Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Glee inspira ataques en barrio gay de Toronto

Glee inspira ataques en barrio gay de Toronto

Toronto – (SentidoG.com)

Glee inspira ataques en barrio gay de Toronto

Los ataques hacia los gays han tenido diferentes formas, pero gracias a la exitosa serie “Glee”, ahora existe una nueva. El inocente juego que se ha hecho popular en el famoso programa de TV se ha convertido en un problema en el Gay Village de Toronto. La mayoría de los culpables de la triquiñuela son los alumnos del colegio secundario  Jarvis Collegiate, quienes se mueven en grupo durante la hora de almuerzo y luego de clases arrojando bebidas, nieve o hielo a quienes se crucen en su camino. Y tampoco faltan los insultos, especialmente “faggot” (marica), los cuales están fuera de lugar en  cualquier lugar, pero especialmente en el Gay Village.

La  policía de la zona ha aumentado su cantidad de patrulleros y se reunirá con los directivos del colegio esta semana con el objetivo de “ponerle fin a esta tontería”, según declaró el Sargento Rudy Pasini de la División 51. “Necesitamos recordarles a los chicos que lo que es gracioso en la TV no es necesariamente divertido en la vida real”.

Por supuesto que el bullying a los gays no es algo nuevo en el Village. En una época, el uso de huevos como misiles era el pasatiempo favorito de aquellos que gustan atacar a los gays. El temor que genera el llamado “slushing” (derivado de los “slushies”, las bebidas que los personajes de “Glee” se arrojan entre sí) es que las armas pasen de ser líquidos a objetos más contundentes. Especialmente, porque grandes cantidades de hielo suelen ser agregados a los actuales arsenales.

El último incidente sucedió el pasado día lunes cuando el dueño de una florería local, Paul Windsor de 49 años de edad, se encontraba caminando por la calle Alexander camino al gimnasio. Windsor se convirtió en la victima de un joven de 15 años quien arrojó su bebida en la espalda de su chaqueta. “Me enojé bastante y no fui del todo agradable, pero ellos respondieron a mis insultos. Creo que están eligiendo gente al azar en el vecindario, pero yo no me iba a quedar callado”, agregó el florista.

Windsor siguió al grupo de regreso al colegio Jarvis con el objetivo de alertar a algún maestro y en el camino fue receptor de otra bebida y esquivó un gran montón de nieve que los jóvenes habían recogido de la calle. “Me gustaría sentarme con estos chicos y preguntarles por qué razón no debería presentar cargos en su contra y por qué piensan que lo que están haciendo está bien”, argumentó Windsor. Por supuesto, el día siguiente, fue víctima de un ataque similar. Esta vez, Windsor portaba una cámara de fotos y los atacantes escaparon al verla.

La directora del colegio Jarvis, Elizabeth Addo, se negó a comentar cual fue el castigo recibido por los responsables, excepto que se estaban llevando a cabo “investigaciones”. “Los estudiantes que tengan un comportamiento homofóbico sufrirán las consecuencias”, aseguró la directora. “No es el espíritu de la escuela ni el espíritu de inclusividad que nos caracteriza”.

•    Con información de Toronto Sun

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment