Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Las Travas de la Vida 2: Delfina Bianco

Las Travas de la Vida 2: Delfina Bianco

Por Rafa Tano (SentidoG.com)

“Creo en el ser humano y su capacidad de abrir sus ojos”

Delfina Bianco

Delfina Bianco es actriz, y hace poco terminó estudios relacionados al mundo de la moda, que pronto pondrá al servicio de “Destravarte”, festival que año tras año organiza Mosquito Sancinetto, y que está ligado a lo trans, desde el teatro, la fotografía y otras artes. Ahí mismo, el año pasado, actuó en “Presxs de la vida”, de Osvaldo Sabino, y viene de actuar en “Fiezbuk sex”, bajo la dirección y autoría de José María Muscari, en el Centro Cultural Konex y en el Teatro de La Comedia.

Rubia de cabello largos, ojos grandes, alta, serena al hablar, movimientos suaves y delicados, Delfina hablló con SentidoG.com de ella, que va más allá de su propia vida; es, también, el mundo de tantas y tantos.

¿Cómo ves el tema de la Identidad de Género?

Creo que gracias a la legalización del matrimonio gay, ya hicimos un avance bastante grande en esta sociedad. Es justamente la aprobación de la Ley de Identidad de Género el paso que nos falta para realmente comenzar a insertarnos visiblemente en la sociedad. Los gays ya están muchos más aceptados que nosotras; todavía falta que no estereotipen la palabra “travesti”, pero la ley de identidad, como así lo dice, servirá para identificarnos como nosotras nos vemos. Muchas de las chicas no sienten la necesidad de tener que hacer el cambio de sexo para conseguir su DNI , un documento que nos identifica a todos/as. Hago hincapié en esto, porque con él se maneja cotidianamente cualquier ciudadano en la vida, ¿no? Entonces, ¿por qué nosotras no podemos hacer lo mismo? Esto no sólo va a hacernos sentir más seguras como ciudadanas, pero también vivir la experiencia que hasta ahora nos es negada, y mostrar que somos capaces de realizar tareas como cualquier otra persona, que se nos facilite el derecho de poder estudiar, trabajar, votar, viajar y demás actividades que el resto de la sociedad ejerce en su vida diaria sin tener que ser humilladas o discriminadas por ser diferentes. Ojala muchas personas se interioricen con mayor seriedad acerca de este tema antes de hablar sin conocer más que las leyendas que abundan en la conciencia popular. Desde mi punto de vista, estos son los motivos esenciales para que pidamos una ¡LEY DE IDENTIDAD DE GENERO YA!

Lo dice con ímpetu, Delfina, con una energía que conmueve; se la ve convencida, determinante.

Habla de su coming out, de su proceso interior: “Si alguien me escuchara responderte, sin duda me preguntaría la edad, y se sorprenderían al saber que sólo tengo veinticuatro años. Pero siempre digo que las cosas que pasé en mi vida me hicieron aprender mucho, y eso hace que me sienta como si tuviera más edad. Mi historia comienza cuando tenía alrededor de catorce años. Para mi familia no fue fácil asumir la idea de que yo decidiera ser quién realmente soy. Fue gracias a mi perseverancia que logré hacerles entender que más allá de no ser lo que ellos esperaban de mí, siempre seguí y seguiré siendo la persona que ellos prepararon para enfrentar la vida, cualquiera que sea.

A los diecisieteaños, luego de terminar la secundaria, me fui de la casa de mi madre. Me enamoré de un chico, y me nos instalamos en Mar del Plata. Allí pasé tres años, esa fue la época donde hacía muy pocas cosas artísticas, solamente bailar en algunos boliches, y prácticamente nada más. Tomaba algunas clases de teatro, pero de vez en cuando, nada estable, creo que me absorbió mucho más mi construcción de Delfina que otra cosa.

Este fue el período más difícil para mi familia, porque me tenían lejos y sabían muy poco de mí. Pero yo necesitaba de ese tiempo, sobre todo, para conocerme. Trabajé de lo que puede; mi pareja en ese entonces se dedicaba a la construcción. Después de tres años, la vida me puso en el camino un momento muy duro: Mi pareja falleció en un accidente de tránsito. Fue a partir de entonces cuando tuve que enfrentar y darme cuenta de muchas cosas. Vendí todo y regresé con mi familia. Después comencé a estudiar de nuevo: Teatro y danza. También me dediqué a construir profesionalmente a “Delfina”. Actualmente, después de cuatro años desde aquel difícil episodio, en lo único que pienso es en prepararme para la vida, tanto profesional como humanamente.

¿Cuáles son los mayores problemas?, ¿Quizás los laborales?

En lo laboral, sin duda. Siempre traté de prepararme en todo, fui a muchos lugares donde entregue mi curriculum, donde demostraba mi experiencia laboral, pero nunca me llamaron. Esto me hace acordar a una obra que hice hace poco tiempo, seguramente debés recordarla, Presxs de la vida, escrita y dirigida por Osvaldo Sabino; mi personaje, una trans en prisión por estafa, en una secuencia habla también de cómo busca trabajo recorriendo todas las empresas posibles, entregando su CV, y siempre le responden lo mismo: -Dejame el CV, y luego vamos a llamarte. Bueno, no me costó demasiado interpretar el rol: Es lo mismo que me sucedió y me sigue sucediendo.

Una dura realidad del universo trans, llamado así, en general (transexuales, travestis), donde las perspectivas de vida muchas veces no superan los 35 años, con problemas de enfermedades de transmisión sexual, muchas veces expuestas a los peligros de la calle, al maltrato, y tantos conflictos más. Delfina cuenta al respecto: “Decidí ser actriz porque siempre sentí que sobre el escenario uno transmite lo que no puede decir abajo… Creo que siempre llega a tus manos ese personaje que te permite decir lo que muchas veces pensaste o sentiste y buscaste expresar públicamente. Por otro lado, el arte te da la posibilidad de plasmar esa creatividad que una lleva dentro, ya sea sobre una misma o sobre lo que deseamos.” Lo dice muy seriamente, y agrega: “Y con respecto a lo laboral, si te réferis a la parte artística, para nosotras sí es un poco difícil, aunque gracias a las apariciones de otras chicas trans en televisión, y demás (sin comentarios sobre eso)”, ríe con ganas, eternos segundos, y prosigue: “Todavía sigue siendo complicado para un director poner una chica trans en un personaje de mujer.”

Agrega su postura, porque Delfina es una chica con opinión propia: “Ahora bien, y esto es mi opinión personal, humilde y respetuosa: Si hay montones de chicas trans, capaces y talentosas, ¿Por qué poner a un actor o a una actriz, en un papel de chica trans? ¿Y por qué poner una chica trans cuando sobran las mujeres genéticas? Estamos en medio de una lucha, y en la guerra se van ganando batallas, y quedan muchas aún por ganar para que esa barrera se derribe, y eso me lleva a sostener que sólo desde un grupo realmente solido se puede llegar a educar y cambiar los conceptos equivocados de nuestra sociedad.

Aunque Delfina no es las que creen tener soluciones para todo, sino una mirada acerca del tema. Es raro en un mundo donde todos/as creen tener la posta y la única y real solución: “Mirá no quiero indagar mucho en este tema porque no soy una experta en lo social, se lo dejo a las chicas que militan hace años, pero te puedo dar una humilde opinión sobre el tema: Creo que muchas de las chicas que están en esas situaciones es porque ellas mismas no quieren, o no están preparadas para buscar una solución para su situación. En la actualidad hay muchas organizaciones que ofrecen ayuda, en ellas hay chicas que laburan día tras día buscando lograr una inserción social para conseguir sacar a las chicas que están en esa situación de vida. Por eso es que este es un tema bastante complejo, y que hace tan necesaria la unión, la educación y la lucha diaria que hacen nuestras activistas, que son cada vez más.”

“¿Soluciones?” se pregunta mirando hacia arriba, y sostiene: “En principio, un gran paso adelante, sería la aprobación de la Ley de Identidad de Género. A partir de allí ya habremos obtenido una serie de garantías con las que podremos enfrentar con mayor seguridad el tema de la inserción laboral y social; eso cambiaría muchas cosas y salvaría muchas vidas que la sociedad todavía condena a ese triste promedio de vida que tienen actualmente las chicas.

Delfina no milita formalmente en ningún partido ni agrupación. “Pero apoyo la causa en todo lo que puedo; tengo mucho respeto hacia todas las que luchan cada día para que todas alcancemos a tener un mejor nivel de vida siendo partes útiles de la sociedad. Cada vez que me convocan, allí estoy, y estaré siempre, porque creo en el ser humano y su capacidad de abrir los ojos ante la realidad que lo rodea.”

Se va caminando tranquila, serena, y llena de proyectos por pleno centro de la ciudad, y agradeciendo a SentidoG.com; Delfina agradece cada gesto, y capitaliza todo lo que le sucede; quizás esté llamada, por eso mismo, al triunfo que significa ser una misma, con nombre y apellido.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment