Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Mitos ridículos de una primera cita entre hombres

Mitos ridículos de una primera cita entre hombres

Buenos Aires (SentidoG.com)

Top 5 de mitos ridículos en una primera cita entre hombres.

Desde que el mundo es mundo los mitos nos han complicado la vida. Entre los dioses y las fobias nos las hemos arreglado muy bien para angustiarnos ante los eventos más simples de la vida. Por supuesto, en el mundo de las citas entre hombres, hasta lo complicado se complica un poco más. A continuación, el top five de los mitos más ridículos en las primeras citas gays.

5. Como los dos son hombres, ninguno debe abrir la puerta por el otro. ¿Y la cortesía? ¿Y los buenos modales? ¿Acaso no son importantes en una primera cita? Decir “por favor” y “gracias”, abrir la puerta y ceder el paso, dicir “salud” cuando el otro estornuda, hasta la fecha son sólo maneras de demostrar que eres un caballero respetuoso. Además, tu mamá estará orgullosa de tu comportamiento. Y por favor… ¡No atiendas tu celular ni contestes mensajes de texto durante tus citas!

4. Hay que dejar pasar tres días antes de proponer un segundo encuentro. ¡Macanas! Claro que nadie quiere pasar por desesperado o acosador, pero si tenés ganas de volverlo a ver, llamalo (una vez) y dáselo a entender.

3. Somos gays, así que deberíamos salir a un bar o restó gay. ¡Dale! ¿A estas alturas seguimos pensando como “gueto”? Se supone que los dos son adultos y pueden elegir el lugar que quieran para un primer encuentro y, sobre todo, se supone que no van a tener sexo arriba de la mesa.

2. No es bueno tener sexo en el primer encuentro, si queremos una relación seria. Justamente, de eso se trata, de un certamen: si sos capaz de aguantarte la primera noche, como premio recibirás una relación para toda la vida. Como alternativa, les sugerimos relajarse y actuar en consecuencia, honestamente. Si ambos se sienten cómodos para un encuentro sexual, adelante. Si hay dudas, mejor esperar.

1. El activo paga la cena. ¿En serio? Es de una excelente cortesía ofrecerse a pagar por la comida, pero que ese buen gesto no te haga sentir una doncella…

Seguramente vos podés agregar un par de mitos más. ¡Comentanos alguno!

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment