Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Los primeros ancianos LGBT

Los primeros ancianos LGBT

Buenos Aires – (SentidoG.com)

Guias para ancianos Gay

La primera generación de personas abiertamente LGBT está alcanzando la ancianidad. En todo el mundo, comienzan a difundirse noticias e iniciativas para promover el bienestar de una población que ha existido desde siempre, pero que recién ahora se está haciendo visible.
En todos sus años, la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) no había recibido ningún contacto de adultos mayores. Sólo en 2010, con la sanción del matrimonio igualitario, recibió más de 30. La vejez LGBT está saliendo del clóset. ¿Qué lugar le espera en el mundo?

Construyendo comunidad
La soledad es uno de los mayores problemas que enfrentan las personas mayores. Los ancianos LGBT deben además vencer los obstáculos que la homofobia les impone para un relacionamiento satisfactorio. Centros de jubilados y hogares son algunas alternativas para construir comunidad.
En Buenos Aires, desde el año 2009 funciona un centro de jubilados para la comunidad gay-lésbica, perteneciente a la organización “Puerta Abierta”, con reuniones de reflexión semanales.
En Madrid, un grupo de gays en edad de jubilarse planea construir un hogar geriátrico. Ellos conforman la cooperativa “26 de diciembre” y ya cuentan con el apoyo de un grupo de arquitectos que les ha diseñado, de forma gratuita, un lujoso complejo. Ahora esperan conseguir financiamiento para iniciar su construcción.

Manual para una vejez digna
Sin duda, a los gobiernos les espera una gran responsabilidad en la promoción del bienestar de la población de ancianos LGBT. Vaya como ejemplo, una saludable iniciativa del gobierno de Quebec (Canadá) y la organización LGBT “Fondation Emergence”, que en forma conjunta han desarrollado una guía para el cuidado de ancianos LGBT.
La guía propone recomendaciones y herramientas para el tratamiento de ancianos gays, lesbianas y transexuales, y está dirigida a aquellas personas que se encuentran en contacto cercano con esta población, como familiares o cuidadores de instituciones especializadas.
El objetivo de la guía es resguardar la seguridad y la dignidad de los ancianos LGBT, garantizándoles un trato igualitario y evitando situaciones homofóbicas. La inversión en la publicación de la guía, pósters y panfletos ha sido de 400.000 dólares canadienses.

Viejo y verde
El sexo sigue siendo uno de los grandes prejuicios de la ancianidad. Pareciera que los viejos no pueden (o lo que es peor, no deben) tener sexo. Para colmo de males, los ancianos LGBT arrastran un estigma de toda la vida: la promiscuidad. ¿Debemos olvidarnos del sexo, después de los 50?
Nada de eso. La ancianidad también está llegando a las páginas de contactos y se perfila como uno de los tantos nichos del universo pornográfico. Un ejemplo es el sitio “Older4me”, que funciona como una plataforma de contactos entre hombres mayores, y también genera contenido multimedia de sexo explícito.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment