Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Uschi, una promesa del pop argentino

Uschi, una promesa del pop argentino

Por Mariano Casas Di Nardo – (Revista Imperio)

Reconoce influencias de Soraya, Selena y Gloria Stefan al momento de hacer música. Fue sesionista de artistas consagrados y de la exitosa saga Buddha Sounds. Hoy intenta abrirse su propio camino.

Uschi

 

Quien googlee el nombre de Uschi encontrará en primer término, diseminado por toda la web, el recuerdo de Uschi Obermaier, musa alemana de la revolución sexual hippie de la década del setenta. Ahora bien, aquel que hile más fino podrá encontrar también, tibiamente, el nombre de Uschi, la nueva voz del pop argentino, quien con su disco homónimo está despuntando en el terreno de la canción solista.

“Canto desde que tengo uso de razón”, comenta la artista, efusiva, en plena etapa de promoción de su álbum. Es que se la ve tan feliz por estos días que no le importa contar mil veces lo mismo si se trata de difundir su arte. Continúa: “Empecé en el colegio, cantando en los actos patrios, en las materias relacionadas con la música, y en todos los lugares donde podía: fiestas, cumpleaños, reuniones. Desde esa época no paré más. Aunque suene muy trillado, siento que la música me eligió a mí. Estudié canto desde los doce y a los dieciséis ya vivía de la música”, cuenta. “Mi primer contacto con el pop fue escuchando a Roxette, seguí con Selena, Soraya, Gloria Stefan, y entendí que el ritmo que mejor iba con el color de mi voz era el pop. Ellas fueron un poco mis influencias musicales, por decirlo de alguna manera”.

Angel pop

El destino de Uschi estaba signado por la música desde los comienzos. Pero no fue en nuestro país donde se descubrió su angelical registro vocal, sino en Miami, donde un cazatalentos le pidió un demo con una promesa de trascendencia. A la semana ya estaba armando las valijas con rumbo a Vancouver, Canadá, donde la esperaba el dueño del sello Rockstar Music Corp. para grabar un álbum en inglés y en español.

Aunque el disco nunca llegó a concretarse, Uschi ya estaba dentro de las grandes esferas de la música anglosajona. “Esos años, los últimos de mi secundario transcurrieron entre viajes a América del Norte, sesiones en estudios de grabación, coros para artistas de renombre, musicales, jingles y obras de teatro”, relata. El mundo artístico era su ámbito, y ella, a sus escasos años, ya se movía en él como pez en el agua.

-Uschi suena a apodo de origen alemán…
-No, es mi nombre real. En castellano sería Ursula. Mi familia es alemana y mi abuela paterna se llamaba Uschi. Como decían que ella era una luchadora, mis padres me llamaron así. La casualidad hizo que yo también cantara, ya que ella lo hacía en Berlín muchos años atrás.

-¿Cuál son las razones preponderantes de tu personalidad?
-Soy soñadora, perseverante y siempre apunto a la luna. Una vez alguien me dijo que si apuntaba a la luna, al menos en una estrella iba a caer. Como decían de mi abuela: siempre llena de fuerza, convirtiendo las amenazas en oportunidades; queriendo vivir de la música…e intentando conmover a la gente con las canciones. Deseo que cuando escuchen mis temas piensen: “Ay, ¿cómo puede cantar lo que yo siento?”

Industria nacional

Claro que Uschi no es sólo la imagen del pop adolescente, de canciones movedizas y guiños de amor juvenil. Quien se jacte de melómano y de catador de sonidos refinados seguro sucumbió alguna vez a los agudos de esta pequeña gran cantante. Es que esta mujer de tan sólo veinticuatro años, de cautivantes ciento cincuenta y ocho centímetros de altura, fue una de las vocalistas de Buddha Sounds, banda con la que se adjudicó un premio Gardel a la Mejor Música Electrónica.

La mágica agrupación de Alejandro Seoane la llenó de experiencia y de histrionismo escénico, el cual destiló en los teatros más importantes de la Capital. “Mi etapa en Buddha me llenó de experiencia y de los secretos del ambiente musical; que fueron los que me dieron la fuerza necesaria para sacar un disco solista. Fue una etapa muy feliz de mi vida, una experiencia que además de lo musical se convirtió en un inmejorable aprendizaje, además de darme amigos incondicionales, los cuales aún hoy están a mí lado”.

“Aunque para el público yo sólo haya sido una de las voces de la banda, para mí fueron muchos años de estudio, de probar, y también de hacer cosas por mi cuenta. Creo que todo esto que me está pasando es la consecuencia del camino recorrido hasta aquí”, sostiene.

Aquí y allá

La historia de Uschi es mucho más rica de lo que las cinco letras de su nombre denotan. Fue convocada como sesionista para los discos Bossa n´ Stones, Bossa n´ Stones II, Jazz n´ 80´s y Jazz n´ 90´s. Cabe recordar que el primero vendió más de medio millón de copias en el mundo entero y se convirtió en un hito de la música electrónica argentina. También, y aunque sus pergaminos lo oculten en pos de una carrera solista sin vestigios del pasado, grabó coros para el disco Gitanos de Buenos Aires, de David Amaya, y para el tema Volver, junto a Diego Torres.

Su presente toma vuelo con la canción Corazón de Baccarat, que es el corte de difusión de su disco debut, el cual consta de doce tracks que se destacan por ser todos de su autoría. Con la producción de Sebastián Bazán y con una selección de músicos de primer nivel, todo indicaría que estamos frente a un disco revelación de una artista con un futuro enorme.

“Canto historias que a todo el mundo le pueden suceder -admite-. Cuando me pongo a escribir pienso en diferentes personas con sus respectivas historias y las hago propias. Quiero que mi música cause el mismo efecto en diferentes personas, en diferentes estilos, en diferentes etnias. Que digan “Uschi entendió exactamente lo que estoy sintiendo”.”

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment