Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Estudian convertir Harrods en un shopping para público gay

Estudian convertir Harrods en un shopping para público gay

Por Pablo Novillo – (Clarin)

La histórica tienda también tendría un hotel. Los propietarios del edificio apuntan a un segmento de alto poder adquisitivo y también a los turistas. Pero no excluyente, por eso hablan de “hetero friendly”. Los comerciantes de Florida ven bien la idea.

Un shopping gay en la calle Florida

Es un proyecto en estudio, pero de concretarse significaría un fuerte cambio en pleno centro porteño y sin dudas una gran innovación: la tradicional tienda Harrods podría convertirse en un shopping orientado al público gay.

Según pudo averiguar Clarín, los propietarios del histórico edificio que queda en la manzana de Florida, Paraguay, San Martín y Córdoba, están analizando una propuesta de un grupo de empresarios para transformar la ex tienda departamental en un centro comercial con locales de indumentaria, venta de antigüedades, espacios para la gastronomía y el arte y, posiblemente, un hotel.

La intención es dirigir la oferta hacia la comunidad gay local y también a los turistas. Pero, para que Harrods no se convierta en un espacio limitado a una minoría, la idea, de acuerdo a lo que le contó a este diario una fuente cercana al proyecto, es que el shopping sea “hetero-friendly”.

Los dueños del histórico edificio son los accionistas de la empresa Harrods Argentina Limitada, de capitales suizos y cuyo representante en Argentina es Atilio Gilbertoni, un enigmático empresario que maneja el cotizado edificio desde la década del 80 (de hecho, no pocos creen que es su verdadero dueño).

Clarín intentó hablar con directivos de la empresa, pero prefirieron no hacer declaraciones.

De todas formas, de a poco el proyecto se va conociendo. Héctor López Moreno, presidente de la Asociación de Amigos de la Peatonal Florida, le aseguró a este diario: “Estamos al tanto de la iniciativa y nos parece muy buena.

Se trata de una propuesta arriesgada pero original, que permitiría recuperar un edificio histórico y a la vez impulsaría todavía más a la peatonal Florida”. Los dueños de Harrods habrían contratado a una consultora internacional para que evalúe la factibilidad del negocio, del que aún no se conocen plazos ni montos de inversión necesarios, aunque se descuenta que harán falta varios millones de dólares para recuperar el edificio, que está cerrado desde 1998 .

¿Por qué harían un shopping para el público gay? Porque quienes impulsan este proyecto consideran que parte de la comunidad homosexual, y especialmente los turistas, conforman un segmento de altos ingresos que apunta a un consumo de primeras marcas. Además, porque Buenos Aires es mundialmente reconocida como una ciudad “gay friendly” (amigable con los homosexuales), y ya cuenta con varios comercios y servicios orientados a los gays, desde librerías, bares, cruceros y discotecas hasta el hotel Axel, inaugurado en 2007.

El consumo orientado a la comunidad homosexual es una tendencia mundial : de hecho, se habla de “mercado DINK”, sigla que significa “double income, no kids”, que se traduce como “doble ingreso, sin hijos” .

De concretarse, la Ciudad recuperaría uno de sus edificios más bellos y tradicionales. Con subsuelo, siete pisos, terrazas y 47.000 m2 de superficie cubierta para comercios, la tienda es la única sucursal fuera de Inglaterra de la firma creada en 1849 en Londres por Charles Henry Harrod.

La construcción de la sede de la peatonal Florida comenzó en 1910 y fue inaugurado en 1914, aunque posteriormente hubo varias ampliaciones hasta llegar a su tamaño actual, en 1920. Dos años después la firma se asoció con la tienda Gath & Chaves, empresa que cerró en 1974. En el 77 pasó a manos de Pérez Companc y Tornquist, y en los 80 fue comprada por sus actuales dueños.

En 1985, el dueño de Harrods de Inglaterra, el empresario egipcio Mohamed Al-Fayed (el padre de Dodi, quien muriera en un accidente automovilístico junto a la princesa Lady Di) compró la cadena en Inglaterra y reclamó también por la sucursal argentina , pero los dueños de la filial lograron, recién en 1998 y tras un juicio, que se les reconociera su independencia.

Sin embargo, la hiperinflación y la economía argentina fueron demasiado duras para Harrods, que fue desmantelando piso pos piso hasta quedar cerrada en 1998. Desde entonces, el edificio, recordado por sus ascensores de hierro forjado y escaleras de mármol, casa de té, peluquería y calesita, entre otras cosas, sólo fue abierta parcialmente para exposiciones de arte y para algunas de las actividades del Festival de Tango de la Ciudad.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment