Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » La Marica Ilustrada: “Lo mejor es lo que no decimos”

La Marica Ilustrada: “Lo mejor es lo que no decimos”

Por Lucas Darko – (SentidoG.com)

Cuando por fin me crecieron los primeros indicios de barba salí disparado al puesto de diarios a comprar porno. La voz gruesa ya la tenía y el estirón que les había acontecido a todos mis compañeros a mi ni novedad, entonces espere esa pelusa para sentirme seguro e ir a encarar mi destino y obligación púber. Tenía 17 y fui a los puestos de Retiro, pedí una Playboy con Pamela Anderson, el diariero que ni se interesó en ver que tipo de ente le estaba dando la plata me abrió la puerta a un mar de tetas y pubis afeitados para mí solo… Ahí me terminé de enterar lo puto que era. Seguí comprando porno solo por el hecho de sentirme “adulto”, pero buscaba publicaciones donde hubiese penetración así al menos veía pitos. Con el tiempo vino la interné y empezamos a curtir cybers. Íbamos y nos bajábamos a diskettes todas las imágenes (ni pensar en videos) y ahí pude recopilar material queer libremente. Después empecé a coger en serio, con gente de carne y hueso y algunos hasta con sentimientos y algo de que charlar.

http://www.lamaricailustrada.com.ar/

Las revistas empezaron a volverse obsoletas, el material de la web tampoco era suficiente y llegó el punto en el que hasta la gente de carne y hueso tampoco colaboraba en demasía. Yo andaba necesitando que me cojan un poco la mente.

En todo este recorrido personal donde la libido se me volvió WASKA (nuestro artzine) tuve la suerte de encontrar mucha gente, de todas las clases, de todos los géneros (asumiendo que estos existan), de todo hasta un día/noche toparme con una marica. La muy mutante es revista y me pone adrenalínico como al ser niño y tener que buscarla en la clandestinidad. Es por internet y acapara las erecciones por debajo del escritorio, el ojo tuerto no ve pero el cerebro le ordena endurecerse porque acá hay material. Ahora que tengo acá a un alguien de carne, hueso, mucha piel y poca ropa, le muestro este nuevo fetiche y lo invito a un trío con esta terrible Marica Ilustrada.

Camaleónica te seduce y se mueve de acá para allá con tantas caras como firmas de gente que dicen hacerla. Esa marica, ella/el/trans/etc., no es nada esquiva, te espera en su web con la seguridad de saber que no tiene que agitarse por que ahí está y que ahí vas a ir.
Ella, o él, es como una diva, o un rockstar, con un sequito a su alrededor trabajando para que se luzca. Cuando se desploma en su WWW no hace más que ser y con eso le alcanza para desvirgarte varias sensaciones.

Los ojos la leen, la boca se llena de saliva con una excitación física que invita a tocarla, tocarse, tocarlo. Hay historias para leer, hay imágenes para ver, hay lugares para pensar, para pensarse, es casi como una sucesión de estímulos que te lleva a una efusividad porno-epiléptica de ideas. Fantaseo leerla en el IPod en el subte en hora pico y sería como estar cogiendo delante de todos ellos.  Es que la Marica es eso, es material para volverte una Marica Ilustrada vos, para que el morbo supere todo: papel, web, piel, mente… Marica.

Le mando un mail esperando sus respuestas, me pone a mil saber la orgía de dedos que puede existir en cada respuesta.

¿Qué es “la marica ilustrada”?
LA MARICA ILUSTRADA es un sueño imposible que se materializó en una publicación on line.

¿Qué implica ser Marica?
Ser Marica Ilustrada (que no es una cuestión de género) es ver la realidad de un modo panorámico, sin preconceptos. Ser Marica Ilustrada es no decir lo mejor para que la respuesta esté en el espectador. Ser Marica Ilustrada es recordar y hacer acordar y reírse.

¿Quién se morbosea mirándola?
Todos.

¿Dónde está el placer de la marica? ¿Cuál es la zona erógena de LMI?
En crearla, y la zona erógena es el espectador.

¿Qué es “el texto” para LMI?
Todo es texto, imagen y fantasía.

¿Qué es “la imagen” para LMI?
Ídem.

Si me encuentro en la calle con La Marica Ilustrada, ¿Cómo sería? ¿De qué hablaría?
No te vas a encontrar con LA MARICA ILUSTRADA por la calle. Está en tu cabeza, en tu corazón y en tu bombacha. Habla de lo que quiere, sin línea editorial.

Describimela.
Mirámela.

¿Qué es lo que no muestra?
La noticia.

¿Qué le da pudor?
No ser lo suficientemente MARICAS ILUSTRADAS
.
¿Cuánto le mide?
Toda la longitud de onda posible.

¿Qué la enamora?
La psicodiferencia.

¿Tiene límites?
Si, pero no los conocemos.

Leo las respuestas y maileo un par de veces con excusas medio pelotudas para ver si decodifico qué o quién hay del otro lado, de repente me siento erecto por el Mago de Oz, no se si esta buena la imagen…

Abro de nuevo la web de La Marica Ilustrada, el que habita mi cama hoy está dormido. Ya lo hicimos dos veces, el tercero lo hago con la Marica. No hay fluidos, solo sinapsis, lo disfruto mucho más. Espero que este no pretenda quedarse a dormir. Cerrar sesión.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment