Your message has been sent, you will be contacted soon

Call Me Now!

Cerrar
Inicio » .resaltado » Anabólicos: La religión del cuerpo perfecto

Anabólicos: La religión del cuerpo perfecto

Por Mariano Casas Di Nardo – (ConexionBrando)

La religión del cuerpo perfecto

Son sustancias sintéticas relacionadas a las hormonas sexuales masculinas. Provocan el crecimiento del músculo esquelético, el aumento de la masa grasa corporal y el desarrollo de las características masculinas. Pros y contras del milagro más requerido por los devotos al cuerpo perfecto.

Los esteroides anabólicos androgénicos fueron desarrollados a fines de la década del treinta, principalmente para tratar al hipogonadismo, una condición en la que los testículos no producen suficiente testosterona, dificultando el correcto crecimiento, desarrollo y funcionamiento sexual. Los compuestos de estas sustancias apuntan su objetivo a los tratamientos de pubertad tardía, algunos grados de impotencia y cuando el desgaste corporal causado por la infección de HIV se hace notorio. Pero con el paso de los experimentos y de los resultados, los científicos descubrieron que los esteroides anabólicos androgénicos también facilitaban el crecimiento del músculo esquelético, consecuencia que lo llevó inmediatamente a las dietas de los fisicoculturistas y de los atletas de alto rendimiento.
Actualidad

El desarrollo de estas drogas ha producido que en la actualidad haya más de un centenar de diferentes esteroides, los cuales varían de calidad (pureza), precio y efectividad. Para su consumo es obligatorio una prescripción médica y, en el caso de los deportistas, su ingesta no es invisible a ningún control antidoping.
ADN

Los esteroides anabólicos androgénicos son derivados de la hormona masculina, testosterona. Su nombre completo es Esteroides (la clase de droga) Anabólicos (porque interviene en un proceso constructivo) Androgénicos (promueve las características masculinas). Pueden ser ingeridos vía oral o vía intramuscular (inyecciones) y en ciclos semanales o mensuales, en patrones de uso cíclico, que consiste en tomarlo por un período determinado, descansar por el mismo tiempo y una vez finalizado dicho lapso, comenzar nuevamente con el ciclo y así sucesivamente.

Informes específicos indican que el uso de estos esteroides, aumentan la masa magra muscular y la fuerza, incrementando así, la capacidad de adiestramiento por más tiempo. También reduce el tiempo necesario de recuperación tras el ejercicio físico y minimiza las microlesiones musculares que causan los prolongados y fuertes entrenamientos. Todas sustancias ideales para quien guste de un cuerpo meticulosamente esculpido, pero sus contraindicaciones no pueden tomarse a la ligera. Y aunque en su mayoría, los daños a corto plazo son reversibles, vale tenerlos en cuenta.
Palabra autorizada

Afirma la nutricionista Liliana Grimberg (Matrícula MAT 978): “Las principales complicaciones derivadas del abuso de los esteroides anabólicos incluyen tumores hepáticos, cáncer, ictericia, hipertensión arterial, aumento del LDL (Colesterol malo) y disminución del HDL (Colesterol bueno). Además pueden incluir casos graves de acné. Se recomienda su utilización única y estrictamente bajo supervisión de un especialista, ya que cada metabolismo puede responder de distinta forma.”

Y redobla la idea: “Hay que tener mucho cuidado con los anabólicos “naturales”. Que de naturales tienen muy poco y nada. Los mismos son comercializados como suplementos dietarios y por ello se creen inofensivos. Y hay que aclarar que no todos son tan inofensivos como parecen. Los hay de diversos tipos, como la Creatina, la coenzima B12 y las proteínas en polvo; hasta los más avanzados como los precursores del óxido nítrico y los precursores hormonales. Sin embargo, con un control estricto y profesional, su consumo siempre acompañado de una buena alimentación, puede ofrecer excelentes resultados.”
Efectos colaterales

Un uso desmedido y descontrolado puede resultar contraproducente. Los principales efectos colaterales son: tumores hepáticos, ictericia (pigmentación amarillenta en la piel), retención de líquidos e hipertensión arterial, acné severo y temblores. Otros efectos son, en los hombres, reducción del tamaño de los testículos, menor recuento de espermatozoides, infertilidad, calvicie y desarrollo de senos; mientras que para las mujeres son: crecimiento del vello, cambios en el ciclo menstrual, aumento del clítoris y engrosamiento de la voz. En los adolescentes, cese del crecimiento por madurez esquelética prematura (no crece de altura). El uso indiscriminado prolongado, hace que los efectos se vuelvan irreversibles. No se recomienda su uso para aquellos que sufran diabetes u otras alteraciones hepáticas.

Por su parte, algunas investigaciones indican que el uso desmedido también lleva al usuario a complicaciones psíquicas. Alteraciones del estado de ánimo, las que se traducen en síntomas similares a los que puede padecer un maníaco, llevando a las personas a episodios violentos. Depresión, alucinación, delirio y euforia de invencibilidad son otros de estos efectos.

La realidad a veces puede ser el más inverosímil artilugio de la transformación y de lo que no se es. Que nuestro cuerpo no muestre un estado de perfección cuando nuestra salud está cordoneando el abismo. Conseguir el equilibrio es lo que hará del dicho “Mens sana in corpore sano” nuestro mejor estado. Sabemos que muchas veces el amor entra por los ojos, pero nunca será eterno si nuestro cuerpo no es saludable por dentro y por fuera.

Tu comentario

commentario(s)




Etiquetas:

Leave a Comment