Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Fallo judicial reconoce la identidad de genero de Vida Morant

Fallo judicial reconoce la identidad de genero de Vida Morant

Buenos Aires – (SentidoG.com)

Un nuevo fallo ordenó modificar toda la documentación, incluyendo nombre y sexo, de una travesti. La medida fue dispuesta por la jueza en lo Contencioso Administrativo y Tributario porteña, Elena Liberatori, quien hizo lugar al pedido de una”medida cautelar” presentada por quien a partir del fallo pasará a llamarse Vida Morant.

Vida Morant

Ese nombre, según había reclamado mediante una acción de amparo, “representa su identidad y expresión de género femenina”, por lo que consideró indispensable “el cambio registral en los datos consignados en la partida de nacimiento (expidiendo una nueva) y otros documentos individualizantes provenientes de organismos públicos y privados”.

En dialogo con SentidoG.com, sostuvo que “Vida Morant es mi nombre y es lo más mío y más propio que tengo. Soy yo misma: actriz, ama de casa, amiga, novia, trabajadora”.

Vida Morant es actriz, directora, docente y autora teatral. Ama su trabajo, porque para ella el teatro viene de siempre. Formada en el IUNA (Instituto Universitario Nacional del Arte) como profesora de arte dramático, tiene su propio grupo teatral LA COMPAÑÍA ENCéNICA, fundada con una compañera; son un grupo de actores y actrices que producen sus propios espectáculos autogestionados, que por lo general Vida escribe.

El cambio social en cuanto a la transformación física es del año 1997.

“Estudiaba psicología (me faltaron 4 finales para recibirme), y paralelamente hice la carrera de arte dramático y como mi deseo estaba puesto ahí, ahí continué.
El teatro y la docencia es algo que tomo con mucha responsabilidad y además con mucho amor. Ser actriz y ser docente es para mí, de alguna manera, ser una comunicadora social. Por eso intento ser selectiva en el trabajo que elijo. Aspiro a tener las mismas posibilidades que las otras compañeras actrices, de poder interpretar cualquier papel, una madre, una loca, lo que fuere”, sostiene.

Tal vez, el fallo le permitirá hacer valer su deseo artístico de no ser convocada solo para papeles trans. “Muchas veces tuve propuestas para realizar personajes de travestis o transexuales, pero comúnmente los rechazo porque no me representan ningún desafío profesional. En estos momentos hay muchas expresiones artísticas relacionadas a lo trans; como actriz no pretendo trascender por mi condición ni comunicar artísticamente desde ese lugar. Me interesa incluir otras referencias y que no quede que la figura artística trans tiene que ver con la revista, las plumas o el strass, o con una belleza y una estética determinada”.

Sin embargo, Morant es muy precisa para identificarse. “Sinceramente no sé que es ser Trans, más allá del género o de la identidad. Yo me identifico como mujer, vivo como tal y así me presento. No me presento como travesti porque no creo que lo nominal sea lo correcto. Sé que travesti políticamente tiene un peso importante. Pero yo no me travisto. Uso ropas, modales y una idiosincrasia conforme a la identidad de género al cual siento pertenecer desde siempre, y así me muevo en la vida. Creo que ser mujer tiene que ver con algo que va mucho más allá de la genitalidad. Ser mujer es mucho más allá que lo que el cuerpo dice”

Una nueva etapa comienza, sobre todo en lo laboral. “Trabajé de paseadora de perros y limpié casa. He hecho de todo para sobrevivir. Vengo de una familia muy humilde y siempre tuve que hacer mucho sacrificio para ayudar a mis viejos. Ahora estoy realizando el trabajo que me gusta. Pero lamentablemente me sigo encontrando con la dificultad real de acceder a un trabajo como el común de la gente. Me ha pasado muchas veces de ir a una convocatoria de trabajo, y que me contesten: “mire no, acá es un trabajo que se requiere una mujer”; a lo que yo les contestaba si pensaba que era un elefante. Muchas veces me he tenido que volver con el diario abajo del brazo. Eso es algo muy doloroso. Lo que más produce es fatiga. Tener que andar explicando todo el tiempo es tremendo. Las personas comúnmente no tienen que andar explicando qué son ni con qué se identifican, ni porqué se llaman de tal manera. Me parece que las personas trans siempre estamos expuestas a tener que dar una explicación”.

La jueza entendió que “partiendo del régimen constitucional de la Ciudad de Buenos Aires, es claro que no hay orientaciones sexuales o géneros buenos y malos: la opción sexual y el género son cuestiones extramorales. No hay un marco normativo que permita establecer géneros normales y patológicos. Se trata de admitir que la libertad y el reconocimiento son muy importantes para la dignidad humana”, añadió. “Sólo desde la mirada de la satisfacción de quienes se hallan en el ejercicio pleno de sus derechos fundamentales puede pensarse que la aquí actora deba soportar un día más de su vida en un contexto precisamente de judicialización, estigmatización, criminalización y patologización hacia su persona y su calidad de vida. Esta medida adoptada en forma urgente e inmediata tal vez pueda ser -aunque infinitamente pequeña-, una reparación que le es debida desde que como persona sintió como siente su sexualidad”, completó la jueza.

La decisión ya fue notificada al Registro del Estado Civil yCapacidad de las Personas de la Ciudad de Buenos Aires, al Registro Nacional de las Personas, al Registro Nacional de Reincidencia y a la Secretaría del Registro Electoral, entre otros organismos.

Vida cuenta que a partir de ahora no deberá “travestirse para ser lo que es. “Ocultarme, disfrazarme (eso sí sería travestirme), vestirme como un varón y llevar una apariencia acorde con la identidad registral del DNI…pero no estaba siendo de verdad. Esa es la elección de vida, poder ser quien una siente que es, y salir al mundo a buscar los espacios”.

 

 

Piden por la Ley de Identidad de Género

El titular de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), César Cigliutti, manifestó
su esperanza de que se debata y sancione este año en el Congreso Nacional la ley de identidad de género que habilite “a una persona a vivir con la identidad con la que se identifica, y sin tener que acudir a la justicia”.

El proyecto fue presentado en la Cámara de Diputados el año pasado por el Frente Nacional por la Ley de Identidad de Género, que integran numerosas organizaciones y entre ellas la CHA.

Cigliutti recordó el primer caso que se dio en la Argentina de autorizar a una persona a realizar el cambio de género sin cambio de sexo, cuando en 2008 Tania Luna obtuvo su nuevo documento de identidad femenina, manteniendo su genitalidad masculina.

El titular de la CHA precisó que “el tema de la identidad de género es un derecho humano esencial que tiene una persona a vivir según el género con el que se identifica”, y añadió que la jueza Liberatori “reconoce este discurso de la CHA”.

Con respecto al proyecto de ley sobre esta temática precisó que “está en Diputados, en la Comisión de Legislación General, es el número 8.126 y esperamos que se trate este año”. “Tiene que haber una ley para que no se tenga que judicializar cada caso y poder ir directamente al registro de las personas y anotar el cambio de género”, destacó.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment