Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Suplementos » Lifestyle » Repensando las reglas de las citas online

Repensando las reglas de las citas online

Los Ángeles (Gay.net)

Citas online: ¿La gente ya no quiere encontrarse personalmente?

Por Terrence Moss*

Oficialmente he tirado la toalla, me he rendido. No sé qué es lo que ustedes quieren y la verdad es que ya no me importa. Todo lo que sé es que el problema no soy yo. Por eso he decidido retirarme del mundo de las citas online. En el día de mi cumpleaños más reciente, mis cuatro perfiles en diferentes sitios de citas online fueron eliminados.

Algunos dirán que a los 32 años soy muy joven para tomar una medida tan drástica, pero he estado teniendo citas online (o al menos intentándolo) desde hace nueve años. En ese tiempo, se ha vuelto cada vez más difícil conocer gente en la web ya que la actitud tímida y retraída que infectaron los bares y discos gays también ha penetrado las salas de chat donde la gente se sienta y espera que le envíen un mensaje privado, ya que son “muy tímidos” para hacerlo ellos primero.

En la vida real, en el cara a cara, esto es perfectamente entendible. Soy bastante sociable una vez que una conversación está iniciada, pero terriblemente tímido en lo que respecta a acercarse a un chico y comenzar a hablarle, incluso si es sólo para decirle “hola”. Y las pocas veces que junté el coraje para hacerlo, todas terminaron en desastres de comedia. A pesar del humor de esas situaciones, hay algo profundamente dañino acerca de un chico rechazándome en la cara o simplemente siendo amable a pesar de su clara falta de interés. No sé cuál de las dos cosas es peor; preferiría que no tuviesen que sufrir una conversación embarazosa solo por temor a ser desagradables.

Es más fácil salir adelante en el mundo virtual, es por eso que nunca entendí como esa timidez o miedo pueden traspolarse a la pantalla de la computadora. Hay días en los que me obligo a mí mismo a enviarle un mensaje privado a cada uno de los chicos cuyos perfiles me resultan remotamente interesantes. El retorno de esa inversión de energía es mínimo, ya que la mayoría ni siquiera responde, pero los que sí lo hacen simplemente dicen “hola” y lo dejan ahí o quizás respondan con monosílabos a preguntas básicas, lo cual es mucho más molesto que ser ignorado. Al no haberse realizado un gasto de energía emocional en este intercambio, estos rechazos son apenas relevantes.

Pero las cosas han llegado al punto en que la gente ya no quiere encontrarse en persona, lo cual me hace pensar que el proceso se va a volver cada vez menos fructífero para mí. No me molesta tener tiempo libre para no hacer nada, pero de ninguna manera me gusta perderlo.

No estoy sugiriendo que no he conocido una buena cantidad de hombres por internet. Algunos de ellos ahora son mis amigos, otros han ocupado un lugar en mi corazón en un momento u otro y unos cuantos simplemente saciaron una necesidad física. Sin embargo, la mayoría de ellos sólo hicieron una única aparición mientras que el resto forma parte del público elegido para ver cómo se desarrolla la sitcom de mi vida.

Descubrí que conocer gente era más fácil cuando era joven, no por mi edad sino porque era nuevo en la escena y más gente estaba interesada en conocerme para tomar un café o para un poco de acción. Y hubo mucha acción en ese entonces. Pero a pesar de toda esa acción que tenía a mi alcance, lo que realmente buscaba en ese momento era un novio, a pesar de que estaba apenas con un pié fuera del closet y ni remotamente preparado para salir de cuerpo entero. Como seguramente nos sucede a muchos de nosotros, era la idea de tener uno lo que más me atraía.

Quizás aún no esté listo para una relación seria, porque desde entonces ha habido un cambio en mi actitud y en aquellos que se mantienen en el mundo de las citas. Mientras que estoy más interesado en tener algunos amigos con beneficios o quizás un par de juguetes sexuales, me estoy encontrando con cada vez más gente, mayor o menor que yo, que quiere una relación simplemente porque es algo mucho más posible ahora de lo que jamás lo fue.

Pero me da la sensación de que muchos hombres realmente no saben lo que quieren o tienen miedo de admitirse a sí mismos o a sus citas que es lo que realmente están buscando. Algunos dicen que quieren una relación, cuando en realidad sólo quieren un encuentro sexual, sin importar la reputación del sitio web en el que se encuentran conectados. No hay nada de qué avergonzarse si es eso lo que uno está buscando, pero muchos hombres gays todavía se encuentran atados al estigma de que buscar únicamente sexo es lo mismo que tener encuentros ocasionales detrás de los arbustos del Central Park.

Así que les aconsejo que hagan lo posible por encontrar lo que están buscando. En lo que respecta a mí y mi felizmente soltero hogar, vamos a volver a conocer gente a la antigua. Si surge algo de todo eso, bien. Si no, mi vida no va a ser menos valiosa. De hecho, eliminar esos perfiles fue una de las cosas más liberadoras que he hecho en mi vida.

*Terrence Moss es un escritor que vive en Los Angeles.
Se encuentra preparando un sitio web que abrirá a principios de 2012 y estará dirigido a la gente que gusta de la lectura.
Visitá su sitio web: www.terrencemoss.com.

 

 

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment