Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Suplementos » Espectaculos » El Brujito Maya: Apocalipsis Now

El Brujito Maya: Apocalipsis Now

Buenos Aires – (Revista Imperio)

Conocido por sus predicciones, su buen humor y sus túnicas estrafalarias, Gabriel Rugiero -tal se verdadero nombre- es también un director de cine comprometido con las minorías sociales. Acaba de publicar un libro y de estrenar un documental sobre la temática travesti-transexual.

Gabriel Rugiero, el Brujo Maya

Quien conozca un poco a Gabriel Rugiero, rebautizado por los medios como el Brujito Maya, sabrá que es una caja de Pandora: creativo, inquieto, multifacético; nunca deja de sorprender.

Comenzó con el Calendario Maya en la década del ´90 y así llegó a la televisión de la mano de Georgina Barbarossa. Desde entonces no paró jamás: le siguieron  temporadas con Carmen Barbieri en Movete (por América), visitas a los almuerzos de Mirtha Legrand, Cotidiano con Oscar González Oro y Patricia Miccio (por Canal 9). Fue una Chica Express, también en Canal 9, y volvió con la Barbieri en 2007 en El Diario de Carmen, siempre como el Brujito Maya.

Pero su alter ego, Gabriel Rugiero, comenzó a estudiar cine y fotografía en el año 2001, dirigió cortos y documentales que fueron elogiados en festivales de todo el país. Su primer corto lo realizó con Diego Olivera y Ana María Giunta en los roles protagónicos, y se llamó ¿Te dije que te quiero?

-¿Siempre hiciste un cine de temática glttb?
-Mi cine aborda la temática de las minorías sociales. Siempre me interesó prestarles la voz a los que tienen menos oportunidades. Pero no sólo hablé sobre el tema gay, también lo hice sobre las diferencias sociales, como el laburo que encaré en 2005 con la gente de ph 15, en la villa Ciudad Oculta, donde se les enseñaron a los chicos herramientas audiovisuales y ellos mismos filmaron sus propios cortos, que se estrenaron luego en el Palais de Glace. Eso fue muy importante para ellos porque contaban toda su problemática. También di clases de yoga a pacientes con VIH en el Hospital Muñiz y en el Tornú; y ahora estoy haciéndolo con los pacientes de día del Hospital Borda.
Mi último documental trata la temática travesti-transexual. Si bien no es mi tema, ya que yo soy gay, sin embargo me interesó unirme a los reclamos de las compañeras trans y hacer mío su discurso.

-¿Cómo conviven en vos Gabriel Rugiero y el Brujito Maya?
-Para mí no hay conflicto, soy la misma persona haciendo cosas diferentes. No me gusta que me pongan límites, me rebeló. Llegué al Calendario Maya estudiando Arte y Pintura Precolombinas, mi camino siempre fue el arte. Después el sistema me absorbió y me mediaticé. Me deje seducir por esa prostituta que es la televisión, que se ofrece al mejor postor, que un día te ama y al día siguiente te cambia por otro. Sin embargo, yo siempre tuve muy en claro quien soy. Creo que hay que ganarle al sistema desde adentro del sistema, insertarle un virus como a las computadoras, el virus de la creatividad, del talento, filtrarse por los resquicios sin que ellos se den cuenta, y tratar de hacer arte, que en la tele es una mala palabra.

Bicho raro

-¿Te costó trabajo asumir públicamente tu homosexualidad?
-No, yo siempre amé ser gay. El ser homosexual me dio la posibilidad de sentir una textura diferente, un color, una música única. Si no fuera gay no sería yo, sería otro, pero no yo, por eso amo ser homosexual. Soy militante desde que tengo memoria y conservo fotos de las Marchas a las que iba cuando era un adolescente. Siempre luche por nuestros derechos y defendí nuestra causa. Pero mirá lo que son las cosas, algunos sectores politizados de la militancia gay me miran de reojo, como con cierto prejuicio por ser un personaje popular (no sé si mediático es la palabra, porque no me siento un mediático). Cuando empecé a hacer cine, por ejemplo, algunos intelectuales me miraban como si yo fuera un bicho raro. ¿Cómo se atreve este pajarraco a tomar una cámara y filmar? Sufrí el prejuicio de los que se arrogan los saberes, la militancia, una supuesta seriedad. Pero me hice una coraza y seguí adelante, seguí aprendiendo y creciendo, y hoy mis trabajos están recorriendo el país y me llegan elogios de todas partes. El documental trans, por ejemplo, se presentó en el Festival de Cortos Jujuy y allá se armó un copado revuelo, donde se festejó mi libertad.

El lado del amor

-Hablemos del horóscopo. ¿Qué hay de cierto en las profecías mayas para el año 2012?
-Los mayas habían creado un calendario perfecto que culmina su ciclo de la cuenta larga en el 2012. Ellos predijeron en sus códices, glifos, inscripciones en las pirámides y estelas, todo lo que está ocurriendo ahora: guerras, conflictos, luchas de poder, calentamiento global, desordenes ecológicos. Todo estaba escrito, “el Apocalipsis is now”. Sin embargo, yo soy muy optimista, creo que en el nuevo ciclo que comienza en el 2013 se viene la “Revolución del Amor”. Una humanización de la Humanidad, un recuperar los valores y las virtudes humanas. Dejar de pelearnos como animales por un trozo de carne, o de poder, que es la misma cosa, y sensibilizarnos, espiritualizarnos. Hay todo un despertar en la conciencia de muchas personas y tantas almas cultivando su interior y creciendo espiritualmente van a hacer el punto de masa crítico que va a inclinar la balanza para el lado del amor.

-¿Cómo nos ves a los argentinos?
-Muy divididos. Yo no puedo creer que siendo el país maravilloso que somos no terminemos de despegar nunca. Hay luchas internas entre facciones políticas que lo único que hacen es desestabilizar al país. Y los perjudicados siempre somos nosotros, el pueblo. Necesitamos una camada de políticos que se juegue por un proyecto de trabajo y salud, educación y cultura. Pero los nuevos políticos se educaron en la misma escuela que gobierna ahora, una escuela de corrupción y explotación, que engrosa los capitales privados y empobrece al pueblo. ¡Abramos los ojos! Dejemos de comprar campañas publicitarias y votemos un verdadero proyecto de país.

-¿Y vos qué te auto-predecís? ¿Cómo te ves de acá a veinte años?
-Me imagino poeta como Fernando Noy, vistiendo ropas estrafalarias, filmando mis pelis y recorriendo el mundo dando conferencias. Y tratando de poner mi granito de arena para tratar de hacer de éste un mundo más justo, más humano, más habitable.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment