Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Latinoamérica » Argentina » Pedro Mouratian: “Los prejuicios se rompen con información y capacitación”

Pedro Mouratian: “Los prejuicios se rompen con información y capacitación”

Santa Fe (Diario Uno)

Pedro Mouratian participó de un seminario sobre Identidad de Género en Santa Fe

Pedro Mouratian, interventor del Inadi, estuvo en Santa Fe para participar de un seminario sobre identidad de género. Se refirió al proyecto y habló del trabajo contra la discriminación en las aulas.

Pedro Mouratian, el interventor del Inadi (Instituto Nacional contra la Discriminación, el Racismo y la Xenofobia) a nivel nacional, estuvo ayer en Santa Fe para participar del seminario “Debates por el derecho a la identidad de género”, que organizó la delegación local del organismo junto a la Universidad Nacional del Litoral. En su paso por la ciudad dialogó con Diario UNO sobre el proyecto de ley que ayer logró el dictamen de las comisiones para ser tratado en la Cámara de Diputados de la Nación. También se refirió al problema de la discriminación en las escuelas y al futuro del organismo después del 10 de diciembre.

“Nuestro mandato vence el 10 de diciembre cuando se cumplen los 180 días de intervención estipulados en el decreto”, explicó y agregó: “Será una decisión de la Presidenta si se sigue con la intervención o si considera que ya está normalizado. Nosotros hemos hecho un convenio con la Sindicatura General de la Nación en el que estipulamos un cronograma de trabajo y objetivos a cumplir, eso no se termina en los 180 días pero lo puede seguir cumpliendo otra persona”.

De todas maneras destacó que el organismo está normalizado en términos de funcionamiento y tiene objetivos muy claros que se están cumpliendo. “Estamos tranquilos y tratando de abocarnos a lo sustantivo que necesita la sociedad de un organismo como el Inadi”, dijo.

La identidad de género

El tema que convocó al interventor del Inadi fue el debate sobre el proyecto de ley de identidad de género que ayer consiguió el dictamen favorable de las comisiones para su tratamiento en la Cámara baja del Congreso. En ese sentido, es importante considerar que la iniciativa habilita la posibilidad de que las personas trans accedan al cambio de nombre y sexo en el DNI y la partida de nacimiento. Esa situación permite el acceso a la identidad y, por lo tanto, a otros derechos esenciales.

Mouratian indicó cuál es la postura del Inadi frente a esa iniciativa y destacó la importancia de acciones como el seminario para difundir la temática y sensibilizar a la población. “El 18 de agosto, cuando fue la presentación formal en la comisión de Legislación manifestamos el apoyo del Inadi a la sanción de una ley que tiene que ser consensuada y acordada por todos los bloques en conjunto con la sociedad civil”, sostuvo. Y siguió: “Entendemos que este año se puede llegar a obtener la media sanción de la Cámara de Diputados”.

—¿Mantuvieron reuniones aparte sobre este tema con los diputados?

—Vamos a enviarles un material que pone en valor cuáles son las posturas y el por qué de la sanción de una ley de identidad de género. Creemos que puede ser una buena herramienta para poder entender algunas cuestiones y que los diputados puedan tener una perspectiva desde los Derechos Humanos. También hemos hablado con la sociedad civil y con las organizaciones que impulsan la ley. Entendemos que es una ley necesaria y complementaria con lo que se viene actuando en materia de derechos civiles y políticos en los últimos años.

—Aún se ve mucho desconocimiento sobre lo que implica la ley de identidad de género en la comunidad. ¿Están pensadas políticas específicas para trabajar en ámbitos como las escuelas, sobre todo teniendo en cuenta que las personas trans hoy no tienen acceso a la educación?

—La verdad es que cuando empezamos a ver las estadísticas hay cifras alarmantes. La comunidad trans está excluida del sistema educativo y, por ende, del mercado laboral. La imposibilidad de acceder a determinados lugares hace que estén marginadas y, según un estudio, casi el 97 por ciento termina en situación de prostitución. Entonces entendemos que una vez legalizada su identidad, cada persona podría tener las herramientas necesarias para poder defenderse de algunas situaciones puntuales. Ése es un trabajo que no se limita a lo que pueda surgir a partir de la ley de identidad de género. Nosotros ya estamos trabajando con el Ministerio de Educación de la Nación y con lo que vamos a llegar a todos los docentes. Queremos que estos temas se puedan bajar en las escuelas y que, dentro de las instituciones, se pueda trabajar la diversidad como valor agregado para la construcción de una ciudadanía. Queremos que dentro de las escuelas se pueda respetar a todas las personas y no se genere exclusión.

—¿Cuál cree que es la principal traba que existe para la aprobación de la ley?

—El prejuicio, en general, es lo que alimenta todo tipo de discriminación. Nosotros firmamos un convenio con el Indec para un relevamiento de todas las comunidades trans en el país sobre su situación y sus necesidades. A partir de eso podremos tener las herramientas para aplicar políticas que sean inclusivas y que les permitan acceder a espacios de trabajo.
La educación sexual integral

—En las escuelas, las docentes expresan su preocupación porque gran parte del estudiantado en todos los niveles repite estereotipos y realiza burlas sobre la diversidad sexual. ¿De qué manera comienza a cambiarse esa situación?

—Tenemos la ley de Educación Sexual Integral (ESI). Ahora tenemos que ir articulando con todos los ministerios. Si bien cada provincia es autónoma respecto a las políticas que quiera aplicar en Educación, sí existe una ley marco que se debe respetar. Queremos comprometer a los ministerios provinciales a implementar el material que estamos elaborando sobre ESI. Pero es un trabajo de construcción, hay que romper un montón de prejuicios y todos los estereotipos con los que venimos acarreando desde hace siglos. De a poco se va limando. Un ejemplo de eso es el matrimonio igualitario. Cuando comenzamos, el 65 por ciento de la población estaba en contra, pero a partir del trabajo de concientización el porcentaje se dio vuelta. Y eso marca que los prejuicios se rompen con información y capacitación. Desconocer al otro no significa que no existe la discriminación, tenemos que hacernos cargo y eso implica implementar políticas públicas.

—Uno entiende que la ESI debe ser trabajada de manera transversal en las escuelas pero también es claro que muchas veces esa transversalidad se utiliza como excusa para no trabajar la temática en las escuelas. ¿Habría que promover desde el Estado un control sobre su aplicación?

—Es complicado porque uno tiene que tratar que se cumplan las leyes y se pueda romper con los prejuicios. Lo importante es que quien tiene la obligación de dirigir un colegio no esté en contradicción con lo que las leyes están diciendo. Lo que nosotros podemos supervisar y monitorear tiene que ver con eso, con lo que está en contra de las normas. Pero, más allá de las cuestiones legales, tenemos que ir promoviendo cambios estructurales en la conciencia colectiva y eso se hace a partir de capacitaciones, formación y el trabajo con los medios. A partir de que los medios de comunicación puedan titular como corresponde y no sean discriminatorios ni estigmaticen determinados grupos, el camino se empieza a trazar. Es un trabajo colectivo, no corresponde sólo al Estado o a un determinado sector. Las sociedades se construyen en conjunto. El Estado tiene la obligación de dar las herramientas, las leyes y las políticas públicas pero luego la sociedad civil tiene que acompañar y los medios son fundamentales.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment