Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Latinoamérica » Argentina » La Justicia autorizó el tercer cambio de sexo en Entre Ríos

La Justicia autorizó el tercer cambio de sexo en Entre Ríos

Gualeguaychu – (Agencias)

La Justicia de Gualeguaychú falló a favor de un pedido de cambio de nombre y de reasignación de sexo de una travesti que en marzo de 2010 había iniciado una causa en los Tribunales para que en todos los documentos figurara su nombre actual, María Julieta Martínez, y no José Osvaldo, con el que había sido anotada cuando nació el 25 de marzo de 1982.

En la resolución, el tribunal dispuso “el cambio de nombres y la atribución de sexo en el acta de nacimiento, y en consecuencia ordenó a la Dirección del Registro Civil y Estado de las Personas la rectificación de los nombres de pila. La sentencia especifica que “de ahora en adelante se lo denominará por “los nombres de María Julieta, y la atribución de sexo, que será reemplazado, atribuyéndose el sexo femenino”.

Claramente, la sentencia en la causa caratulada “MOJ s/ Rectificación de partida” establece la directiva para la rectificación “de todos aquellos documentos en donde consten datos registrales rectificados, tanto en Cédula de la Policía Federal, pasaporte, padrón electoral y estudios cursados”.

La causa fue patrocinada en Gualeguaychú por el abogado del foro local Luciano Bernigaud, quien promovió un proceso de rectificación o sustitución del acta de nacimiento de María Julieta Martínez.

En esencia, el letrado, siguiendo instrucciones de su representada, pidió el cambio de los prenombres “Osvaldo José” por los de “María Julieta” y también la sustitución del sexo “masculino” por el de “femenino”, para lo cual no sólo era necesario rectificar la partida de nacimiento y los padrones electorales sino que también se requería de la emisión de un nuevo documento de identidad.

El titular del Juzgado de Menores con competencia en materia de familia y de menores de Gualeguaychú, a cargo de Héctor Vasallo, dio cabida al pedido que, antes, había tenido un derrotero azaroso. Amparándose en la Convención de los Derechos del Hombre, la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto de San José de Costa Rica, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación, el juez Vasallo resolvió hacer lugar al pedido de cambio de sexo, género y nombre en el documento.
Bernigaud explicó a El Diario que antes de ese fallo, la causa había tenido una sentencia adversa: el titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 2, de Gualeguaychú, Marcelo Arnolfi, se había declarado incompetente. “Nosotros aceptamos esa discusión y no la apelamos. Decidimos ir al fuero de Familia, porque en realidad lo que pretendíamos es que hubiera un fallo favorable. Y eso conseguimos”, apuntó.

La causa se había iniciado el 11 del marzo de 2010. Entonces, María Julieta Martínez –inscripta en todos los registros oficiales como José Osvaldo Martínez–, una transexual de 28 años, había solicitado a la Justicia que se le autorizara el cambio del nombre y el género en toda la documentación personal.

Lo hizo luego de haber ya dado un paso trascendente en su vida personal: se había practicado una vaginoplastia –una intervención quirúrgica por la cual se le reemplaza el órgano genital masculino por el femenino– operación que se realizó en Chile. En pareja con un ciudadano italiano, la pretensión de María Julieta fue tener la documentación en regla, incluido el pasaporte, de modo de poder viajar a Europa.

Claro que el expediente judicial tardó más de un año en resolverse.
No es el primer caso. El primer caso fue el que promovió la abogada Alejandra Núñez en el Juzgado de Familia y Penal de Niños y Adolescentes de Concepción del Uruguay. Ese tribunal dio curso favorable a un pedido de reasignación de sexo de una persona de 28 años y cambio de sexo y nombre en la documentación personal.

La sentencia, de abril último, fue firmada por el juez Andrés Torres, y en primera instancia quedó firme, por lo cual los trámites respectivos ya están en marcha ante el Registro Civil.

Y a mitad de junio último, el Superior Tribunal de Justicia (STJ) dio lugar a una acción de amparo por la que una persona decidió cambiarse el nombre en el Registro Civil. María Victoria nació de sexo varón, pero a los 29 años decidió cambiar su nombre y su identidad de género. Como el Registro Civil se amparó en la Ley de Nombre para negarse el pedido, recurrió por la vía de una acción de amparo ante el juez de Menores Mario Gómez del Ríos, que lo acogió favorablemente.

Pero esa sentencia fue apelada por la Fiscalía de Estado, aunque al final el STJ la ratificó. El vocal Omar Carubia sostuvo en su fallo que, “en primer lugar, no se trata en la especie de un simple cambio de nombre, sino que el asunto implica la enorme carga emocional que significa la reconstrucción de la personalidad de la actoral a partir de una discordancia entre su identidad sexual anatómica y la identidad de género con la que se sienta identificada, la que no pierde modificar a voluntad”.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment