Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Latinoamérica » México » En el DF, 40 juicios de reasignación de sexo

En el DF, 40 juicios de reasignación de sexo

México.- (Milenio)

En el país existen pocos abogados especializados en el tema, lo cual aumenta su precio para el público; además, los pocos legistas que se dedican a estos casos reciben amenazas de grupos contra transgéneros.

En el Distrito Federal se han realizado 40 juicios especiales para el levantamiento de una nueva acta de nacimiento que provee de una nueva identidad a las personas transgénero.

Este procedimiento les permite obtener legalmente un nuevo nombre, sin leyendas de su anterior sexo.

El abogado Menahem Asher Silva ha presentado alrededor de 30 de los 40 juicios de personas que se reasignaron el sexo y que ahora pueden obtener un trabajo formal y legal, así como ser dados de alta en el IMSS e ISSSTE, tener seguros particulares, tramitar la credencial del IFE, CURP, y otros documentos.

A partir de las reformas al Código Civil de octubre de 2008 en el Distrito Federal, los transexuales tienen la posibilidad de incorporarse a la sociedad con su nueva identidad sin ser señalados, cuestionados o discriminados, dado que se homologan todos sus papeles de identificación, pues ninguna acta tiene anotación marginal del pasado.

Aunque el proceso resulta fácil y sólo lleva cuatro meses, no todos pueden pagar los 20 mil pesos que se requieren para presentar ante un juez el peritaje que exige la ley, el cual requiere de un especialista certificado, un psicólogo o psiquiatra, endocrinólogo y un sexólogo que garanticen la lucidez mental de la persona.

Asher Silva señaló que el transexual realmente vive y se desenvuelve como hombre o como mujer, que no habrá arrepentimiento o peligro social, y ante todo, que se trata de una persona honorable. “Algunos medios comenzaron a especular que los delincuentes podrían recurrir a este proceso para escaparse de la justicia, lo cual es absurdo, pues todo el proceso es muy estricto”.

El jurista añadió que en México existen muy pocos expertos y legistas certificados en temas sobre transexuales, lo que provoca que todo el proceso resulte costoso. Además, el hecho de que los pocos abogados que se dedican a estos asuntos son objeto de amenazas por parte de transfóbicos.

“Desde que empecé a impulsar las reformas de ley fui atacado, rodearon mi casa de soldaditos de plástico amarrados, saturaron mi correo y mi teléfono con insultos. ¡Cómo es posible que defienda a desviados, enfermos mentales, depravados! Tuve que cambiarme de casa y aun así consiguen mi teléfono y amenazan con atacarme”.

Uno de los primero casos que llevó Asher Silva fue el de Lucía, quien a los 26 años y luego de practicarse una mastectomía y la histerectomía, como se denomina a la intervención quirúrgica basada en la extirpación de las glándulas mamarias, útero, trompas de falopio y ovarios, se convirtió en Marco Antonio.

Con el tratamiento de reasignación de sexo, que inició con un reemplazo hormonal, pobló sus manos, piernas, pecho y rostro con vello corporal, sustituyó la voz femenina por una más varonil y gruesa. “Me siento todo un hombre, aun cuando no me he practicado la faloplastia. Hasta el momento los resultados no son nada estéticos y prefiero esperar”, mencionó el joven de 32 años.

Antes de la entrada en vigor de la ley a favor de la identidad de los transgéneros, la llamaban “loca y enferma”; incluso, se metieron con mi madre. Ahora nada le impide salir, trabajar, y andar por la calle como Marco Antonio.

En la infancia, quien se llamaba Lucía, poco gustaba de muñecas, faldas, moños y aretes. “Nunca jugué con niñas. Yo era muy sobresaliente con el balón, hasta rivalizaba con los niños y les ganaba”.

Cuando cursaba la primaria pocas personas llegaron a juzgarla, pero al llegar a la secundaria, la situación se tornó difícil porque sus compañeros comenzaron a tildarla de “marimacha”.

Desde ese momento, hasta su juventud, Lucía se convirtió en una especie de andrógino. Comenzó a acercarse a los grupos de lesbianas, de hecho se involucró con alguna de ellas de manera amorosa, pero no se sintió identificada porque sienten atracción hacia su mismo género y no tienen al hombre como un modelo a seguir.

“Ellas se sienten mujeres y yo quería ser hombre, un verdadero macho y trabajé mucho para lograrlo. Hacía ejercicio para eliminar al máximo las glándulas mamarias y acentuar los músculos”, mencionó Marco Antonio.

En la actualidad, nadie puede dudar que detrás del saco y de la corbata hay un hombre. Marco Antonio tiene una novia, a la cual le contó toda su historia. La familia, por supuesto, ignora la realidad.

Alemania, Canadá, algunas partes de Estados Unidos y España tienen algunos avances en materia de dar derechos a los transexuales. Pero la Ciudad de México es el única entidad en el mundo que otorga dicho reconocimiento legal, y que va a la vanguardia.

Diferencias

Una travesti es una persona que gusta de vestir con ropas del sexo opuesto. Puede deberse a diversos factores, uno es por fines lúdicos, otro también puede ser con fines fetichistas.

Los transgénero son personas que viven en el rol de género al que realmente pertenece, ya ha pasado por una fase de autoaceptación, siguiendo con terapias psicológicas.

Las personas transexuales aspiran a someterse a una reasignación genital, y pueden haberla realizado o no. Estas personas están totalmente en desacuerdo con sus genitales.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment