Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Politica y Derechos LGBT: los trapitos sucios se lavan en casa

Politica y Derechos LGBT: los trapitos sucios se lavan en casa

Buenos Aires – (SentidoG.com)

Las acciones de los politicos no acompañan su discurso "friendly"

 

 

 

Hoy en día, como nunca antes, los principales funcionarios de cada país (presidentes, embajadores, representantes de partidos políticos) no sólo deben atender las demandas de sus compatriotas, sino también cooperar en un estado de derecho global. En lo que a derechos LGBT se refiere, tal vez el ejemplo global más reciente sea la declaración de la ONU que condena la violencia contra las personas LGBT, firmada el pasado 25 de marzo pasado por 85 países que expresaron su preocupación “ante la persistencia de elementos que atestiguan, en cada región, actos de violencia y violaciones de los derechos humanos, fundados en la orientación sexual y la identidad de género […], incluyendo muertes, violaciones y torturas”.

Sin embargo, en ocasiones encontramos que, de la frontera hacia adentro, los mismos referentes no defienden los derechos LGBT con la convicción que lo hacen hacia el resto del mundo. ¿Los trapitos sucios se lavan en casa? Te contamos algunos ejemplos que demuestran cuánto más fácil es suscribir convenciones y tratados internacionales que llevar adelante políticas igualitarias en el propio país.

Cuba es uno de los firmantes de la declaración antes citada. Tras el largo régimen castrista que ha condenado a las minorías sexuales, desde hace algunos años la isla ha manifestado, sobre todo en la esfera internacional, una mayor apertura hacia la diversidad. Sin embargo, hace muy pocos meses, en diciembre de 2010, Cuba era noticia por sumar su voto positivo para una declaración especial de un comité de las Naciones Unidas, en la que se excluía a las personas homosexuales y transexuales de los crímenes de ejecución mediante procesos extrajudiciales y arbitrarios.

Quienes últimamente han expresado las críticas más severas sobre la política interna de derechos LGBT de Cuba han sido los representantes del Partido Popular (PP) de España. Su presidente, Alberto Fernández Díaz, ha cuestionado que la ciudad de Barcelona colabore internacionalmente con países como Cuba, donde aún la represión homofóbica continúa en perjuicio de las minorías. “Si hemos de defender la libertad sexual, lo que hay que promover es la ruptura de los hermanamientos de Barcelona con países que persiguen a los gays, como Cuba”, ha dicho el dirigente.

Sin embargo, se han cumplido recientemente los 2.000 días desde que el mismo PP presentara un recurso de inconstitucionalidad contra el matrimonio entre personas del mismo sexo, derecho vigente desde hace años en España. De hecho, la semana pasada se conoció que la Asociación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales de Ávila (Lesgávila) ha puesto en marcha una campaña para invitar a una boda gay a 50 alcaldes del PP de la provincia de Ávila, con el objetivo de concientizarlos y evitar un retroceso en la legislación del país peninsular.

En su reciente visita a Brasil, el presidente norteamericano Barack Obama pidió que se respeten los derechos humanos de la comunidad LGBT y se comprometió, junto con la presidenta Dilma Rousseff, a trabajar por el fin de la homofobia y por la igualdad de nuestros derechos. Sin embargo, y a pesar de que Obama se ha mostrado como uno de los presidentes más friendlies en la historia del país del norte, la legislación norteamericana todavía no contempla muchos derechos de las personas LGBT. Y no nos referimos solamente al matrimonio; actualmente una sexualidad diferente puede constituir un serio obstáculo para que una persona extranjera logre la ciudadanía americana.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment