Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Latinoamérica » Brasil » Brasil regula la fertilización asistida

Brasil regula la fertilización asistida

Rio de Janeiro – (Agencias)

Permite explícitamente su uso por parte de parejas homosexuales y la utilización de embriones o gametas de personas fallecidas.

Con el objetivo de adaptarse a las innovaciones tecnológicas y a los cambios en la sociedad, las autoridades brasileñas sentaron ayer nuevas reglas para la reproducción asistida, que posibilitan el uso de material genético congelado de una persona muerta y permiten que las parejas homosexuales o los solteros puedan utilizar técnicas como la fertilización in vitro y la inseminación artificial.

El Consejo Federal de Medicina (CFM) estableció que a partir de ahora las parejas pueden congelar su esperma, óvulos o embriones para que, en caso de que uno de ellos fallezca, el sobreviviente tenga la posibilidad de concebir un bebe que contenga material genético de su compañero/a, siempre y cuando haya una autorización previa a la muerte.

La resolución del CFM especifica además que los médicos no cometen ninguna infracción ética cuando realizan un tratamiento de reproducción asistida después de la muerte del paciente. “Sólo es necesario que la pareja, al hacer el congelamiento del espermatozoide, del óvulo o del embrión, deje en claro el destino que quiere dar a ese material en caso de muerte o separación”, señaló el doctor José Hiran Gallo, del CFM.

Este es un organismo autárquico del Ministerio de Trabajo, que establece la reglamentación profesional de los médicos en todo el país, administra las licencias y aplica el código de ética médica.

Asimismo, la nueva reglamentación señala que todas las personas, independientemente de su estado civil u orientación sexual, pueden hacer uso de las técnicas de reproducción asistida.

La decisión abre la puerta para que parejas gays y lesbianas, o incluso personas solteras, puedan realizar estos procedimientos.

“Es una demanda de la sociedad moderna. La medicina no tiene prejuicios y debe respetar a todos por igual”, subrayó el presidente del CFM, Roberto d’Avila, al anunciar las medidas, que disiparán la incertidumbre a la que se enfrentaban hasta ahora las parejas homosexuales o las madres solteras cuando querían recurrir a este tipo de técnicas de reproducción asistida.

Cuestiones sin resolver

Sin embargo, todavía queda por resolver la cuestión de la filiación de los niños nacidos de este modo y que tengan dos papás o dos mamás. “Será necesario un análisis más profundo sobre cómo definir esta cuestión. Para este tema, todavía no hay una solución lista”, señaló el abogado Alexandre Nassar Lopes, especialista en derecho de familia.

Para evitar embarazos múltiples, la nueva reglamentación establece también límites al número de embriones que pueden ser utilizados según la edad de las mujeres que se sometan a estas técnicas. Si la paciente tiene hasta 35 años, podrá recibir un máximo de dos embriones; las que tengan entre 36 y 39 años, tendrán derecho a tres, y las mayores de 40, a cuatro.

“Las técnicas de reproducción asistida avanzaron mucho. No hay necesidad de un número tan grande de implantes”, destacó Adelino Amaral, presidente de la Sociedad Brasileña de Reproducción Asistida.

Además, el Consejo Federal de Medicina reforzó la prohibición de selección de embriones para elegir el sexo u otras características biológicas del bebe. “Eso no es otra cosa que un aborto”, apuntó el doctor Gallo.

En su resolución, el CFM mantuvo la prohibición de la venta de espermatozoides, óvulos o embriones y del “alquiler de vientres”. Sólo mujeres que tengan hasta un segundo grado de parentesco -madre o hermanas- con el paciente podrán ceder su útero para el desarrollo del feto.

“La donación temporal del útero nunca tendrá carácter lucrativo o comercial”, señala la medida publicada ayer en el Diario Oficial, donde se utiliza en cambio el término “vientre solidario”.

En Brasil funcionan actualmente unas 180 clínicas de reproducción asistida, y se estima que por año se realizan unos 25.000 tratamientos de este tipo. Todos los centros estarán ahora obligados a mantener registros de sus pacientes y serán responsables por el material genético no utilizado.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment