Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » ¿Puede una pastilla prevenir el VIH?

¿Puede una pastilla prevenir el VIH?

Por Ferran Pujol – (GayBarcelona.net)

Una pastilla podria prevenir la transmision de VIH

Los resultados del estudio iPrEx, publicados el pasado mes de noviembre en el New England Journal of Medicine, suponen un importante hito en la prevención del VIH en hombres gais y otros hombres que tienen sexo con hombres (HSH), el principal grupo de población en riesgo de contraer la infección.

Algo aparentemente tan sencillo como la utilización sistemática del preservativo en las penetraciones anales para prevenir la infección por VIH, se ha mostrado insuficiente a la hora de detener la expansión del virus. Por ello, frenar el avance del VIH entre los HSH sigue siendo uno de los principales retos que nuestra comunidad y los responsables de la salud pública tienen por delante. Bien es cierto que hasta la fecha ningún gobierno ha puesto en ello el empeño suficiente y mucho menos en la dirección adecuada, por lo que los esperanzadores resultados de un estudio para prevenir la infección mediante la utilización de medicamentos antirretrovirales a modo de tratamiento profiláctico pre-exposición (PrEP, por sus siglas en inglés), pueden abrir una nueva vía para lograr detener la expansión de una epidemia que, generación tras generación, compromete gravemente la salud de los HSH.

A primera vista, la idea de consumir antirretrovirales a modo de profilaxis pre-exposición al virus para evitar infectarse con el VIH puede parecer algo inaudito. Sin embargo, los tratamientos profilácticos juegan un papel importantísimo a la hora de prevenir enfermedades. Y también en la evolución de la propia epidemia del VIH. Los tratamientos antirretrovirales son los que han conseguido prevenir la transmisión del virus de madre a hijo. También es sabido que cuando una persona infectada consigue reducir a niveles muy bajos la cantidad de virus en su organismo gracias a la utilización de un tratamiento antirretroviral -lo que se conoce como carga viral indetectable- el VIH deja de transmitirse a otras personas. Además, la PPE o profilaxis post-exposición (el uso de tratamiento antirretroviral de forma urgente tras una exposición de riesgo) es cada vez más utilizada para evitar la infección, y por ello está disponible de forma gratuita en los servicios de urgencias de los hospitales de la red sanitaria pública. Otros ejemplos de la eficacia de los recursos biomédicos en la prevención de enfermedades los encontramos en el tratamiento preventivo de la malaria con fármacos, al que se someten quienes viajan a zonas de riesgo. Por otra parte, las pastillas anticonceptivas supusieron en su momento una verdadera revolución en el control de la natalidad previniendo embarazos no deseados.

Así pues, no cabe duda de que la prevención del VIH entre los HSH, tras tres décadas de desmesurado impacto de la infección en nuestro colectivo, no puede reducirse simplemente al uso del preservativo, sino que deberá contemplar cualquier estrategia que muestre alguna eficacia, máxime teniendo en cuenta la comprometida situación por la que atraviesan los HSH.

En este sentido el estudio iPrEx, publicado en el New England Journal of Medicine, demuestra la efectividad del uso del tratamiento antirretroviral como herramienta para la prevención de nuevas infecciones. Este estudio, de carácter multicéntrico, se desarrolló mayoritariamente entre HSH de diversos países latinoamericanos (Perú, Ecuador y Brasil), pero también participaron en el mismo hombres en alto riesgo de infección de Sudáfrica, Tailandia y EEUU. Lamentablemente, Europa quedó al margen de la investigación. El fármaco utilizado fue Truvada®, una pastilla que contiene dos fármacos ampliamente usados para combatir el VIH: emtricitabina y tenofovir (FTC/TDF), en dosis de 200 y 300 mg. respectivamente.

En el estudio iPrEx participaron un total de 2.499 hombres, los cuales recibieron un paquete integral de servicios de prevención diseñados para reducir el riesgo de infección por VIH a lo largo de la duración del estudio. Se les ofrecieron pruebas de VIH acompañadas de counseling e información intensiva sobre sexo más seguro, condones y lubricante y también controles y tratamiento de otras infecciones de transmisión sexual (ITS). La mitad de los participantes recibieron la pastilla con los fármacos, mientras que la otra mitad recibió una pastilla de placebo.

Los participantes en el estudio que tomaron el fármaco experimentaron una protección global frente a la infección de un 44%, comparado con el grupo de control que tomó placebo. Pero no solo eso, sino que aquellos que fueron adherentes a la medicación, es decir, quiénes tomaron la pastilla regularmente tal como se les había prescrito y no omitieron dosis, obtuvieron una protección que superó el 70%. Esto es algo que no tiene precedentes, con índices de protección muy superiores a los logrados hasta la fecha por los microbicidas o cualquier intento de vacuna preventiva contra el VIH.

Durante el transcurso del estudio se reportaron un total de 100 nuevas infecciones: 64 en el grupo de participantes que tomó placebo y 36 en el grupo que tomó el fármaco. Por otra parte, el estudio también indica que el régimen profiláctico utilizado no presentó problemas significantes de seguridad en el uso de los fármacos, corroborando así los resultados de diversos estudios de seguridad que se llevaron a cabo previamente al estudio iPrEx.

Los prometedores hallazgos de este estudio demuestran que la profilaxis pre-exposición puede jugar un papel muy importante en la prevención del VIH para HSH. No obstante, esta nueva realidad plantea importantes cuestiones tales como a quién y de qué manera debería ofrecerse el tratamiento, el coste y financiación del mismo y cómo integrarlo correctamente dentro de los mensajes e intervenciones preventivas dirigidas a nuestra comunidad.

Corresponde ahora a las autoridades sanitarias y a los organismos reguladores nacionales e internacionales de la salud, revisar los datos del estudio iPrEX y determinar qué aplicación real puede tener la profilaxis pre-exposición; seguir avanzando en este tipo de estudios y evaluar si el uso de esta estrategia podría ser viable para personas con un elevado riesgo de infección por VIH, como determinados subgrupos de HSH, y cómo llevar a la práctica de la manera más efectiva un uso correcto, seguro y responsable de esta nueva herramienta preventiva.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment