugo al teatro Musical

Había clima de etapa fundacional.  Eramos partícipes de algo que empieza para siempre.  No se trata de esos comienzos con fecha de vencimiento. Asistíamos al inicio de algo importante. Bien lo expresa el periodista Pablo Gorlero, factotum de esta iniciativa junto al director teatral Ricky Pashkus: “Superó nuestras expectativas; sentíamos que era algo muy importante. No teníamos conciencia de las expectativas que generaba,y, seguramente, el Hugo nos sobrevivirá”.

Este galardón fue pensado por y para el Teatro Musical. Este género es especial; tiene sus fanáticos/as, de a miles, y especialmente en la juventud.

Glamour, cierta frivolidad, pero un talento a toda prueba y mucho tiempo de trabajo y esfuerzo. Como dijo Ariel del Mastro, cuando recibió su Hugo como director de “Despertar de primavera”: “Yo creo en el trabajo”.

Mucho brillo, mucho strass (en varones y mujeres), mucho vestido larguísimo (en este caso sólo las mujeres; habrá que esperar otras entregas).

Hugo Midón, gran hacedor de musicales, merecía este especial homenaje en vida.

Y sigamos con la fiesta, más allá de quiénes ganaron en sus rubros. ¡Qué noche, Hugo! Laura Oliva y Ronnie Arias fueron bastoneros de la ceremonia, que transimitió América Noticias. Arias estaba vestido con una especie de traje de torero negro, con lentejuleas.  No pasó desaparcibido. Como corresponde, la largada fue con el correspondiente ensamble, quienes bailaban tras los conductores, que se le animaron al canto, en un listado de los títulos de los musicales nominados. Oliva canta, y de hecho estaba nominada. Arias no canta, y de hecho no se entendía lo que decía.

El teatro Maipo de nuestra ciudad se llenó de luminarias. Nacha Guevara lució estupenda como siempre, vestidito blanco como su piel y su cabello.

Fue la única figura que presentó a un ganador en forma solitaria. En otros casos, lo hacían dúos o tríos. Ejemplos: Florencia Peña y Víctor Laplace, Natalia Lobo y Diego Jaraz, más Nicolás Scarpino, Ana María Casó y Rodolfo Valss.

Invitados/as como Hugo Arana y su esposa, Marzenka Nowack, Nelson Rueda, Adrián Yospe y su pareja, la actriz, modelo y conductora Nora Kriegshaber, lejos, la más elegante de la noche, con finísimo vestido negro muy escotado.

Karina K, ya símbolo de este mundillo, también lucía largo vestido rosa y lila con sonrisa haciendo juego. Alberto Favero al piano, Natalia Cocciufo en voz deleitaron con “Je ne regrette rien”, la famosa canción que inmortalizó Edit Piaf.  Un adelanto de lo que vendría, con “Piaf”, el musical multipremiado de la noche.

La algarabía se manifestaba con gritos y chillidos de la platea, del pullman y  de los corazones de fans que pululaban por todos lados. Raros peinados nuevos y no tan nuevos desfilaban haciendo juego con atuendos tan especiales que parecían preparados para un cuadro o un ensayo. Pero no todos son pendex preparados/as para el próximo casting. La memoria, siempre amiga del homenaje, hizo que se reconociera la trayectoria de Mabel Manzotti, una hacedora incansable de esta disciplina.  El teatro aplaudió de pie.

“La parka” tiene hinchada propia, y no se trata de seres tanáticos que estén deseando morir en masa, sino quienes gritaban exultantemente por esta obra dirigida por el talentosísimo Diego Corán Oría, mejor director off de la noche.

Noches mágicas si las hubo, se sintió que el compañerismo le ganó a la competencia; rarísimo tratándose de un premio competitivo. Gorlero lo comenta así: “Lo que más me sorprendió, si bien se trata de una fiesta, donde hay un clima de competencia, es que no se vivía así el lunes. Se agarraban a los besos quienes competían. Yo creo que influyó que  haya sido este tipo de premios, que logró una hermandad”.

Hermandad, amistad, compañerismo, cuasi sinónimos, también tuvieron un capítulo especial: Federico Salles le dedicó su triunfo a Fernando Dente, a quien llamó “amigo; alguien especial”, y cuando subió Dente, lo llamó a Salles “compañero, y le dijo que le había robado la dedicatoria”.

Es hermoso que la gente se quiera. Emociones varias, y alegrías, más buenos momentos con escenas de obras bailadas y cantadas, como “Musicool”, “Despertar de primavera”, la ya nombrada “La Parka”,  “Con- fusión”; “La bella y la bestia”, y “Avenida Q”, cuyo elenco amenizaba con ocurrencias bien pustas a tiempo.

Impecable.  Chistes que eran más que oportunos, con el timming ideal.  Pashkus termina con un sentido casi épico: “Lo ví llegar… se venía  en los reclamos de otros premios, en las preguntas de algunos periodistas que decían ¿por qué creés que la comedia musical no  gusta en la  Argentina siendo que se llenan en su gran mayoría  las aulas de las escuelas que forman en ese género?

Por la universidad IUNA, que tiene mas de 12.000  alumnos y un licenciatura en composición coreográfica en comedia musical (única en el mundo ), por los que en alguna ocasión al recibir un premio reclamaban un rubro que no existía, por los bailarines, por los cantantes de cabina que no ve el publico, porque ensamble no sabían qué quería decir, porque undertsudy o swing son palabras que el público desconoce (la primera significa reemplazo), por la  entidad que el género  requiere, porque la industria mueve millones de pesos al año, porque es “La Bella y la  Bestia”, tan conocida como cualquier  gaseosa,  y porque  Hugo Midón es un  genio.  Por todo  vi  venir la necesidad de entregar un premio a las  personas que lo articulan, y así se lo hice  saber a  Pablo  Gorlero.

Dios  quiso que la  fuerza personal, más America  24, más Mariano Peluffo, más Lino Patalano y otros que se hicieron eco, hiciera esta realidad posible, imaginable y perdurable.”

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment