Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » Internacional » Norteamérica » Dos nuevos estados norteamericanos aprueban la unión homosexual

Dos nuevos estados norteamericanos aprueban la unión homosexual

Washington (En Sentido Contrario)

Hawai y Delawere legalizaron la unión homosexual.

Los estados de Hawai y Delaware se unieron el pasado domingo a la lista de territorios que aprueban la unión civil para las parejas homosexuales. Estos son Illinois, Nueva Jersey y Rhode Island además de los dos nuevos que se han apuntado este año.

La noticia ha sentado muy bien a la comunidad LGTB del país que afronta el 2012 como un año en el cual se pueden tumbar barreras como la ley DOMA que invalida los derechos de los matrimonio homosexuales celebrados en los Estados Unidos.

En Estados Unidos existen cinco estados que han aprobado la unión civil para las parejas homosexuales tal y como les indicamos anteriormente. Además seis estados reconocen también el acceso al matrimonio. Estos son Nueva York, Massachusetts, Connecticut, Iowa, Vermont y New Hampshire además del distrito federal de Washington.

Para este año, las miradas de los activistas LGTB se centran sobre todo en la derogación de la ley Defense Of Marriage Act, otra de las abominaciones de país norteamericano que impide que los matrimonios celebrados legalmente en los estados donde este está permitido carezcan de validez legal ante el estado federal.

Esta ley atenta también contra el poder de decisión de los estados norteamericanos y persigue la corrección moral de sus ciudadanos bajo políticas ultra conservadoras de orígenes religiosos que sólo buscan coartar el progreso mental de unos ciudadanos que en su gran mayoría aprueban el matrimonio homosexual.

Por el momento la administración Obama ya se ha mostrado contraria a esta ley discriminatoria, pero apenas ha movido los hilos necesarios para eliminar la misma. Se espera que no se dé un paso adelante hasta la celebración de las elecciones presidenciales de este año. Algunos demócratas temen que la derogación de la misma pueda perjudicarles en el hecho de mantener el poder en la Casa Blanca.

El matrimonio gay no es la salvación pero sirve a los inmigrantes ilegales

New York (El Nacional)

Mónica A. vuelve a pasear con tranquilidad por el barrio de Queens, en Nueva York, desde que un juez decidió hace unos días cerrar su expediente de deportación. El juez valoró positivamente el hecho de que la mujer de 36 años y de nacionalidad argentina tuviera ‘familia’ y ‘lazos estrechos’ en Estados Unidos.

El lazo estrecho de Mónica en Queens es su esposa Cristina O., una ciudadana de Estados Unidos con la que se casó en Connecticut en el 2010. Y aunque las dos mujeres han celebrado la decisión judicial se preguntan por qué Mónica no puede tener los mismos derechos que las mujeres extranjeras casadas con hombres estadounidenses.

Se trata de la primera vez que un juez reconoce ‘los lazos estrechos’ de una lesbiana casada con una estadounidense y abre una vía para que todos los homosexuales en la misma situación puedan permanecer en el país. Sin embargo, sigue sin otorgarles los mismos derechos que tienen los matrimonios heterosexuales.

Los matrimonios entre personas del mismo sexo son reconocidos por los estados de Connecticut, Iowa, Massachusetts, New Hampshire, New York,y Vermont, y por el distrito de Washington pero no por las autoridades federales y por los agentes de inmigración.

‘Mónica no será deportada y ahora puede empezar una nueva vida junto a Cristina, pero sigue sin tener permiso de residencia’, explica a BBC Mundo su abogado, Lavi Soloway.

Mónica llegó a Estados Unidos hace diez años, con un visado de turista y nunca más regresó a Argentina. ‘Es una mujer muy creativa y con mucho talento, con más vínculos en Estados Unidos que en su país de origen, pero que no tiene posibilidad de solicitar un visado o el permiso de residencia’.

Durante una década Mónica vivió y trabajó en el país como restauradora de muebles sin poder legalizar su situación pero sin que nadie le pidiera papeles. En junio de 2009 ella y Cristina, una trabajadora social, habían alquilado una casa en Queens y estaban trasladando ropa y libros de la ciudad de Buffalo, al norte del estado de Nueva York, a Queens cuando una patrulla de frontera paró el autobús en el que viajaban y pidió la documentación a todos los viajeros.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment