Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Mar del Plata ¿destino qué?

Mar del Plata ¿destino qué?

Por Gabriel Oviedo –  (SentidoG.com)

La noche gay marplatense, a full.

En época de vacaciones, las notas sobre los diferentes destinos para visitar son cosa común en los medios de información. No tan común es la mención de un destino turístico “gay friendly” en un medio de alcance nacional y de la influencia de Clarín. Pero así las cosas, el matutino publicó este martes una nota sobre cómo la ciudad balnearia de Mar del Plata busca afianzarse como destino turístico del publico LGBT.

El artículo en cuestión, firmado por Victoria de Masi, deja traslucir que, a pesar de los intentos, la sociedad nos sigue enclosetando, y teniendo una mirada muy cliché de nuestra comunidad. Desmitificando el contenido, pretendemos ayudar a elegir un destino turístico que realmente nos incluya.

¿El mar?

Después de la aprobación del matrimonio igualitario, en julio pasado, y con más de 800 parejas unidas a través de esta ley, es lógico pensar que en algún momento se tomarán vacaciones y que posiblemente visiten Mar del Plata (o cualquier otro punto del país). Pero, ¿qué ofrece la ciudad costera?

De la nota que citamos, se desprende que la igualdad está muy lejos. Textualmente indica que “estamos de moda”, y hace hincapié en el conocido DINK (Double Income, No Kids), lejos de compararnos igualitariamente con cualquier pareja heterosexual sin hijos, y dejando a las claras que la apertura pasa por el dinero que dejemos allí.

El texto refleja que aquellos que orientan su negocio a “este sector” lo hacen por el dinero. Vamos… como todo negocio, caramba. “Aseguran que la mirada ‘“del otro” cambió. Y los comerciantes, siempre listos para ganar nichos desatendidos, aprovecharon: en un año se triplicó la oferta de servicios para la comunidad”, dice.

Con datos de una encuesta minuciosa sobre quién sabe que totalidad de turistas y de que periodo de tiempo (repetimos, este es el primer año después de la “apertura social”), se indica que el 15% de los que llegan de visita al país, elige Mardel y, desde el encabezado, la nota nos mete nuevamente en el closet, ya que sostiene que “en una docena de hoteles ya pueden pedir cama matrimonial sin dar explicaciones”. ¿Hay que darlas?

Y el dress code (vestimenta), junto a los locales nocturnos, es lo que más nos mueve. Traducción: salimos de nuestras ciudades de origen para ir de reviente a los boliches, como principal atracción.

Fuera de la noche, la periodista deja traslucir que durante el día lo ideal es ir a Playa Chica o La Escondida, donde “nadie bardea”. Claro, seguramente las señoritas en bikini heterosexuales llevan un velo y ningún muchacho las piropea en ninguna otra playa, no sea cosa que a los gays, lesbianas y travestis nos suceda la discriminación que sufrieron Pablo Ruiz y Gustavo Moro al intentar entrar al balneario “El Cármen” de Punta Mogotes, argumentando que no querían “travestidos” (ver video).

También nos queda claro que de todas las ciudades balnearias, Mar del Plata es la más “amigable”, con el público LGBT. Desde el recordado emprendimiento “Calu Beach”, en 2003, hasta los que pretenden instalarse a orillas del mar para instalar el suyo, no hay otra localidad que mueva este interés.

Llena de atracciones para todos y todas, Mar del Plata, sigue siendo uno de los mejores lugares para visitar a la hora de planear las vacaciones.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment