Centro de Noticias Buenos Aires, Argentina.
| RSS

San Pablo – (Agencias)

En el corazón de Sao Paulo se reunerion hoy casi 3 millones de personas por los derechos homosexuales

El color y la fiesta contrastan con la brutal discriminación que sufre el colectivo gay en Brasil.

Una fiesta de colores, brillos y plumas se vivió hoy en Sao Paulo para una nueva edición del desfile del Orgullo Gay, uno de los mayores del mundo, en el que se esperaban más de tres millones de personas para protestar contra la exclusión y los prejuicios hacia los homosexuales.

Bajo el lema “La homofobia tiene cura: educación y criminalización”, la parada comenzó pasado el mediodía en la avenida Paulista, el corazón financiero de Sao Paulo, que recibió una avalancha de ‘drag queens’, diablitos, mujeres maravilla, marineros, plumas y lentejuelas.

Hubieron muchas personas que sólo querían mirar o acompañar más discretamente el desfile organizado por la Asociación de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales de Brasil.

“¡Vamos a comenzar, a divertirnos, a bailar, vamos con la parada más grande del mundo!”, exclamó la animadora desde lo alto del escenario para dar inicio a la 16 edición del desfile con el himno brasileño en clave electrónica, que todos bailaron y cantaron.

“Hoy es un día de fiesta, una oportunidad para reivindicar nuestros derechos”, declaró de su lado el diputado federal Jean Wyllys, un defensor de los derechos de los homosexuales que también participó de la apertura.

Música a todo volumen de Shakira, Madonna o Gloria Gaynor más un amplio repertorio electrónico, animaban a los participantes que bailaban bajo el primer cielo azul que Sao Paulo exhibió después de varios días nublados.

El movimiento gay de Brasil celebra que el Supremo Tribunal Federal, la máxima autoridad de justicia del país, haya reconocido en mayo del año pasado la “unión estable” de parejas del mismo sexo como una entidad familiar, garantizándoles los mismos derechos que a las heterosexuales.

Esta decisión ha dado pie a que parejas homosexuales puedan ser reconocidas como un matrimonio, aunque aún en Brasil no existe una ley federal que lo permita y esto queda a la acción de las justicias regionales.

“La situación de los homosexuales está mejorando, la comunidad gay vive ahora un poco mejor y hemos conseguido más espacio”, comentó Ana Paula, una ‘drag queen’ que vino desde el estado de Pernambuco, en el noreste de Brasil, para participar del desfile del domingo.

“La sociedad brasileña es prejuiciosa, pero menos mal que está cambiando. Y eso es gracias a la visibilidad de nuestro movimiento”, contó Donatella, un altísimo travesti que forma parte de una iglesia cristiana en Sao Paulo que acoge a las minorías sexuales.

Pero el manifiesto de la 16 Parada del Orgullo Gay, que pide una ley para criminalizar las agresiones contra homosexuales, dice que 266 miembros de esta comunidad fueron asesinados en 2011.

Según el Grupo Gay de Bahia (GGB), esa cifra representa más del doble que lo registrado en 2007, cuando contó 122 asesinatos por homofobia.
“Brasil confirma su posición en primer lugar del ránking mundial de asesinatos homofóbicos”, aseguró el GGB.