Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Marilina Ross, el largo sonido del adiós

Marilina Ross, el largo sonido del adiós

Por Mariano Casas Di Nardo – (Revista Imperio)

Marilina Ross

Es difícil comprender el adiós. Pensar que todo se acabó cuando se habla en vida de las cosas. Y más aún cuando se trata del arte, más específicamente de la música. Una expresión eterna, que se inmortaliza en cada canción, estribillo o verso. Marilina Ross intenta hacerlo con éxito, aunque no por ello sin tristeza. Porque con su disco Mucho más que un sueño, la siempre recordada Raulito, se despide del ruedo debido a un enfisema pulmonar que le imposibilita  moverse con naturalidad, tanto sobre un escenario como en la vida cotidiana.  Un cierre forzosamente perfecto de una carrera que comenzó con una obra de teatro de Luisa Vehil, allá por los albores de la década del 50, previo seis años de preparación actoral en el Teatro Infantil Labarden.

-Me pareció una buena idea eso de reflotar perlas de mi repertorio juntos con amigos de la vida. Fue una idea que me sugirió mi productor y me gustó mucho. No es lo mismo cantar Honrar la vida sola que junto a Eladia Blázquez – su autora–. O cantar yo sola Se puede que junto a Alberto Cortez. Otros amigos que participan son Alejandro Lerner, Sandra Mihanovich, Victor Manuel y Silvina Garré, entre muchos otros colegas que colaboraron en su momento. Y la selección de invitados fue muy simple, pensé más en las personas por las letras que por las canciones. Por ejemplo, para cantar Mis hijos naturales pensé: “¿Quien no tuvo hijos propios y sin embargo dio tanto a tantos niños?” Y la respuesta fue una sola: María Elena Walsh. ¡Nadie mejor que ella! Y allí está cantando conmigo.

-Este disco sería como la tarjeta de una fiesta de despedida…

-Podría ser. En realidad es una decisión muy difícil de tomar y más difícil de concretar; por eso no termino de despedirme. Pero tengo un enfisema pulmonar que me produce fatiga si me muevo un poco y eso hace que me dificulte los movimientos en mis presentaciones.  No me animo todavía a cantar con oxigeno como lo hizo Sandro. Para mí la música siempre estuvo ligada al disfrute, si no, no me sirve… Y yo sin entusiasmo no sirvo para nada

-¿Y este presente tuyo está lleno de melancolía o de felicidad por una nueva vida?

-Está lleno de incertidumbre. Igual estoy bien conmigo misma y eso es importantísimo. Ahora me atrapó mucho la computadora. Me divierte mucho hacer videos y subirlos yo misma a la red. Hago todo, desde la filmación, la edición y el posteo final en Youtube. Últimamente estuve haciendo karaokes con mis canciones para que cualquiera las pueda cantar. Están todas en mi blog: www.marilinarossoficial.blogspot.com

-¿Y la actuación no te tienta?

-No. La verdad que no me tienta para nada. No creo que vuelva. En realidad no lo sé. Por el momento te diría que no.

-¿Pero cuando mirás para atrás y recordás lo exitoso de tu paso por la actuación, no te dan ganas?

-La verdad, que hoy por hoy, no. Sí me da mucha satisfacción todo lo que hice. Desde formar parte de laureado grupo Gente de Teatro presentando en televisión el programa Cosa Juzgada bajo la dirección de David Stivel. ¿¡Mirá que actores!?, Norma Aleandro, Bárbara Mujica, Juan Carlos Gené, Carlos Carella –“luego se agregó Federico Luppi”, afirma– y Emilio Alfaro. Después vino Señoritas Alumnas y Piel de naranja junto a Arnaldo Andrés. Todas cositas que me llenan de orgullo… Pero hoy estoy en una etapa de replanteo. Veremos.

-No me nombraste La Raulito… ¿No está en tus logros más valiosos?

Despidiendose de los escenarios

-Fue mi mayor logró y la película que más reconocimiento me dio. Un punto bisagra en mi carrera. Creo que fue mi mejor trabajo. También me dio la satisfacción de haberlo logrado, dado que fue un proyecto mío. El único que tuve como actriz. Fue una película que me abrió muchas puertas en el exterior. Sobre todo en España. De no ser por ello, no sé qué hubiese pasado conmigo durante mi exilio.

-Recordando tu carrera… ¿Quiénes fueron las personas que más enseñanza te dejaron a nivel personal?

-Por sobre todos, recuerdo con mucho amor a mi primera profesora de teatro, Blanca de la Vega, con quien vislumbré de niña la magia del teatro. Luego podría decirte Luisa Vehil, quien me abrió las puertas de su teatro, de la TV y de su vida para que yo aprendiera todo lo que sé, aún hoy. Como cantante debo agradecerle mucho a Alberto Migré, quien me enseñó lo que significa poner música en diferentes escenarios. A él le debo la composición de varios temas importantes de mi carrera, ya que me los pedía para sus novelas.

Ya muchos años pasaron de la revolución que causó Puerto Pollensa junto a Sandra Mihanovich cuando en 1982 el dúo regalaba en cada estribillo alas de libertad. Se cayó el gobierno militar, llegó la democracia y con ella más de una decena de presidentes. La sociedad aprehendió valores igualitarios, hasta llegar al hoy, con leyes equitativas para todos. Seguramente Marilina haya aportado su granito de arena en su momento. Al margen de la opinión pública y como todo guerrero que descansa, su palabra sigue siendo de las más autorizadas y respetadas.

¿Qué opinión te merece la Ley del Matrimonio Igualitario?

-Le doy la bienvenida a esa ley. Como a cualquier otra ley que mejore la calidad de vida de los ciudadanos aunque sean minoría. Habla bien de nuestro Congreso y de nuestra gente.

-Nuestro país para determinadas cosas es de avanzada y para otras, arcaico y primitivo… ¿A qué creés que se debe?

-Es que en esa puja está el crecimiento. A veces el avance se hace de forma lenta pero es inexorable. Este proceso seguramente se haya dado en todos los países que reconocen ser de vanguardia. Pero falta tiempo, lo bueno es que ya estamos andando el camino.

-¿La inseguridad y el grado de violencia creés que son parte de ese camino?

-Lo que me decís sucede en cualquiera de las grandes ciudades. La diferencia es que de un tiempo a esta parte, las noticias que antes estaban en la página de policiales, ahora están en las primeras páginas y con letras catástrofe. Y en televisión te bombardean de malas noticias. Ojalá llegue pronto la ley de medios, seguramente nos enteraremos de cosas mejores, que también pasan.

El show no puede continuar.

-¿Dónde encontraremos a Marilina Ross, de ahora en más?

-Seguiré conectándome con todos mis seguidores y amigos a través de Internet. Pero extrañando los escenarios y todo lo que tenga que ver con la música en vivo. La semana pasada me hicieron un homenaje en el Teatro Coliseo de La Plata y me saqué el gusto de cantar y compartir mis canciones con Patricia Sosa, Julia Zenko, Claudia Puyó y la soprano Paula Almerares; todas diosas. Creo que esa sí fue mi despedida. Seguro que extrañaré, es que siempre fui muy feliz en los escenarios…

¿Te arrepentís de algo?

-Me arrepiento de algunas cosas que hice cuando ignoraba algunos alcances. Pero prefiero contarte de lo que me siento orgullosa… Y es de haberme hecho caso siempre que pude. Ser fiel a uno mismo es lo mejor que se puede hacer.

-¿Qué te gustaría que diga el libro del Rock Nacional, del cual uno de los primeros capítulos, será absolutamente tuyo?

-En principio me gustaría que se llamara Música Nacional, para que fuera más abarcativo el concepto. Pero me gustaría que diga que la música me hizo muy feliz, tanto que cambié de profesión aún teniendo éxito como actriz.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment