Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Suplementos » Lifestyle » Juegos eróticos: a ellas les divierte disfrazarse

Juegos eróticos: a ellas les divierte disfrazarse

Por Pepa Palau – (SentidoG.com)

Disfraces para ellas

 

Los juegos eróticos son indispensables para avivar la llama de la pasión, evitar caer en la rutina y divertirse explorando nuevas emociones. Entre ellos, el disfraz es un excelente aliado para sorprender a tu pareja y cumplir sus fantasías.

Quienes mejor se adaptan a los disfraces son las mujeres, dada la variedad de accesorios que para ellas hay disponibles en sex shops y negocios afines, como así también por su mejor disposición para los juegos de rol. Por eso, esta nota es para ellas y, sobre todo, para aquellas parejas en que ambas se animan a disfrazarse y jugar un ratito.

Lo primero que hay que tener en cuenta es el tiempo disponible y la buena predisposición. No es recomendable iniciar un juego con disfraces media hora antes de ir a dormir, con cansancio y mal humor. Un buen momento puede ser una siesta, durante el fin de semana. Disfrazarse y entrar en situación lleva mucho más tiempo que los juegos eróticos convencionales.

Un beneficio que conllevan estos juegos es que la pareja deberá ejercitar la comunicación. Hay que entender qué personaje erotiza a nuestra pareja y también hay que aprender a coordinar los roles y los tiempos de las dos durante el juego.

Por lo general, los disfraces son claros estereotipos y traen consigo un rol bien definido, lo que facilita la entrada en situación y la acción posterior. Así, caperucitas, conejitas, colegialas, guerrilleras, marineras, mucamas, secretarias, mujeres policías y enfermeras no representan demasiados secretos o complejidades, a la hora de improvisar un diálogo o crear en una breve y simple historia.

La idea es que las características del disfraz se extiendan al terreno sexual. Por ejemplo, si una se disfraza de policía y la otra de rea, la creatividad sexual se desarrollará a partir de los castigos que la primera pueda impartirle a la segunda.

Por lo general, los disfraces dejan al descubierto nuestras zonas erógenas y/o genitales, como para poder jugar y tener sexo sin necesidad de desvestirnos. Además, el vestuario suele complementarse con un kit de accesorios que contribuyen con el momento del placer (en el ejemplo citado: un par de esposas).

Si bien hay muchos disfraces que pueden improvisarse en casa, no está de más repasar el catálogo de los especialistas. Aquí te dejamos las variadas opciones que te ofrece el Internet Sex Shop “Astutas”.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment