Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » ¿Orgullo o resentimiento? El dilema detrás de la última X-Men

¿Orgullo o resentimiento? El dilema detrás de la última X-Men

Por Leandro Fogliatti – (SentidoG.com)

Mutante y orgulloso

 

Ya se opina que X-Men: First Class es la mejor película de la saga, después de la original. Muchos creen que el mérito descansa en volver a expresar fuerte y claro el mensaje central: una minoría, los mutantes, temida y desplazada por el resto de los humanos, los “normales”. Las críticas no se han demorado en señalar paralelismos entre la lucha por los derechos LGBT y la supervivencia de los mutantes, y hay quienes incluso entienden la trama como una “parábola gay”. ¿Será para tanto?

Mutante y orgulloso

“Mutante y orgulloso” es el slogan que ha trascendido en la Red para viralizar con eficacia la esencia de esta precuela, estrenada en cines durante los primeros días de junio, justamente, el mes internacional del orgullo gay. En este eslogan se basan las principales reseñas que analizan la “parábola gay”. Ser diferente de una mayoría, no encajar con los parámetros convencionales, da miedo, nos hace vulnerables.

Sin embargo, cuando ese miedo se supera, la diferencia puede transformarse en una fuente de empoderamiento para hacer el bien, para construir un mundo mejor e inclusivo, o, como en este caso, para iniciar una escuela para mutantes o evitar la crisis de los misiles de Cuba, durante la Guerra Fría (¡no se olviden que es una película de superhéroes!). Pero ¿es el orgullo la única evolución posible para esa sensación de sentirse diferente?

“No tenés idea de lo que daría por sentirme normal”

El título corresponde a la línea de un diálogo secundario entre dos alumnos mutantes de la primera camada de la escuela de Charles Xavier. Pero bien podría ser la reacción de un adolescente gay que ha descubierto algo en su naturaleza que lo hace diferente de los demás. ¿Y qué sucede cuando este deseo persiste, cuando ese adolescente no logra sentirse orgulloso de su diferencia? Tal vez la respuesta más rápida y adecuada sea: “Magneto”.

Por supuesto, esta precuela también incluye al villano mutante, sólo que en 1962 era mucho más lindo, se llamaba Erik Lehnsherr y era el mejor amigo de Charles Xavier. ¿Qué pasó entonces? Pasó que no todo el mundo puede reaccionar igual ante el descubrimiento de sentirse diferente. Ese miedo inicial que algunos logran transformar en orgullo, para otros se convierte en resentimiento. Y este fue el caso de Magneto, un mutante que no contempla como alternativa posible la paz con los humanos “normales”, sino un único camino signado por el resentimiento: la guerra.

 

 

Orgullo o resentimiento

No es casual, entonces, que la precuela de X-Men vuelva sobre estos dos personajes, Charles Xavier y Erik Lehnsherr, ni que se concentre en el momento histórico en que una minoría social comienza a elaborar su identidad. A partir de entonces, los “diferentes” empezarán a construir un camino sin retorno hacia el orgullo o hacia el resentimiento.

En base al orgullo, Charles Xavier se transformará en el Profesor X y trabajará para construir un mundo en donde convencionales y diferentes puedan convivir y cooperar. En base al resentimiento, Erik Lehnsherr se convertirá en Magneto e intentará destruir lo que él siempre quiso ser y su propia naturaleza se lo ha impedido: “normal”.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment