Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Internacional » Una visión uruguaya de la Marcha del Orgullo porteña

Una visión uruguaya de la Marcha del Orgullo porteña

Por Yamandú Lasa – (SentidoG.com)

Una vision uruguaya del Orgullo porteño

Colores, alegría, música y festejos por el matrimonio igualitario, se mezclaban con el cálido recuerdo a Néstor Kirchner y el agradecimiento por “defender la igualdad”. Plaza de Mayo era una fiesta y sólo quien pudo vivirla sabe que la energía que se sintió entre las 150 mil personas que marcharon, fue única.

La cita fue a las 15 horas en Plaza de Mayo. Escenarios centrales con shows musicales y decenas de stands en los que se conseguían desde remeras, silbatos, escarapelas, lentes multicolores, hasta artesanías varias, delantales, revistas, y cervezas y refrescos en cantidad para sobrellevar la calurosa tarde de sábado –porque el Sol salió para estar en la marcha, no se la quiso perder.

Es que se fue un año intenso y la comunidad LGBT argentina lo sabe. El Bicentenario parece haber sido el momento en el que la historia hizo el clic para comenzar a igualar la balanza y para que los derechos fundamentales de las personas sean verdaderamente para todos y todas. Y desde afuera, en mi primer marcha del orgullo en Buenos Aires, lo noté.

Noté la alegría por lo logrado hasta ahora y también los esfuerzos y el reclamo por todo lo que falta, porque el camino es largo, y para lograr los cambios hace falta perseverancia y unidad.

La juventud acompañó desde temprano y en cierto momento era casi imposible recorrer los stands dada la multitud que comenzaba a llegar a la plaza. Música y alegría acompañaban a todas y todos aquellos que posaban con sus excelentes disfraces aportando más goce y colores a la fiesta. Desde la Mujer Maravilla hasta Evita o Robin y un sinfín de personajes únicos que bailaban con entusiasmo.

Todo estaba listo y mientras la feria culminaba, pasadas las 18 comenzaba la marcha y los camiones encendían motores. “Igualdad para nuestras familias”, “Visibilidad lésbica”, “No al racismo” o “Ley de identidad de género ¡ya!” fueron sólo algunas de las pancartas que identificaban a cada carro. Lo que dio una señal de organización y unidad en el reclamo, algo que no siempre puede verse, aunque es algo difícil de lograr por más que parezca algo casi obvio.

Montamos la bandera uruguaya en el camión que nos trasladó durante toda la marcha, desde donde pudimos ver la emoción de varios compatriotas residentes en Buenos Aires, quienes tocándose el pecho y lanzando un beso al aire, gritaban el nombre de sus dos países. Más emociones juntas, imposible.

También compartimos un lindo momento con A.MI.SE.U (Asociación de Minorías Sexuales del Uruguay) que dijo presente y acompañó la marcha con varios de sus integrantes, recibiendo también el cálido afecto de nuestros hermanos argentinos que siempre nos reciben al otro lado del charco.

Padres y madres con sus hijos e hijas, felices entre la diversidad y demostrando la plenitud en su sonrisa al vivir un momento tan especial y puro, sin miradas despectivas y logrando vivir la felicidad y el orgullo de ser quien son.

La Avenida de Mayo explotó. Las calles y las veredas colmadas de sonrisas de niños, jóvenes y adultos. Una marcha en la que además de la alegría, se sintió y se respiró en el aire la conmoción por la pérdida del Ex Presidente Néstor Kirchner. No sólo por las pegatinas y grafitis en paredes y calles que rezaban “Néstor vive”, sino también por los camiones que recorrieron la marcha con leyendas como “Siempre supimos que defendían la igualdad. ¡Gracias Néstor, fuerza Cristina!”. Un homenaje y un claro agradecimiento a una gestión que avanzó en materia de Derechos, y que a quienes vivimos en el exterior, pocos medios nos lo comunican.

Finalizado el transcurso y una vez frente al Congreso, la reiteración en pantalla gigante del momento en el que se aprobó la Ley de Matrimonio Igualitario, hizo explotar en llanto y alegría a los presentes una vez más, poniéndonos la piel de gallina al poder compartir semejante momento ante decenas de miles de personas, un orgullo y un placer haberlo vivido in situ.

Pero la emoción se vivió también entre el público. Emoción al ver la ternura de padres junto a sus hijos pequeños en brazos, el afecto y el amor en su máxima expresión, expresados en total libertad, fueron imágenes repetidas a lo largo de las más de nueve horas del evento. Y es imposible ver esto y no imaginarse el mundo en igualdad, por más utópico que suene, pero poder ver en el día a día esas expresiones tan puras de amor, sería un regocijo para el alma.

Culminó la marcha y llegó Leo García con su rock y energía, con un increíble atuendo, para luego dar paso a Miranda! que cerró el show con varios de sus éxitos haciendo saltar al público presente. Palabras mediantes y fuegos artificiales, el clásico tema “Soy lo que soy” culminó el espectáculo con un sinfín de aplausos que daban cuenta de la alegría y satisfacción por un año más de esfuerzos y logros.

La Marcha reclamó como consigna central la aprobación de la Ley de Identidad de Género. Confío en que el próximo año se estará celebrando dicha aprobación. Porque Argentina tiene todo para avanzar hacia la igualdad. Porque la Marcha del Orgullo de Buenos Aires tiene garra, organizaciones y gente que las sigue, que apoya, que celebra y festeja, que agradece y reclama, paso por paso. Y tienen la capacidad de ir hacia adelante y de festejar junto a una sociedad que cada vez más, crece en igualdad.

Me prometí volver a vivirla cada año, disfrutar cada segundo y compartir esa energía, tal como sucede en Montevideo cada último viernes de setiembre con la “Marcha de la Diversidad”. Con la seguridad de que los festejos y la lucha a ambos lados del río son exactamente los mismos, y la energía y la alegría por expresarnos sin miedos y tal cual somos, es también lo que nos une.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment