Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Ser gay después de los 40

Ser gay después de los 40

Por Xavier X. – (SentidoG.com)

La crisis de los 40 en los gays

Los primeros síntomas son espantosos. Aquellas simpáticas líneas de expresión se han transformado de repente en inmaquillables surcos de profundidad abismal. Ya no alcanza con arrancar de cuajo esos rebeldes hilos plateados que se cuelan por tus rizos castaños, porque ahora son mechones blanco-Moyano que hay que cubrir con algún “Koleston”, si fuera posible de una densidad similar a la del “Albalatex”. ¿Y dónde se escondieron las abdominales, fruto de tantos años de esfuerzo y dedicación? La respuesta es tan simple como irreversible: el paso de los años las ha cubierto con un manto adiposo y acolchado que ya no las dejará respirar nunca más…

Con mayor o menor dramatismo, el envejecimiento no es un trago fácil de digerir para los varones gays. Y es que el aspecto, la imagen, la onda, la belleza y, en definitiva, la juventud son parámetros muy valorados (tal vez, demasiado) en una comunidad que practica hasta la obsesión el relacionamiento social.

Se supone que, en semejante contexto, la pérdida de la juventud es el principio de un Apocalipsis personal, que incluye entre sus sobredimensionados monstruos del fin del mundo al más temido de todos: la soledad.

Pero ocurre, que en medio de estas crisis, uno suele olvidarse que no envejece solo. Hay varios millones de habitantes en el mundo que nos emparejan en edad, la mitad de ellos son hombres, y un 10% son gays. Así que no estaría mal desdramatizar un poco la etapa cuarentona, ¿verdad?

De hecho, entre la variada oferta de Internet pueden encontrarse sitios destinados a esta población, tal es el caso de “older4me”, que se define como “el hogar de los hombres maduros”, y combina la posibilidad de contactarse con otros hombres y la producción de contenido erótico.

El lado gris de la luna

Pero más allá de las anécdotas más o menos simpáticas, lo cierto es que el envejecimiento gay encierra un costado de gran vulnerabilidad, por lo menos desde que nuestro colectivo decidió cobrar visibilidad, allá por la década del 70’. No por nada se ha reservado para esta tercera edad el término “grey gay”, que no connota una etapa feliz, precisamente. Durante décadas, los gays hemos sido parias de nuestras propias comunidades y familias, debiendo aprender a sobrevivir en una soledad que golpea más fuerte durante la vejez.

¿Cuántas veces hemos escuchado sobre gays que se encuentran totalmente desprotegidos de la noche a la mañana, porque su pareja falleció y la ley (y la familia del fallecido) los despojan de todo bien, incluido el techo bajo el cual vivían? Ni hablar del hecho de que al no haber podido conformar una familia en un marco legal, que por ejemplo les haya permitido adoptar, se encuentran en la etapa más solitaria de sus vidas.

La raíz de esta vulnerabilidad es por demás conocida y ha sido la falta de legislación que incluya nuestro estilo de vida, algo que actualmente comienza a revertirse en varios lugares del mundo.

No es la intención finalizar este artículo con un lagrimón. Más bien invitarlos a relativizar los miedos “superficiales” de la vejez, y a valorar los avances legislativos, en cuanto a derechos adquiridos, de legislaciones como la argentina. Tal vez la próxima vez que encontremos un cabello plateado o una línea de expresión más pronunciada ya no entremos en pánico.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment