Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Latinoamérica » Argentina » Dos mujeres trans rindieron para ser asistentes escolares

Dos mujeres trans rindieron para ser asistentes escolares

Mendoza – (Diario UNO)

El viernes se tomó examen a 36.000 aspirantes a convertirse en asistentes escolares de las instituciones educativas de la provincia. Se trató de un proceso inédito a partir del cual se confeccionarán los escalafones para el ingreso del personal. Entre los interesados en los distintos puestos, rindieron Alejandra Ironicci y Shendel Espíndola, dos mujeres trans. Se las autorizó a realizar el examen con su apellido y número de documento, ya que el nombre que figura en el DNI no corresponde a su identidad de género.

Desde octubre de 2010 se viene desarrollando el proceso de inscripción para la confección de nuevos escalafones para cubrir suplencias e ingresos a cargos de asistentes escolares. Los aspirantes a desempeñarse en escuelas urbanas y rurales de todos los niveles y modalidades, comedores escolares y cocinas centralizadas, participaron el viernes de la última instancia de ese proceso en la cual deberán realizar un examen escrito con el formato Múltiple Choice que se tomó en 100 escuelas primarias desde las 7.30.

“Nosotras rendimos con el apellido y el número del documento de identidad, no con el nombre”, explicó Alejandra que todavía no puede realizar el cambio de datos en el DNI porque la ley de identidad de género no ha sido tratada en el Congreso de la Nación, y agregó que Shendel se anotó en los escalafones para portera y ella para ecónoma y auxiliar administrativa.

El trámite fue igual al de cualquier aspirante. Ellas se acercaron a las escuelas en las que querían trabajar y presentaron la documentación necesaria. “Las directoras mandaron los datos para que podamos rendir pero no agregaron nada de nuestra condición sexual. Cuando llegamos al examen nos trataron muy bien y no tuvimos ningún inconveniente”, contó Alejandra y siguió: “Es más hubo muy buena predisposición de los organizadores y conocimos gente muy amable de toda la provincia”.

Al respecto mencionó que ella se inscribió en la escuela Juana del Pino de Rivadavia y su compañera en la escuela San Lorenzo. “Las directoras confían en nosotras, creen que tenemos los conocimientos necesarios para ocupar esos cargos y por eso nos aceptaron la solicitud”, señaló.

Un gran avance

Alejandra también se refirió a la importancia que tiene que se les haya permitido rendir con su apellido y que no se les haya presentado ningún inconveniente u obstáculo para completar la última etapa y poder estar incluidas en el escalafón.

“Es muy importante que este cambio cultural se esté dando y la gente con la que rendimos lo reconocía como un avance. Esto significa igualdad de derechos y la posibilidad de acceder a un trabajo”, remarcó la aspirante a ecónoma y auxiliar administrativa. Además reconoció que hubo mucha gente que las acompañó en este proceso y les dio fuerza para animarse. “Creo que estamos generando el cambio, de a poco”, reiteró.

En ese sentido, recordó que en otra oportunidad ella había intentado ingresar al Ministerio de Educación y la puerta se le había cerrado no por falta de conocimientos o títulos habilitantes sino por su condición sexual. “Yo había intentado anotarme en 1998 para dar clases en las escuelas pero no me permitieron inscribirme porque yo ya estaba atravesando el proceso de cambio y estaba feminizada”, indicó.

Por último, se refirió a los desafíos que le esperan una vez que formen parte de los escalafones correspondientes y puedan acceder a los puestos laborales para los que se prepararon. “Si ingresamos, la meta será poner en práctica los conocimientos que conseguimos con tiempo y dedicación. Vamos a demostrar que podemos trabajar”, dijo y agregó: “Es la primera vez que dos personas trans pueden rendir para ingresar a trabajar en las escuelas”.

Respecto a la posibilidad de que encuentren inconvenientes o trabas por parte de la comunidad educativa para desarrollar su tarea, Alejandra se mostró muy optimista. “No creo que haya resistencia de los padres o de los docentes si ingresamos a trabajar en las escuelas porque no vamos a tener casi contacto con los alumnos”, manifestó. Pero también aclaró que éste es sólo un primer paso. “Esto ya es un cambio, es trascender en el tiempo. Se empieza por acá y después rendiremos para la docencia. Shendel ya quiere terminar el profesorado de inglés”, dijo.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment