Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Lo LGBT en el cine, el teatro y la tele

Lo LGBT en el cine, el teatro y la tele

Por Rafa Tano – (SentidoG.com)

German Rodriguez interpreta "Rodeo"

Putos, gays, maricas.  Tortas, lesbianas, marimachos. Travestis, travas.  Transformistas o simplemente varones que hacen de mujeres o mujeres que interpretan a varones. Cine; teatro, televisión.  Nuestros medios mostraron, por lo general, un cliché.  O siempre estos personajes eran quienes perdían, quienes pagaban moralmente su existencia diversa; terminaban suicidados o directamente terminaban, porque así lo decidía la censura, la pacatería del público o de alguien Que decidía por él. Había cambios de presentación de personajes y de sus conflictos.

Así, empezamos esta sección con actores y actrices que interpretaron personajes que pertenecen al mundo gltbi. ¿Se hace de “gay”, por ejemplo, o es sólo una condición más del personaje?  Acá iremos viendo qué transcurre con estas historias.

Empezamos con Germán Rodríguez, joven actor que es más que un rostro interesante: Es un estudioso del arte, y ya está ejerciendo la docencia tratral, mostrando su bagaje en el espacio “El extranjero”.  A Germán le seguirán, entre otras/os: Hugo Arana, Mosquito Sancinetto, Estela Garelli, Claudia Cárpena, Laurentino Blanco, Gerardo Baamonde, Gerardo Chendo, Héctor Fernández Rubio.  Y seguirán las firmas.  ¿Vos a qué personaje recordás más?

German Rodriguez

Este actor, quien viene participando activamente de la escena teatral independiente, mostró masivamente su cara en una publicidad donde cantaba en italiano, junto a su supuesta esposa. Era la publicidad de un banco.  Se sabe: un minuto de televisión hace muy visible, y a veces famoso, a un actor que en teatro la pela y la lucha desde hace años.

German Rodriguez

Este podría ser uno de esos casos, y Germán siguió con su intensidad laboral, en pequeños o medianos teatros, en cortos y mediometrajes, estudiando y formándose, porque lo suyo es la puntillosidad y la excelencia.  Cinco temporadas de “Rodando”, de Alejandro Accobino, lo mostraron rabiosamente en un unipersonal en No Avestruz. No es un contador de chistes.  La obra es de Alejandro Accobino, un interesante autor y director, quien se suicidó el año pasado.

También fue uno de los protagonistas de “Absentha”, junto al mismo director, con quien formaba un equipo creativo.  La absentha es el elixir de los poetas malditos, y allí afloraban cotidianidades y miserias entre tres compañeros y su extraño maestro, en un club barrial.  Hay personajes “gays”? Se hace de “gay”? ¿O eso es caer en un estereotipo?  Por lo que hemos visto en el mundillo del espectáculo, tanto en teatro como en cine, y muy especialmente en nuestra tevé, el gay es (¿era?) ridiculizado, y siempre, o casi siempre terminaba mal.  Germán, con su personaje Gapo, volvió, para deleite del paladar teatral exquisito. La cita es en el Teatro del Abasto.  Acá, podríamos afirmar que era sólo un dato más su sexualidad. Pero mejor que lo diga Germán.

¿Cómo preparaste tu personaje, en cuanto a su gaytud?

Como Gapo, el personaje que represento en “Absentha”, asiste a un taller de poesía, partí de la lectura de poemas para darle vida a este personaje. Los buenos poetas o escritores, en general no son buenos lectores de sus materiales (Cortázar, Gelman). En el caso de Gapo, su lectura es empalagosa, como el contenido de sus poemas. Entonces, el amaneramiento suyo es estético, más allá de su sexualidad. Por supuesto que el personaje es gay y está enamorado de su profesor, pero hago esta aclaración porque en esas mismas circunstancias el personaje podría ser muy distinto. A medida que la historia avanza los cuatro personajes de la obra sacan lo peor de sí para destruir cualquier otra poética que no sea la que producen ellos. En ese desarrollo es que Gapo va saliendo del closet. Entonces no es muy feliz el modo en que se hace cargo de su homosexualidad. Como tampoco es feliz el modo en el que los otros tres personajes se hacen cargo de sus deseos.

– Los personajes son mediocres, y muy egocéntricos, ¿Realmente creés que  se da en todos los ámbitos ese ser?

¿Por qué creo que los personajes son mediocres? Porque no pueden ver sus propios límites. Como creen que son maravillosos, no tienen que cambiar nada de sí. Todo el conflicto está fuera de ellos. Por la misma razón, tampoco pueden ver nada bueno en sus otros compañeros. Porque parten de la comparación todo el tiempo. Empezando por el profesor, que propone, desde su rol, este mecanismo. Y creo que sí, que esto se da en muchos ámbitos. Nosotros elegimos un taller de poesía para hablar sobre estas cuestiones, pero a las personas esto nos ocurre todo el tiempo. Siempre uno tiene la oportunidad de cambiar su punto de apoyo para observar una misma situación y ver más allá de sí. Pasa que en ese momento el vértigo puede ser muy grande; uno teme perder su propia individualidad. Lo maravilloso es que cuando uno trasciende su pequeño yo, dicho entre comillas, puede conectarse con algo mucho más vasto.  Y eso mismo es lo que lo que nos potencia como seres humanos.

– Son poetas medio pelo que se creen más, ¿A qué podría deberse eso?

El miedo genera violencia. Ellos tienen miedo y no hacen nada por transformarlo. Si pusiesen su miedo en juego al momento de crear, supongo que los resultados serían otros. Pero como no ven imperfecciones en su ser, solo pueden verlas en los demás. Este es un
tema en el que pienso mucho este último tiempo. El sentido de mi trabajo como actor, como creador. Me encanta mi trabajo, pero quiero estar atento a no caer en lo superficial. Y para eso trato de elegir los trabajos que hago (en la medida de lo posible) para contar cosas que a los demás también les sirva. También creo que es fundamental el modo en que uno se relaciona con su entorno mientras trabaja (ya sea ensayando o cuando se suma el público). No me interesan las grandes obras, si las personas no pueden tratarse bien entre sí.

“Absentha”, de Alejandro Accobino, es presentada por el grupo La Fronda

TEATRO DEL ABASTO
Humahuaca 3549
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Teléfonos: 4865-0014
Web: http://www.teatrodelabasto.com
Entrada: $ 60,00 / $ 50,00 / $ 40,00 – Viernes – 23:30 hs

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment