Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Suplementos » Espectaculos » La Anticrista y las langostas contra las vírgenes encraticas

La Anticrista y las langostas contra las vírgenes encraticas

Po Rafa Tano – (SentidoG.com)

La Anticrista

Una chupasangres que gobierna Santiago del Heztero, provincia ficticia de un país ficticio: Harjentina.  La sangre le sirve para rejuvenecre, en un territorio árido que fue arrasado.  Las langostas hacen su trabajo; son bichos sinuosos, viscosos, que devoran para sí y generan un vacío cada vez más grande. Luego, un infaltable pacto con el diablo, en un relato épico; ya tenemos condimentos wildeanos, con la búsqueda de la eterna juventud, y goettianos, con alinazas faustinas.

Todo parecido a alguna realidad que pudo haberse vivido en ciertos distritos argentinos,
¿será pura coincidencia?

El marco donde se representa esta obra no podría ser más ideal: IMPA, fábrica recueprada por sus trabajadores.  Acá hay, literalmente, olor a trabajo.  Donde hubo tierra arrasada por  empresarios irresponsables que abandonaron sus puestos, dirigentes que succionaban sangres ajenas. Afortunadamente, la realidad pre teatral tiene una escenografía real con pasillos donde rejas adentro hay máquinas, tornos, papeles; en fin, la escenificación del trabajo humano.  Estamos en el tercer piso, donde está la sala “NOS Corrugado”, nombre que alude al papel.  Más adentro, los papeles son cubiertos por siete actores y una actriz.  La gobernadora visitará, para cumplir su fin vampiresco, a una familia muy particular: un padre con sus tres hijos , que nunca vieron a una mujer.  Omar Calicchio compone a un ser despótico y extravagante, una dama autoritaria y sediente de sangre (vida, sexo).  Le imprime una voz especial, en un trabajo que le da un toque realista, a pesar de lo grotesco.  El gaucho sotreta con tres hijos es Jorge Priano, quien le da vida, pasión, garra.

Tanto Alejandro Ibarra como Pedro Vleázquez son dos langostas maravillosas, saltarinas, escurridizas, de una plasticidad que las vivifica.

Antonio Caponi, Gerónimo Espeche y Daniel Campomenosi, los tres creíbles hijos vírgenes, con gracias natural.

Priano define a la mujer: “un corpiño y una sunga son las pilchas del demonio; es taimada, veleidosa, chusma”, y de esa manera les explica a sus hijos qué y cómo es una mujer.

Por fin, vendrá una mujer, Fanny Bianco, totalmente desnuda y enigmática.
La naturaleza viva, con una intensidad expresiva, que no habla pero cuenta.
Belleza a flor de piel.

En esta dramaturgia hay sexo, política, poder y religión.  Toda lucha es por el poder, y acá se muestra patéticamente.

Demaría, sin grandilociencias, cuenta desde el libro y la puesta: No hay artificios; con luz natural, de cientos de velitas alrededor del escenario, y música en vivo, que interpreta Hernán Vives, y que tiene la particularidad de que es una tiorba, instrumento de cuerdas original, y que sólo tocan siete personas en nuestro país.

Elenco: Omar Calicchio, Daniel Campomenosi, Marco Antonio Caponi, Gerónimo Espeche, Alejandro Ibarra, Jorge Priano, Pedro Velásquez, Hernán Vives, Fanny Bianco // Música y Tiorba: Hernán Vives// Coreografía: Alejandro Ibarra // Escenografía e Iluminación: Gonzalo Córdova // Vestuario: Sofía Di Nuncio
Texto y dirección: Gonzalo Demaría

IMPA, LA FÁBRICA
QUERANDÍES 4290, LUNES A LAS 21
LOCALIDADES: $ 35

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment