Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » ¿Con quien se fue Octavio Romero?

¿Con quien se fue Octavio Romero?

Buenos Aires – (SentidoG.com)

El misterio sobre Octavio Romero

Continúan lentas y bajo secreto de sumario las investigaciones sobre el asesinato de Octavio Romero, el oficial de Prefectura que no sólo había hecho pública su homosexualidad dentro de la fuerza y a la fuerza, sino que había anunciado su casamiento. Testimonios de sus compañeros, que prefieren mantenerse anónimos, permiten evaluar la hipótesis del crimen de odio o como ellos mismos llaman, de una cuestión de honor.

¿Qué implica ser gay en una fuerza de seguridad? Pocos se animan a salir del closet. Uno de ellos fue Octavio Romero. El niño mimado de sus jefes, el suboficial correntino al que le daban las misiones donde hacía falta elegancia y buen gusto, un día se paró y dijo: me voy a casar con un hombre. Ya se había sancionado la ley de matrimonio igualitario, y parecía que venían nuevos vientos de tolerancia. En Prefectura fue apenas una brisa, un permiso dado a regañadientes. “Los jefes le dijeron que se case, pero sin uniforme”, confía uno de sus compañeros de oficina, que acepta hablar con Soy desde el anonimato. Que a Octavio lo apretaron por hacer pública su orientación sexual, es algo sabido: la tarde en la que lo encerraron en un cuarto para amedrentarlo y las pintadas en el baño fueron narradas por varios de sus amigos en el expediente, como se contó en estas páginas no bien se supo que había sido asesinado.

Octavio salió de su casa el día 11 de junio por la noche y se le perdió el rastro. Sus amigos lo esperaban para cenar y como nunca llegó ni respondió los llamados se preocuparon. En el departamento que compartía con su novio quedó el saco de pana bordó, los zapatos y la bebida que iba a llevar a la cena. Todas las luces de la casa estaban encendidas. Gabriel Gersbach, el novio, en un primer momento pensó que se había ido con una campera, pero más tarde la encontró en el placard que compartían. El dato no es menor. Ese día hacía mucho frío, y una de las sospechas es que Octavio bajó por unos instantes, y que alguien lo obligó a irse. Una semana después de desaparecer, el 17 de junio, el conductor de una lancha encontró el cadáver flotando en el Rio de la Plata, a la altura de Vicente López. Lo habían asesinado.

Desde que apareció su cuerpo, todos los contactos oficiales desde la fuerza fueron con la familia materna. Gabriel era su pareja desde hacía doce años y pensaba casarse con él en dos meses. La familia política y los amigos llegaron a temer que no los dejaran despedirse del cuerpo antes de ser trasladado a Curuzú Cuatiá, su pueblo natal. A último momento –y gracias a la intervención de varias organizaciones– en Buenos Aires hubo una misa de cuerpo presente en la que no participaron uniformados. Como si hubiese que impedir la foto de familia en la que salieran los díscolos, los honores –la entrega de la bandera a la familia, la guardia de honor, etc.– se hicieron en Corrientes, lejos de la vida que el finado había construido los últimos años.

En la ultima semana, Mauro Szeta tocó el tema en su espacio de TN donde sacó algunas conclusione, que aquí reproducimos:

Mauro Szeta: ¿Cómo te va, María? Es un caso del que se habla muy poco, un caso donde la pregunta que se hacen ahora los investigadores es si se puede matar a alguien por su condición sexual, solamente por eso. La motivación aparente en este caso puede ser que, una vez que Octavio Romero anunció que iba a convertirse en el primer integrante de la prefectura naval argentina en casarse por el matrimonio igualitario, empezó a ser amenazado; le hackearon la cuenta del correo electrónico… La empezó a pasar mal. Y la pregunta que se hacen desde su familia, sus amigos, es si lo mataron por homosexual; es decir, ¿la muerte está vinculada a su identidad sexual?

Periodista: A quién le podría molestar esto habría que preguntarse.

MS: Gran pregunta. ¿Le molestaba a la fuerza a la que pertenecía, le molestaba a gente que él conocía…? En concreto, él desaparece el 11 de junio; estaba con su pareja, con Gabriel, un taxista con quien convivía hace 13 años; se iba a casar el 8 de diciembre, participando de este primer casamiento con un integrante de la prefectura naval argentina gay que se iba a casar con su pareja… Y el 11 de junio desaparece. Tenía que ir a una a cenar y después a una fiesta; a las 21:30 se despide de Gabriel, de su pareja. Gabriel se va. Él se queda solo guardando algunas bebidas para ir a esa fiesta, a la que nunca llega. Y el 17 de junio aparece asesinado en las aguas —mirá qué paradoja— del río en Vicente López. Aguas. Digo “aguas” porque es territorio de la prefectura naval argentina. No hay un solo detenido.

Periodista: Mauro, recuerdo de este caso que todo indicaba que se había ido con una persona conocida o que alguien lo había llamado, porque había dejado algunas pertenencias en su casa; su pareja en su momento dijo que dejó cosas en la casa como abiertas…

MS: Hay indicios para pensar que él bajó a la calle motivado por alguien que conocía y ahí lo engañaron, se lo llevaron secuestrado y lo mataron. Pero para tener más detalles le vamos a hacer dos preguntas a la cuñada, es decir, a la hermana de Gabriel, de la pareja de Octavio, a Lucía, y le agradecemos este contacto con TN. Lucía, buen día. Mauro Szeta te saluda.

Lucía: Hola, Mauro. ¿Qué tal?

MS: Dos meses se están cumpliendo y la pregunta que te hago es por qué.

Lucía: Sí, dos meses. Todavía no tenemos… Escuchaba todo lo que decías y todavía no tenemos novedades, no tenemos noticias; no sabemos qué puede haber pasado. Como decías vos, puede ser por su condición sexual; pero me parece que es una ridiculez. Hoy creo que no debería haber gente que por la condición sexual de alguien pueda asesinar. Es cierto lo que decías recién que parece que fue con alguien que lo conocía. Y como te decía recién la periodista, es cierto también que en su casa dejó todo abierto y todo prendido como si fuera a volver pronto; se fue sin abrigo. Pero no se sabe con quién, no se sabe por qué, no se sabe adónde; y una semana más tarde apareció asesinado, como decías vos, en Vicente López.

MS: ¿Hay colaboración de parte de la justicia, de la propia prefectura? ¿Se sienten “bancados” por los investigadores?

Lucía: Mirá, no, hoy no. Hace un mes atrás yo sí, yo personalmente hace un mes atrás estaba segura de que esto iba a tener una solución rápida; pero pasaron ya dos meses y estamos con la misma información: no se sabe nada. La justicia y la fiscalía y la policía de búsqueda de personas consiguen cada vez más información, pero nada que pueda decirnos qué pasó con Octavio.

El signo de interrogación

El 11 de julio, cuando se cumplió un mes desde la desaparición de Octavio, familiares y amigos se reunieron frente a su casa en San Martín y Córdoba, y desde allí marcharon hacía Plaza de Mayo. Entre el medio millar de manifestantes sobresalían las pancartas con forma de signo de interrogación. Antes de movilizarse, el grupo de los más íntimos se reunió en la casa que compartían Tavo y Gaby para hacer las pancartas. El modelo era un signo de interrogación que Octavio había encontrado en la calle cinco años antes. La bandera para encabezar la movilización fue un regalo que mandaron desde Brasil los amigos de Octavio que marcharon allá. De un lado estaba la foto de Octavio con su saco de pana bordó. Antes de llevarla a la calle, Gabriel se arrodilló frente a la imagen y la besó entre lágrimas. La escena de llanto duró unos segundos: ahí estaban firmes para abrazarlo y arrancarle una sonrisa los amigos de Octavio, que decidieron recordarlo como él era: alegre, divertido, lleno de amor.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment