Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Por primera vez en la Provincia de Buenos Aires, reconocen la identidad de genero de una persona trans

Por primera vez en la Provincia de Buenos Aires, reconocen la identidad de genero de una persona trans

Mar del Plata – (Agencias)

Daniela con su nuevo DNI que reconoce su identidad de genero

 

A partir de la presentación de un amparo, Daniela Castro logró ser la primera persona trans, en todo el territorio bonaerense, en tener acceso al DNI que marca su identidad, después del fallo favorable del Tribunal de Familia Nº2 por el amparo presentado de la ley de identidad de género. En Mar del Plata hay más de 20 expedientes en trámites que esperan seguir el mismo camino

La resolución judicial se da en el marco del pedido que vienen realizando para el tratamiento urgente de Ley de Identidad de Género y la Ley de Atención Integral de la Salud para Personas Trans. “El fallo favorable sentará precedente para los múltiples amparos presentados en la ciudad y otros tantos de la Provincia de Buenos Aires”, destacaron desde Amadi, la Asociación Marplatense de Derechos a la Igualdad.

Sentada en el pasillo del juzgado de Familia Nº 2, a la espera del fallo, Daniela Castro se dio cuenta que aquello que suponía durante los meses que esperó la resolución del amparo era un engaño. Sabía que sería la conquista de un derecho, pero no esperaba modificación alguna: seguiría con su trabajo en la Secretaría de Derechos Humanos provincial, su rutina no tendría modificación alguna, más allá de la celebración del viernes a la noche. “Me dije a mí misma: es mentira, me va a cambiar todo; me cambió la vida”, confiesa ella. Prefiere no hablar de vergüenza, pero sabe que se evitará -por ejemplo- la situación violenta de ir a la caja de un supermercado y al querer pagar la compra con tarjeta de crédito y presentar el documento, deba decir: “Sí, soy yo”, sobre una identidad que no es la suya. Cuando le dijeron que finalmente esa lucha había encontrado una recompensa, le dio por llorar.

“Es un fallo histórico”, afirma y se muestra feliz. Sabe que será su herramienta para presentarse como candidata a concejal por el cupo de género, si se cumple el pedido que agrupaciones políticas, sociales y de igualdad llevan adelante dentro del armado de Nuevo Encuentro en la ciudad. Pero sabe también que será “el primero de un montón de amparos que tienen que empezar a salir a partir de ahora”. En Mar del Plata ya se presentaron otros nueve amparos presentados, y son más de una veintena los que están en trámite.

No fue fácil. Con el patrocinio del abogado de Amadi -la Asociación Marplatense de Derechos a la Igualdad-, Marcelo González Pomes presentó el amparo. “Establecía que se necesitaba por muchísimos motivos -más allá de los visibles- un cambio de identidad de género. Digo por muchos motivos porque yo trabajo en el Estado -en la Secretaría de Derechos Humanos- y desde hace un par de años tuvo que sacar una resolución interna para que se me respetara por mi identidad de género”, explicó Daniela. Para las fotos, saca su credencial, esa que dice que es Daniela Castro, aún antes de tenerlo certificado en el DNI, que pronto tendrá en sus manos.

Primero, se encontraron con el rechazo del fiscal general Fabián Fernández Garello. “Lo rechaza alegando que desarrollé mi vida tan normalmente, que estoy tan bien integrada dentro de esta sociedad: tengo un trabajo, un pedido de adopción, una familia, todo lo que cualquier ciudadano o ciudadana necesita para tener una vida sin que sus derechos estén vulnerados y si todo eso lo hice con este documento, para qué quiero otro. Un disparate”, cuestionó.

El fallo que finalmente reconoció su identidad y permitirá la rectificación registral del sexo y cambio de nombre de pila fue firmado por la jueza Alejandra Obligado. “Es impecable”, destacó.

De luchas y logros

“Hay una realidad: indiscutiblemente yo necesitaba ser reconocida por ser quien soy, Daniela Castro”, expresó. “Pero más allá de la necesidad imperiosa como ser humano, la realidad es que este documento que tenía no fue un impedimento para desarrollarme. Fue una lucha cada vez que yo tenía que presentar ese documento, desde lo lastimoso, lo vergonzoso, de sentirme totalmente vulnerada por mis derechos, pero no fue un impedimento para que yo retrocediera y no fuera a votar”, reveló ella. Dijo que ese “es el caso de muchas chicas que deciden no ir a votar o presentarse en un instituto para educarse o presentar un currículum para poder tener un trabajo digno”, enumeró.

Daniela sostuvo que la pelea no se termina: “Es una lucha que a partir de hoy, cambia. Es como cuando salió la ley del matrimonio igualitario. Lamentablemente vemos que sigue costando ver a dos personas del mismo sexo caminando juntas o besándose. Seguimos en el proceso”.

Emoción

La emoción lo colmó todo cuando recibió el fallo. “La verdad es que lloré mucho”, confesó y volvió a emocionarse. “Yo siempre creí que en algún momento cada una de las luchas, en las que me metí a pelear con cuerpo y alma, sabía que lo hacía con la firma convicción de que en algún momento iba a haber algún reconocimiento. En esta lucha, necesitaba que el reconocimiento sea este”, señaló.

Ante la jueza, cuando relató por qué quería y necesitaba su verdadera identidad impresa en el DNI, ella contó: “Me pasé una vida entera circulando legalmente con un documento falso. Yo no soy la persona que el Estado dice o decía que yo era. Nadie, exceptuando mi círculo más íntimo, conoce qué nombre figuraba en ese documento. Nadie. Yo siempre decía, y a veces hasta con temor, que si a mi me pasa algo por la calle, y no soy reconocible, nadie va a saber qué me pasó”.

“Me invadió la emoción desde ese lugar: tanta lucha, tanta vergüenza, tantos malos momentos, sirvieron para llegar a esta instancia. La lucha no fue en vano”, indicó orgullosa.

Daniela

Ella siempre estuvo acompañada por su familia. “Para todos soy su hermana, su cuñada, su tía, su hija”, lo explica ella. Al preguntarle cuándo se había dado cuenta que era Daniela, responde: “Toda la vida”.

Ella nunca entendió como normal aquello que para muchas es el único sustento de vida: la prostitución. “No es natural, más allá de que te tengas que prostituir, no es lógico que tengas que estar expuesta a la violencia policial, por ejemplo”, sostuvo.

“Las ganas de demostrarme que podía lograr las cosas que me proponía nacieron, alguna noche de hace muchos, muchos años en alguna esquina. Noches que me vieron indignada, que me llenaron de asco, que me escucharon despotricar, hacia una parte de esta sociedad egoísta, cerrada por una cultura machista patriarcal y prehistórica”, explicó ella en el escrito que el abogado presentó para iniciar el amparo.

“Hubo un detonante que me llevó a entender que yo tenía derechos como cualquiera y nadie -por más chapa que tuviera- tenía derecho a vulnerarlos”, aseguró Daniela.

A principios del milenio, comenzó a trabajar en la CTA por un plan social de 150 pesos. Tomaba dos colectivos para llegar al barrio Parque Palermo donde colaboraba en un ropero. Ahí aprendió a tejer. El dinero no le alcanzaba y una amiga le enseñó a coser: primero hacía bolsillos para camperas por cinco centavos cada uno hasta aprender a controlar la máquina industrial.

Un tiempo después la convencieron de presentar un currículum para administrativa en CTA, ingresó y fue luego secretaria de Raúl Calamante, cuando estaba al frente de la central en Mar del Plata.

Se puso en contacto con Vilma Baragiola, cuando era secretaria de Desarrollo Social, quien le planteó emprender un programa para abordar la diversidad: ‘Por un mundo con lugar para todos’.

Militante, luchadora, comprometida. Daniela Castro siempre supo qué camino transitar, qué luchas emprender. El pasado viernes -junto a un grupo de gente que pelea en el mismo sentido- obtuvo un gran triunfo, una recompensa que le otorgó su identidad en el DNI, una victoria con sabor a igualdad.

Por ley

Este peregrinar judicial puede caer en desuso si se logra la sanción del proyecto de ley de identidad de género, que -mencionó Daniela Castro- espera ser tratado en el Congreso antes de las elecciones de octubre. “La ley indiscutiblemente va a salir. Pero la lucha no se termina ahí, continúa. Sin embargo, tenemos la conciencia de que otras generaciones no van a tener que vivir lo que estas generaciones anteriores tuvimos que padecer”, apuntó.

El dictamen a favor de Daniela habilita la rectificación registral del sexo y cambio de nombre de pila por vía de un trámite administrativo ante el Registro Nacional de las Personas. Este trámite no requerirá de ningún requisito específicos, siendo innecesaria la presentación de diagnóstico médico o psiquiátrico alguno, ni la realización de ningún tipo de cirugía de reasignación genital o declaración de disforia.

Los detalles del amparo presentado se darán el lunes próximo a las 10.30, en la sede de Adum, Guido 3248, donde estarán Karina Freire, presidenta de Amadi; Marcelo Pomes, abogado de la Asociación; y Daniela Castro.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment