Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Suplementos » Espectaculos » Celebran 25 años de los Premios Teddy

Celebran 25 años de los Premios Teddy

Berlin – (El Mundo)

Los Teddy premian lo mejor del cine gay

El premio a las películas de temática homosexual más importante del mundo se hace mayor. Este año, el Teddy Award cumple un cuarto de siglo, en el que ha pasado de ser el hermano pequeño a la sombra del Oso de Oro a convertirse en un prestigioso galardón que constituye un honor en sí mismo.

No en vano, la lista de ganadores del “Teddy” incluye los nombres de muchos directores que se estrenaron en el Festival Internacional de cine de Berlín, desde Gus Van Sant a Derek Jarman pasando por Pedro Almodóvar, que en 1987 se hizo con la estatuilla por “La ley del deseo”. A todos ellos el certamen cinematográfico alemán les sirvió como primer gran trampolín en la escena internacional.

Van Sant fue uno de los primeros ganadores del “Teddy” por “My Private Idaho”. En aquel entonces, cuando le preguntaron si su objetivo era convertirse en un cineasta famoso por hacer películas de temática homosexual contestó que él, lo que quería, era simplemente “ser un cineasta famoso”. Y ese premio fue uno de los primeros pasos que afianzaron su carrera.

En esta edición de aniversario, uno de los puntos centrales será la lucha global contra la homofobia y los crímenes fomentados por el odio. Los artistas franceses Pierre et Gilles han diseñado el concepto del Teddy Award 2011: el tema es “1.000 besos – Protege cada beso”.

Pero la Berlinale no es un festival de temática gay, como los que se celebran en Londres o San Francisco. Las películas de temática homosexual no se muestran en una sección propia, sino que se mezclan entre el resto de la programación, de modo que el Teddy Award queda integrado en el certamen. En este sentido, el galardón es el único asociado a un gran festival de serie A.

En el pasado recibieron el premio estrellas como Helmut Berger, Joe Dallesandro (a su carrera profesional), John Hurt o la ganadora de un Oscar Tilda Swinton. En esta edición, un “Teddy” especial será entregado al artista satírico sudafricano Pieter-Dirk Uys, que también emplea su tiempo como activista en la lucha contra el sida.

La organización le hará entrega de la estatuilla honorífica por su compromiso con la educación sobre el VIH en las escuelas sudafricanas y por su álter ego sobre los escenarios, Evita Bezuidenhout. Nelson Mandela se refirió una vez a ella como la “mujer blanca más destacada de Sudáfrica”.

La Berlinale ha sido un evento pro gay desde hace décadas. Ya en 1980, el entonces director del festival, Moritz de Hadeln, dio su aprobación tácita a los equipos de selección para incluir en las distintas secciones filmes de contenido homosexual procedentes de todos los rincones del mundo.

En aquella década, el certamen se hizo famoso por ser el festival “más gay” fuera del mundo angloparlante. My Private Idaho de Van Sant fue proyectada en la capital alemana cuando en Hollywood apenas habían oído hablar del cineasta.

Cuando la película cubana Fresa y chocolate se exhibió en Berlín en 1994, era una perfecta desconocida fuera de Latinoamérica, pero el impulso que recibió en el festival fue el comienzo de un rosario de galardones que acabarían con la nominación al Oscar como mejor película de habla no inglesa.

Y es que la Berlinale se ve a sí misma no sólo como un puente entre oriente y occidente, sino también como vínculo entre Hollywood y el cine independiente. También por eso este año se ha elegido para la gala del “Teddy” un lugar muy simbólico: la antigua terminal del aeropuerto de Tempelhof, foco del puente aéreo en la etapa más difícil de la Guerra Fría.

Más de 3.000 invitados del mundo cultural, financiero y político se darán cita en la gala, que se ha convertido en uno de los puntos fuertes y más glamourosos del festival.

Pero además, el Teddy Award marca el tono de los festivales de cine para gays y lesbianas en todo el mundo. Cada año, más de 120 directores de este tipo de certámenes procedentes de todo el mundo se reúnen en un encuentro de programadores, que constituye la mayor congregación de organizadores de festivales de temática homosexual.

Muchos de estos representantes tienen problemas en sus países de origen por su trabajo. El Teddy Award se toma este asunto muy en serio y trata de ayudar y proteger estos festivales. Así, gracias al apoyo de la organización berlinesa, el año pasado se celebró por primera vez un festival de cine homosexual en San Petersburgo, y en el pasado se allanó el camino para la celebración de otros eventos en Kiev, Yakarta y Sarajevo.

La influencia internacional del Teddy Award ayuda a los países a romper sus barreras sociales e integrar al colectivo de gays y lesbianas. Como parte de las celebraciones de este XXV aniversario, los organizadores del premio participarán además en la fundación de la Berlin Queer Academy.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment